Cumpliendo la tradición un año más con el Belén de la Virgen de la Cueva

Cumpliendo la tradición un año más con el Belén de la Virgen de la Cueva. En la imagen, Carlos Borau, Pepe Lacasa, Pascual Borau y Ángel Galindo. (FOTO: Olga Bayod)
Cumpliendo la tradición un año más con el Belén de la Virgen de la Cueva. En la imagen, Carlos Borau, Pepe Lacasa, Pascual Borau y Ángel Galindo. (FOTO: Olga Bayod)

Varios miembros de la Hermandad de la Virgen de la Cueva subían este lunes hasta este emblemático y mágico lugar, escondido en la Peña Oroel, para instalar su tradicional Belén. El Nacimiento se colocaba, como de costumbre, junto a la casa de los romeros y la gruta original, a la que actualmente no se puede acceder por el peligro de hundimiento y por las rocas que se desprendieron de la montaña hace unos años.

La gruta original de la Virgen de la Cueva

Hasta hace una década, cuando se produjo el derrumbe que fue su condena, en la gruta de la Virgen de la Cueva había dos espacios diferenciados, separados por una reja de forja, cuyos restos permanecen hoy, destrozados, mezclados con el barro y las piedras. También guardaba en su interior una cámara oculta y una pila de agua bendita.

En el exterior está la Casa de los Cofrades. Se levantó prácticamente de la nada, tras la ruina absoluta de la original, entre 2002 y 2005.

Hoy, en sus paredes cuelgan fotografías antiguas que recuerdan la historia del lugar. Conviven con objetos de gran valor sentimental para los romeros y devotos de la Virgen.

Tradicionalmente, subían a este lugar en romería numerosos jacetanos, muchos de ellos, caminando, procedentes de distintos puntos de la comarca, pero principalmente desde JacaBarós, UlleNavasaAra y las pardinas de Oroel.

Fieles a la tradición, un grupo de devotos de la Virgen de la Cueva ha vuelto a llevar, como cada Navidad, el Nacimiento hasta el corazón de la montaña.

Más información sobre la Virgen de la Cueva en ESTE ENLACE

FOTOS: Macu García-Casamayor

ÚLTIMAS NOTICIAS: