CHA aboga en Artieda por implicar a los habitantes del medio rural en la lucha contra la despoblación

De izda. a dcha., Francisco Javier Samitier (alcalde de Mianos), José H. Iguácel (teniente de alcalde de Artieda), Joaquín Palacín (presidente de CHA), Luis Solana (alcalde de Artieda), Laura climente (consejera de la Comarca de la Jacetania y concejala de Jaca) y José Ramón Ceresuela (secretario territorial de CHA en el Alto Aragón). (FOTO: Rebeca Ruiz)
De izda. a dcha., Javier Samitier (alcalde de Mianos), José H. Iguácel (teniente de alcalde de Artieda), Joaquín Palacín (presidente de CHA), Luis Solana (alcalde de Artieda), Laura Climente (consejera de la Comarca de la Jacetania y concejala de Jaca) y José Ramón Ceresuela (secretario territorial de CHA en el Alto Aragón), este martes, en Artieda. (FOTO: Rebeca Ruiz)

El presidente de CHA, Joaquín Palacín, acompañado por el secretario territorial de CHA en el Alto Aragón, José Ramón Ceresuela, visitaba este martes las localidades de Mianos y Artieda. Allí, junto a otros responsables municipales y comarcales, ha conocido sus proyectos para frenar la despoblación y revertir una dinámica que soportan desde hace décadas, al igual que sucede en la mayor parte del mundo rural aragonés.

Artieda y Mianos y los proyectos contra la despoblación

Palacín recuerda que la despoblación es uno de los problemas más graves a los que se enfrenta Aragón. En este contexto, Artieda y Mianos, «son dos localidades que llevan tiempo trabajando y buscando alternativas para poder salir de esta situación». «Desde Chunta Aragonesista consideramos que las personas que viven en el territorio puedan participar en las decisiones que se toman sobre sus pueblos», defendía, desde Artieda, el presidente de Chunta Aragonesista.

En un momento en el que cada vez más se habla de ayudas europeas, Palacín destaca que estos recursos «tienen que servir para frenar esta lacra. Y, para ello, es necesario que sean accesibles al ámbito rural, a sus empresas, a sus proyectos y a sus pobladores».

Los fondos europeos, una oportunidad para luchar contra la despoblación

«En Chunta tenemos la preocupación de que estas ayudas solamente estén dirigidas a las grandes ciudades… Y pensamos que no tiene que ser así. Es necesario que esos fondos también lleguen a estos pequeños pueblos en los que hay pequeñas empresas y pequeños ayuntamientos que no tienen la estructura para poder acceder a ellos». Por eso, añade el presidente de CHA, «pensamos que los fondos europeos son una buena oportunidad para luchar contra la despoblación».

Pero, para que sean realmente efectivas, estas ayudas deben tratarse -a juicio de CHA- «de forma diferenciada» y teniendo en cuenta las particularidades de estas zonas tan castigadas por la despoblación, como puede ser el caso de La Jacetania. Las comarcas o los grupos Leader podrían convertirse en el vehículo para evitar que estos pueblos salgan perjudicados en el reparto de fondos comunitarios. «Tenemos la estructura, pero hay que empezar a utilizarla para que realmente esos fondos serán permeables con el territorio».

Así, proyectos como Empenta Artieda o Envejece en tu pueblo -cuyos participantes compartían comida con los representantes de Chunta en el Albergue de Artieda- están sirviendo de modelo para otros programas similares. Y son ejemplos claros de iniciativas que parten del territorio y que, gracias al apoyo y al acompañamiento de la Administración, han servido para atraer nuevos pobladores al medio rural.

«El desarrollo rural y la lucha contra la despoblación tienen que ser prioridades absolutas»

“No hay que olvidar que Aragón es un país eminentemente rural en un 95 %, en el cual habita un 42 % de la población. Y que el 69 % de sus municipios cuenta con una densidad por debajo de 10 habitantes por kilómetros cuadrado, por lo que el desarrollo rural y la lucha contra la despoblación tienen que ser prioridades absolutas”, asegura Palacín.

Para el presidente de CHA, «es imprescindible que en la ardua tarea de la lucha contra la despoblación estén involucrados todos los habitantes de los pueblos, y para ello es necesario contar con ellos, con su opinión y compromiso, fomentando la participación activa para que sea más fácil asentar nuevos pobladores».

«Los protagonistas sobre las decisiones para frenar la despoblación deben de ser los propios pueblos y sus gentes y la obligación de la administración es apoyar estas iniciativas, por ello es tan importante que tanto la Unión Europea como el Gobierno de España se impliquen y tengan claro que los fondos europeos deben servir para combatir este problema, y para ello es necesario que sean accesibles al ámbito rural, a sus empresas, a sus proyectos y a sus pobladores», concluía Palacín.

Por Rebeca Ruiz

ÚLTIMAS NOTICIAS: