Sabiñánigo vive su primavera más solidaria y se vuelca para hacer frente al coronavirus

La crisis sanitaria del coronavirus está sacando a la luz la cara más solidaria de cada rincón de España. Y, en este escenario, Sabiñánigo se ha convertido en todo un ejemplo de solidaridad. Son muchas empresas, organizaciones y ciudadanos particulares los que se han puesto al servicio de sus vecinos. Desinteresadamente y con un único objetivo: intentar ayudar en lo que se pueda. Sabiñánigo vive su primavera más solidaria y se vuelca para hacer frente al coronavirus.

AECC. Mascarillas de la AECC.
AECC. Mascarillas de la AECC.

Confección solidaria de mascarillas

Una de las iniciativas más importantes, por su repercusión social, es la confección de mascarillas por las voluntarias de la Asociación Española Contra el Cáncer. Lo que comenzó como una petición de ayuda por parte del personal sanitario del Centro de Salud, se ha convertido hoy en todo un movimiento que, en pocos días, ha repartido más de 500 mascarillas entre los sectores que más las necesitan.

Raquel Escartín (AECC) es la encargada de coordinar a las numerosas personas que, desde hace una semana, trabajan varias horas al día para terminar con esta carencia. «Nos trajeron unas sábanas de algodón desde el Centro de Salud, y, al principio, utilizamos las gomas que habitualmente usamos para nuestras manualidades para confeccionar las mascarillas. Después, ya empezamos a hacerlas con nuestras propias sábanas», explica Escartín. Klaus Kolas de Jaca colabora con la AECC Sabiñánigo y Alto Gállego aportándoles la cinta de goma necesaria para cada pieza.

AECC. Las voluntarias de la AECC forman parte de la cara más solidaria de Sabiñánigo y el Alto Gállego.
AECC. Las voluntarias de la AECC forman parte de la cara más solidaria de Sabiñánigo y el Alto Gállego.

Más mascarillas en el Alto Gállego

Con unas escrupulosas medidas de higiene y desinfección, y siguiendo las instrucciones de los sanitarios, son muchas las personas que se han puesto al servicio de este objetivo. Y no sólo en Sabiñánigo, sino también en otros pueblos del Alto Gállego, como Larrés o Yebra de Basa. A partir de la próxima semana, será la Comarca Alto Gállego la que ayude a la AECC a coordinar la actividad y a hacer llegar las mascarillas en aquellos lugares donde más se necesitan. Tejidos JeMa también está confeccionando mascarillas. Y, en el Alto Gállego, Biescas es Vida también trabaja por esta causa y ha hecho ya entrega de importantes cantidades de este material profiláctico a los profesionales de la salud.

La empresa Catering y Eventos del Pirineo se ofrecía al Ayuntamiento de Sabiñánigo para lo que hiciera falta. Asimismo, en los últimos días, los ciudadanos chinos que regentan bazares en Sabiñánigo han entregado en el Ayuntamiento serrablés cajas de alcohol y guantes.

La cara más solidaria del tejido industrial

También la empresa Orache Desinfection -especializada en la fabricación de lejía en pastillas y virucidas- ha donado material desinfectante al Ayuntamiento de Sabiñánigo, a la Comarca Alto Gállego y a la Guardia Civil. Los servicios municipales lo están utilizando para la limpieza de las calles.

Por otra parte, es necesario destacar que tanto la fábrica de Ercros (que fabrica cloro, lejía, agua oxigenada o clorito sólido) como la de Baxter Bieffe Medital (sueros y especialidades farmaceúticas) están trabajando a pleno rendimiento, con lo que se garantiza, en ambos casos, dos objetivos: el mantenimiento de empleo y la producción necesaria de un material fundamental en la gestión de la pandemia y de una crisis sanitaria sin precedentes. Ambas industrias trabajan en estrecha colaboración con las autoridades y ya han tomado medidas para estar en disposición de cubrir la demanda de sus productos en función de la evolución de la pandemia.

ERCROS. Planta de Sabiñánigo.
ERCROS. Planta de Sabiñánigo.

Las muestras de solidaridad se suceden en cada momento. En todos los ámbitos. En todos los foros. En cada grupo de Whatsapp y en cada post de las redes sociales. Y son muchos ciudadanos, los que, a nivel particular, se han puesto a disposición de sus vecinos para lo que puedan ayudar. Son sólo la punta del iceberg de una ola solidaria que está surgiendo, espontáneamente, en todo el territorio nacional. Y Sabiñánigo ha demostrado que está, una vez más, a la altura de las circunstancias.

Por Rebeca Ruiz

ÚLTIMAS NOTICIAS: