Y luego nos quejaremos… Artículo de opinión de Juan José Mairal Herreros

Y luego nos quejaremos… Más o menos así pinta la cosa… Niños y adolescentes de apenas diez u once años con sus smartphones de alta gama entre sus dedos, absortos y embobados en las pantallitas; jóvenes recién cumplida su mayoría de edad con coches de más de veinte mil euros y caballos a trote y moche para acelerar; niñas de apenas catorce o quince años con sus modelitos de ésta o esta otra marca y sus pantalones de doscientos eurazos o sus gafas de sol de moda de cuatrocientos euros; adolescentes con zapatillas de marca por otros doscientos euros; viajes por los mil euros o más al extranjero o a espacios nacionales que se precien; festivales de verano por seiscientos euros para pasarlo bien; tableta y portátil para escuchar música, ver series y ver vídeos en youtube y a los influencers de moda por setecientos euros el seguimiento.

Biescas Stock Agosto 2018

Éstas son algunas de las joyas y sueños cumplidos que muchos jóvenes y hasta adolescentes ya poseen hoy en día y sin pegar casi un palo al aire. Lo que nosotros, como padres, soñábamos tener o poseer algún día en nuestra etapa de ya adultos, ellos lo “exigen” y lo tienen con apenas una o dos décadas o poco más de edad y de vida.
Hemos querido aplicar eso de “nosotros no lo tuvimos, pero mis hijos si lo tendrán” y qué mal hacemos y nos hacemos.

Las cosas que se consiguen sin esfuerzo y sin trabajo no valen para saber valorar lo que se tiene

Las cosas que se consiguen sin esfuerzo y sin trabajo no valen para saber valorar lo que se tiene. Muchos de nuestros jóvenes tienen libertad para pedir y decidir sobre lo que quieren y no quieren desde pequeños. Pagamos esos estudios y esas vidas que nosotros no pudimos estudiar o vivir, les evitamos problemas reales o se los ocultamos, les pagamos pisos alquilados de precios exacerbados o residencias a todo trapo o lujo para que estén acomodados, financiamos sus vacaciones de fin de estudios para que se desestresen y se diviertan a base de alcohol, alcohol y…alcohol, no vayan a padecer y sufrir.

Mientras, nosotros sudamos la gota gorda para poder pagar esos gastos o cuasi caprichos que la sociedad actual nos hace cumplir y lleva consigo para estar a la moda y poder ser y tener; eso sí, privándonos de nuestro bienestar muchas veces y haciendo números que cuadrar.
Y es que viendo el panorama, lo material parece estar por encima y tapa del todo lo emocional, lo afectivo y lo real. Cosa que pienso nunca puede llegar a buen puerto tanto en el presente actual como en un futuro no muy lejano. Y si no, tiempo al tiempo.

Por Juan José Mairal

anuncio camino de santiago


ÚLTIMAS NOTICIAS:

El órgano de la Catedral de Jaca vuelve a sonar tras su restauración

La Feria del Stock de Biescas regresa este fin de semana a la Plaza del Ayuntamiento

32 riders se dan cita en el sexto Descenso Urbano de Biescas, que gana Adrián Palau

Jordi Savall y Carlos Núñez llenan el alma de melodías tradicionales

El Club Baloncesto Jaca retoma la actividad con campus, tecnificación y torneo

El Club Baloncesto Jaca retoma la actividad con campus, tecnificación y torneo

El exentrenador de Patinaje del CH Jaca plantea una moción de censura a la junta directiva

Jaca y el Valle del Aspe siguen escribiendo su historia

Eric Bastide, expresidente del Club Hielo Jaca, presenta sus cuentas

Más de 100 puestos, en el Mercado Medieval de las Tres Culturas de Jaca

La Policía Nacional detiene a dos personas en Jaca por tramar una suposición de parto