Biescas rescata de su memoria la historia de sus rincones más emblemáticos

Biescas reivindica su memoria con un singular paseo por la historia de sus rincones más emblemáticos. En la imagen, Antonio Lalaguna, presidente de Erata, junto a Nuria Pargada, alcaldesa de Biescas.
Biescas reivindica su memoria con un singular paseo por la historia de sus rincones más emblemáticos. En la imagen, Antonio Lalaguna, presidente de Erata, junto a Nuria Pargada, alcaldesa de Biescas.

Biescas reivindica su memoria y propone un paseo por su historia y la de sus rincones más emblemáticos con una original iniciativa que resulta sorprendente y que está despertando gran expectación tanto entre los vecinos del pueblo como entre los visitantes. Desde este fin de semana, fotografías a gran tamaño, réplicas de instantáneas originales, recuerdan cómo eran, hacen décadas, los lugares que un día quedaron reflejados en ellas. El ayer y el hoy de Biescas se dan la mano en esta entrañable propuesta, que parte de la Asociación Cultural Erata y que se ha desarrollado en colaboración con el Ayuntamiento pelaire y con la Reserva de la Biosfera Ordesa Viñamala.

Biescas, una mirada atrás

Coincidiendo con la celebración de las tradicionales Jornadas Culturales de Erata, que arrancan este fin de semana, se presenta Biescas, una mirada atrás. Y eso es precisamente lo que pretende su Ayuntamiento, que junto a la asociación cultural y a la Reserva de la Biosfera, invita a hacer memoria y a trasladarse un siglo atrás para empaparse de la tradición, la cultura y las costumbres pirenaicas que caracterizaron otras épocas.

A través de la reproducción de instantáneas originales, y tras un minucioso trabajo de investigación y recopilación, la Asociación Cultural Erata ha impulsado la colocación de fotografías antiguas en distintos puntos de Biescas, permitiendo compararlos con el estado actual de estos lugares característicos y con la posibilidad de escuchar un audio que permite comprender los orígenes y la evolución que ha experimentado la localidad desde comienzos del siglo pasado. La mejor excusa para adentrarse en la historia de Biescas.

Un proyecto de la Asociación Cultural Erata

«El proyecto se pensó para que la gente pudiese ver el cambio que han experimentado diferentes puntos del pueblo a lo largo del último siglo. Son 22 instantáneas, que abarcan desde 1905 hasta los años 40 (aunque hay una de los años 50 que irá colocada en el refugio del Puerto de Biescas, a 1.500 metros de altura, cuando podamos acceder hasta allí)», explica Antonio Lalaguna (Peinón), presidente de la Asociación Cultural Erata.

«Todas ellas están colocadas en el mismo lugar donde fueron tomadas, de tal manera que hay una visión clara del antes y el después», matiza Lalaguna. Unos lugares que han sido elegidos estratégicamente y que, con el contraste entre el ayer y el hoy de Biescas, consiguen evocar entrañables recuerdos a los descendientes de las familias que protagonizaron aquellos años. Y, al mismo tiempo, despertar la curiosidad de los visitantes y turistas que, durante estos días, eligen Biescas como lugar de descanso.

«El desarrollo de este trabajo ha durado cerca de dos años, pues conlleva investigación y recopilación de imágenes en diferentes fondos fotográficos nacionales y franceses, la selección, la solicitud de permisos para su reproducción y, finalmente, la impresión de estas sobre chapas de aluminio», explica Antonio Lalaguna.

Dos años de un trabajo exhaustivo, riguroso y de incalculable valor, ya que es impagable la dedicación y el esfuerzo que supone sacar adelante un proyecto de este tipo. Sobre todo, teniendo en cuenta las dificultades para acceder a las fuentes de los fondos documentales, ya que la procedencia de las imágenes originales es muy dispar. Con todo, las calles de Biescas se han convertido en una suerte de museo etnográfico al aire libre. Y la localidad, en escenario de uno de los proyectos culturales más originales, novedosos y curiosos de los últimos tiempos en las comarcas pirenaicas.

Código QR con curiosidades sobre Biescas

Cada panel -todavía no están colocados todos, aunque su instalación se prevé que pueda finalizar los próximos días- incluye la fecha en la que se tomó la imagen y el nombre de su autor. Y además, tiene un codigo QR que, una vez descargado, da acceso a un audio donde se explican «curiosidades y detalles de esa foto que podrían escapar a la percepción de la persona que la esté visualizando», como señala el presidente de Erata. De nuevo hay que destacar aquí la labor de investigación desarrollada por la asociación, recogiendo toda la información existente y, muchas veces, desconocida, sobre los lugares más significativos de Biescas.

Lalaguna agradece el apoyo recibido por parte del Ayuntamiento de Biescas y por la Reserva de la Biosfera Ordesa Viñamala, y destaca los «buenos resultados» que se pueden obtener con este tipo de colaboraciones. De hecho -asegura-, «el proyecto está siendo muy aplaudido por los vecinos, cosa que nos enorgullece».

En el mismo sentido se pronunciaba, durante la presentación de las actividades navideñas de Biescas, el gerente de la Reserva de la Biosfera Ordesa Viñamala. «Normalmente, se asocia la Reserva de la Biosfera a la naturaleza», si bien es muy importante el apoyo al patrimonio cultural e histórico de los territorios que esta comprende, recordaba Sergio García, que también estará presente en las Jornadas Culturales de Erata que arrancan ya este fin de semana, manifestando su compromiso con los proyectos que ponen en valor todo el legado que se ha ido transmitiendo de generación en generación en los pueblos que comprende el ámbito de actuación de la reserva.

Por su parte, la alcaldesa de Biescas, Nuria Pargada, destacaba el trabajo realizado por la asociación cultural, que permitirá dar un paso más en el esfuerzo por conservar y poner en valor el patrimonio local.

El antiguo lavadero de Biescas

Aunque la instalación de los paneles es la parte más visible del proyecto, las anécdotas no han faltado a lo largo de todo su desarrollo. Una labor que daba pie a curiosos descubrimientos. «Dos de las fotografías con las que estábamos trabajando nos aportaron información que confirmó que el antiguo lavadero de Biescas, recientemente recuperado, estaba dotado de una techumbre, dando un vuelco completo al proyecto de restauración del mismo», destaca Lalaguna.

Biescas hacía otro guiño a sus raíces con la recuperación de su lavadero. El Ayuntamiento pelaire llevaba a cabo la rehabilitación de este emblemático espacio, devolviéndole la imagen que tuvo a principios del siglo XX y poniendo en valor toda la zona a partir de una minuciosa restauración en la que se daba especial importancia a los elementos originales y al aspecto histórico que tuvo este lugar más de un siglo atrás. También en aquel momento se contaba con la ayuda del presidente de la Asociación Cultural Erata, que hay que recordar que es, además, autor de destacados trabajos -entre otros muchos-, como el de la restauración de la Fuente de las Mercedes, en la Plaza de La Peña.

No fue la única sorpresa. Una investigación como la que ha sido necesaria para el proyecto actual aportaba interesantes datos inéditos sobre otros espacios del pueblo. Entre ellos, la Asociación Erata ha descubierto la fecha exacta de la inauguración de la Escuela de Biescas. «Hemos conseguido también la noticia que salió en los periódicos en su día, en 1928. Con lo cual, dentro de seis años se cumplirán cien años y gracias a esto, esa fecha no pasará desapercibida y podremos celebrar su centenario», añade Lalaguna.

JORNADAS CULTURALES DE LA ASOCIACIÓN ERATA

Por otra parte, en cuanto a las Jornadas Culturales de la Asociación Cultural Erata, este domingo, 2 de enero, está prevista la presentación de su revista número 17. Habrá una conferencia-audiovisual, en la que se proyectarán estas fotografías antiguas, y se darán a conocer, a partir de esas imágenes, curiosidades de Biescas y de sus habitantes. Otra cara complementaria al proyecto Biescas, una mirada atrás: Fotos de Biescas d’antis más. Es el título de la ponencia que desarrollarán Antonio Lalaguna y Pol Campo, artífices del proyecto.

El 3 de enero, la asociación entregará su distinción, que en esta ocasión recaerá en Amigos de Serrablo, por sus 50 años de trayectoria. Además, José Ángel Gracia ofrecerá la conferencia Dance, gaitas y gaiteros el el folclore de la Villa de Biescas.

Al día siguiente se presentará el último libro de José Miguel NavarroUn año en el Pirineo. Averiguaciones y disquisiciones de un naturalista curioso (Prames). Y el 5 de enero, se hará entrega de los premios de fotografía de la Feria de Otoño. El documental Guarga, río de vida, de Eduardo de la Cruz Amalia Sesma servirá para despedir las jornadas, en las que este año no se podrá disfrutar del tradicional reparto de torta como consecuencia del COVID. Todos los actos serán a las 20.00 horas, en el Centro Cultural Pablo Neruda.

Por Rebeca Ruiz

FOTOS: Antonio Lalaguna

ÚLTIMAS NOTICIAS: