Arte y naturaleza se funden en la Senda de Izarbe, un placer para los sentidos

Arte y naturaleza se funden en la Senda de Izarbe, un placer para los sentidos
Arte y naturaleza se funden en la Senda de Izarbe, un placer para los sentidos.

Arte y naturaleza se funden en la Senda de Izarbe. Un placer para los sentidos. No puedes desaprovechar la oportunidad de pasar por el Hostal de Ipiés y no adentrarte en uno de los lugares con más secretos y encanto del Alto Gállego: el Valle de Caldearenas.

El MOlino de Baranguá, la iglesia de San Miguel y la harinera

Antes de llegar a Caldearenas, entre campos, verás el Molino de Baranguá y la Iglesia de San Miguel de Latre (Siglo X). Ya en el destino, antes de comenzar la Senda de Izarbe, puedes hacer un viaje al pasando visitando la Fábrica de Harinas La Dolores, puesta en marcha en 1925 por Fermín Martínez, que cerró sus puertas en 1968, siendo una importante productora y exportadora de harina, gracias a su estratégica localización entre Francia y Zaragoza.

Actualmente, las instalaciones de la antigua fábrica se han convertido en un museo donde el visitante descubre la maquinaria importada desde Zurich y todo un mundo de detalles escondidos en las máquinas auxiliares. Y donde se puede observar el proceso de acciones concretas que encajan a la perfección para dar como resultado algo tan aparentemente simple como es la harina. Los audiovisuales te harán revivir los días dorados de la fábrica.

Por la cabañera a Anzánigo y la Senda de Izarbe

Conocida la harinera, comenzamos andar por la antigua cabañera que conduce a Anzánigo por la Senda de Izarbe, muy bien señalizada. Nos espera un recorrido de una duración dos horas, donde la artista Maribel Rey fue la directora y artífice del proyecto para integrar su obra en la naturaleza.

La combinación de colores, texturas, formas y creatividad crea sensaciones en un entorno único. Una experiencia para todas las edades que entre líneas, formas materiales y colores varían la perspectiva de visión, según la luz del día o de las personas.

El final de la Senda de Izarbe lo marca una pradera donde se localiza una paridera convertida en Centro de Interpretación de la Vida Pastoril. Y una escultura de piedras de la artista, donde es imprescindible terminar con una foto.

¿Te lo vas a perder?

Por Comarca Alto Gállego

ÚLTIMAS NOTICIAS: