Bailo recupera la memoria del Santo Grial con su décima andada a San Juan de la Peña

40 senderistas participaban este sábado en la décima edición de la Marcha Senderista del Santo Grial entre Bailo y el monasterio alto de San Juan de la Peña, organizada por la asociación Acurba de Bailo. De ellos, el grupo más numeroso era el formado por la Sección de Andarines del Club Atletismo Jaca, que desplazaba a 10 componentes. Esta vez, los valientes participantes tuvieron que desafiar a la débil lluvia que cayó al principio del recorrido, aunque no impidió que la andada del Santo Grial transcurriera con normalidad y que todos llegasen a la meta del monasterio alto de San Juan de la Peña, explica la organización.

una veintena de voluntarios en la marcha del santo Grial

Un dispositivo de una veintena de voluntarios de Acurba se encargó de marcar el recorrido en los días previos y de atender los diferentes controles de avituallamiento. Tras un pequeño almuerzo, la marcha partía a primera hora de la mañana rumbo a Arbués, para tomar camino hacia la ermita de San Sebastián y tomar un desvío hacia la cantera de Alastuey y la fuente de los Comos, siguiendo un trazado de diente de sierra cada vez más acusado hasta la ermita de San Salvador, punto de mayor altitud antes de alcanzar la meta de San Juan de la Peña.

Un recorrido más duro por Arbués

Este año, como novedad, se introdujo un recorrido alternativo más duro por el monte de Arbués, aunque la distancia era la misma que el tradicional, con 20 kilómetros que los participantes cubrieron en unas cinco horas de media. La organización facilitó el transporte de los senderistas de regreso a Bailo, donde disfrutaron de una comida de hermandad que puso fin a la jornada. La andada cumple diez ediciones y se consolida como una actividad fija de Acurba en esta primera quincena de junio.

Galería de fotos:

ÚLTIMAS NOTICIAS: