Sabores del mundo en La Fontana de Jaca: de la bella Italia a México lindo

Sabores del mundo en La Fontana de Jaca: de la bella Italia a México lindo
Sabores del mundo en La Fontana de Jaca: de la bella Italia a México lindo.

Un paseo por el mundo es lo que propone La Fontana de Jaca con su nueva apuesta para esta temporada. Los hermanos Coarasa amplían horizontes y traspasan fronteras, en el sentido literal de la expresión, e incorporan la cocina mexicana a su apuesta gastronómica. Dos establecimientos, La Fontana y Casa Coarasa. Cuatro países: España, Argentina, Italia y México. Y un denominador común: sabores auténticos, cocina tradicional y productos de calidad. Apuesta segura.

Lo más típico de México

Tacos, burritos, quesadillas o nachos son algunos platos típicos de la cocina mexicana que, desde hoy, se pueden degustar en La Fontana de Jaca. El buque insignia de los hermanos Coarasa vuelve a sorprender con una nueva propuesta gastronómica esta temporada, que se suma a la amplia oferta de sus establecimientos en Jaca, y donde la calidad y la cocina tradicional vuelven a convertirse en su seña de identidad.

Ahora, junto a los sabores italianos, argentinos, y españoles -heredados de la cocina que aprendieron sus antepasados jacetanos-, Agustín y Lucas Coarasa, junto a su equipo, vuelven a abrir la puerta de su casa para sorprender con una nueva propuesta.

Junto a su equipo de siempre, y bajo la dirección de María Inés Rossi, la mujer de Agustín, Kelvin Orlando Góchez Carpio y Wendy Ulloa de Góchez se incorporan a la cocina de La Fontana en esta nueva etapa. Con amplia experiencia en restauración mexicana, serán los encargados de acercar a todas las mesas jacetanas los más tradicionales sabores mexicanos.

Amantes y conocedores de México y sus sabores

«Somos grandes amantes de la cocina mexicana, y nos dimos cuenta de que la oferta en Jaca era muy limitada», explica Agustín Coarasa. Así, además de una amplia carta gastronómica, la oferta se amplía a bebidas y copas. Por ejemplo, en La Fontana ya se puede probar, entre otros muchos, un margarita frozen con la corona invertida. «Algo novedoso, que está gustando mucho. Al final, se trata de buscar algo distinto», señala Coarasa.

Degustar croquetas de chilli y cheddar, disfrutar de unos nachos caseros recién hechos con pico de gallo y jalapeños o entrar en calor con unas sincronizadas de cochinita pibil o un alambre con carne o verdura con guacamole o deliciosos quesos fundidos es posible en La Fontana de Jaca que, además, mantiene su amplia oferta de pizzas artesanas, milanesas argentinas, y embutidos, carnes y platos típicos españoles que han convertido a los locales de los Coarasa un referente culinario.

Por último, no hay que olvidar su servicio a domicilio. Para que la única preocupación del comensal sea decidir qué es lo que le apetece comer o cenar. En versión restaurante, o para encuentros informales -tapeo, raciones, delivery o take away– tanto La Fontana de Jaca como Casa Coarasa dan respuesta a los paladares más exigentes.

HECHO, JACETANIA. 1911…

Hecho, Jacetania. 1911. Con solo 13 años de edad, el cheso Rafael Coarasa Terrén emprende viaje hacia Argentina, en busca de un futuro mejor. Lo hace como tantos otros españoles que, por aquella época, emigran al continente americano, siguiendo los pasos de los parientes que ya habían abierto camino en la hermana tierra de los tangos y el mate y que, por entonces, recibía a los gallegos con los brazos abiertos. Una historia apasionante, la de los Coarasa Terrén, que más de un siglo después se reescribe con la vuelta a casa de sus nietos: Lucas y Agustín Coarasa retornan a sus raíces y abren un nuevo capítulo de sus vidas al frente de La Fontana de Jaca, la emblemática pizzería, que se reinventa manteniendo su espíritu de siempre con nuevos aires… Pero esa es otra historia. O tal vez, la misma… (SIGUE LEYENDO)

ÚLTIMAS NOTICIAS: