Otro aparatoso accidente en el cruce de Aurín evidencia la urgencia de medidas en la A-23

Un aparatoso accidente de tráfico ocurrido esta mañana volvía a poner de manifiesto la necesidad, una vez más, de desarrollar medidas urgentes para reducir la peligrosidad del Cruce de Aurín, en la carretera N-330, a la altura del Polígono Sepes de Sabiñánigo, tal y como reclaman desde hace tiempo los vecinos de Aurín. Estos lamentan el accidente de este fin de semana, que vuelve a poner de actualidad la situación de este conflictivo punto, y volvían a recordar la premura y la prioridad que debe darse a las actuaciones previstas para reducir, en lo posible, este tipo de situaciones.

El accidente se producía sobre las 13.15 horas de este sábado, y en el siniestro se veían implicados dos turismos. El siniestro, cuyas causas se están investigando, se ha saldado con tres heridos leves que eran trasladados al Hospital de Jaca y daños materiales, confirma la Guardia Civil. Se producía por una colisión frontolateral de dos vehículos, exactamente en el punto kilométrico 628’250. Los tres heridos son de nacionalidad francesa.

El cruce está considerado un punto negro en accidentes de tráfico

El cruce de Aurín está considerado un punto negro por su elevada tasa de siniestralidad. En este sentido, desde el verano del pasado año, se convertía en escenario de distintas acciones en señal de protesta por la falta de medidas por parte de la Administración para reducir el riesgo de accidentes en este punto, como la agilización de la construcción de la rotonda prevista por Fomento para la A-23. Estas acciones han sido impulsadas por la Asociación de Vecinos de Aurín, cuyos miembros son los principales afectados por esta situación. Desde entonces, al menos se han contabilizado en este punto cuatro accidentes con heridos de distinta consideración.

El nuevo accidente coincide con el anuncio, por parte del Ministerio de Fomento, de la licitación del contrato de obras para la Variante de Sabiñánigo, que se prevé puedan comenzar, tal y como adelantaba recientemente la alcaldesa de Sabiñánigo, Berta Fernández, a final de año. El primer paso de esta actuación sería la demandada rotonda en este punto. Asimismo, el Ayuntamiento de Sabiñánigo y la Dirección General de Tráfico ya han iniciado los trámites y las primeras actuaciones sobre el terreno para la instalación de un radar que, hasta que esté construida la rotonda, servirá para que los vehículos limiten la velocidad en este tramo.

Por Rebeca Ruiz

INFORMACIÓN RELACIONADA:

ÚLTIMAS NOTICIAS: