Música, claveles, lazos morados y poesía, en el entrañable Homenaje a la Mujer en los antiguos lavaderos jaqueses

DSC09524.JPG
Momento del reparto de claveles, uno de los más simbólicos del acto. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

Los lavaderos y la fuente de la Bajada de Baños de Jaca volvían a convertirse en escenario del entrañable homenaje que, desde 1995, realiza Chunta Aragonesista con motivo del Día Internacional de la Mujer. Como manda la tradición, la ofrenda de claveles, la lectura de poesía y la reivindicación de la igualdad para la mujer (este año se hacía hincapié en la necesidad de mejorar la educación para conseguir la equidad en todos los ámbitos), sin olvidar el guiño a las mujeres que, durante la guerra y la postguerra, se reunían en este lugar, han protagonizado el acto. El reparto de vino y pastas ha puesto la nota festiva al encuentro, que, como también viene siendo tradicional, ha estado amenizado por los Gaiters de Chaca.

Los concejales de CHA, Javier Blasco Y Orosia Campo  y otros miembros de la agrupación volvían a ejercer de anfitriones de una celebración reivindicativa en la que también participaban ediles de otros partidos políticos y representantes de otros colectivos y agrupaciones de la ciudad, así como numerosas jacetanas y jacetanos y, en esta ocasión, por primera vez, un grupo de alumnos del centro de Atades de Martillué.

Los lavaderos de la Bajada de Baños han sido, desde siempre, un lugar emblemático para los jacetanos, por su importancia histórica y por su bagage sentimental. Su restauración se llevó a cabo en 1991 por los scout Calasanz y la Asociación Sancho Ramírez, poniendo en valor las ruinas de lo que en otro momento fue un importante elemento arquitectónico, centro al mismo tiempo de la vida social, cultural y económica de otras épocas (se trata de uno de los pocos vestigios que se conservan de la arquitectura civil aragonesa del siglo XVIII).
Su historia, sin embargo, se remonta mucho más atrás. Jaca, situada estratégicamente en el Camino de Santiago, era paso continuo de viajeros. Entre los servicios que los peregrinos necesitaban, y tal y como recuerda la Asociación Jaca Jacobea, se encontraba el de la higiene, relacionada además directamente con el ritual que limpiaba al peregrino de sus pecados. En la época no era común que las viviendas estuvieran dotadas de este tipo de instalaciones, carencia que se se suplía con los baños públicos (herederos de las termas romanas y del hamman árabe). La utilización de estas instalaciones se organizaba por turnos de hombres y mujeres, y de judíos, cristianos y musulmanes. Al final de la Edad Media, por las costumbres y las creencias religiosas de la época, acabaron reconvertidos en lavaderos públicos. Los Baños Viejos, que así se llama el lugar, eran de propiedad real y se convertían de este modo en un lugar emblemático para la mujer, jugando un papel determinante como lugar de reunión y presente en el día a día de las jacetanas durante décadas.
Por todo ello, los lavaderos de la Bajada de Baños son todo un símbolo de las reivindicaciones en torno a la igualdad, y se han convertido en un lugar que alberga, cada año, uno de los actos más importantes que se organizan en torno a la conmemoración del Día de la Mujer en Jaca.

Galería de fotos en Facebook, en:

Música, claveles, lazos morados y poesía, en el entrañable homenaje a la mujer en los antiguos lavaderos jaqueses. Así…

Posted by Jacetania Express on Thursday, March 8, 2018