‘Plantas de las cumbres del Pirineo’, una presentación de altura

Tal y como estaba previsto, en la jornada del jueves tenía lugar la presentación del libro Plantas de las Cumbres del Pirineo, que recoge todo el elenco botánico de ambas vertientes de la cordillera, a partir de 2.300 metros, cota desde la que se considera piso alpino, como indica el subtítulo, y que a voluntad de los autores, se hacía en un escenario de auténtico lujo, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, porque según quedaba de manifiesto, «es un entorno privilegiado, que lleva tiempo siendo un laboratorio natural al aire libre para las investigaciones del Instituto Pirenaico de Ecología de Jaca (IPE)…», promotor del libro.

'Plantas de las cumbres del Pirineo', una presentación de altura
(FOTO: Víctor Ezquerra)

Plantas de las Cumbres del Pirineo es un libro del IPE editado por Prames

Una publicación que, editada y distribuida por Prames, ha sido realizada y maquetada por el propio instituto, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y avalada por éste, y que cuenta con el premio a la edición, en 2019, de la Fundación Félix de Azara, de la Diputación Provincial de Huesca (DPH). Pero no solo el IPE está detrás del trabajo, sino que también lo está el Observatorio Pirenaico del Cambio Climático (OPCC) y el Herbario JACA, desde el que se ha coordinado el trabajo de edición.

«La flora alpina reúne alrededor de 1.000 plantas vasculares»

«En cuanto al contenido del libro, podemos decir que la flora alpina reúne alrededor de 1.000 plantas vasculares (la cuarta parte de todas las de la cordillera), entre las que se encuentran las de mayor interés biológico, biogeográfico, ecológico y de conservación por su delimitación en un territorio (el piso alpino), cuya superficie queda restringida al 4% del de toda la cordillera, constituyendo la única representación de dicha región (Región Alpina) en la Península Ibérica.

Cerca de la mitad de dicha superficie está situada en el Pirineo Central de Huesca y constituye uno de los principales valores naturales y el más exclusivo en cuanto a su valor ecológico de nuestra provincia. El 90% de la flora alpina se puede reconocer en los Pirineos de Aragón o de Cataluña, aunque un número muy alto de plantas también habita en las otras regiones de los Pirineos». Según se indicaba desde el propio instituto.

'Plantas de las cumbres del Pirineo', una presentación de altura
(FOTO: Chema Tapia)

Una publicación para científicos, pero también para aficionados a la fotografía y la naturaleza

También comunicaba la institución científica que «esta publicación no solo va dirigida a científicos y conservacionistas, sino que los aficionados a la fotografía de naturaleza, o simples observadores, también encontrarán en ella una importante guía magníficamente ilustrada y clasificada, de toda la manifestación de vida vegetal a partir de los 2.300 metros en nuestra cordillera…».

Tras los prólogos de José María Montserrat, director del Instituto Botánico de Barcelona, y de Juan Garrigós, presidente de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada, «contiene una introducción que incluye una descripción minuciosa de las características del territorio alpino de la cordillera (geología, suelos, clima, relieve, radiación, etc.), explicaciones de los caracteres morfológicos, fisiológicos y reproductivos de sus plantas y una recopilación de los precedentes en la exploración botánica…».

(FOTO: Chema Tapia)
(FOTO: Chema Tapia)

Fichas e imágenes de todas las plantas

«A continuación, se suceden las fichas, en las que para cada una de las plantas se ofrece una o varias fotografías originales de su apariencia estival, dibujos originales de sus órganos más característicos, un mapa con la distribución y abundancia en los distintos sectores de los Pirineos, el tipo de polinización, dispersión de semillas, distribución de sexos y tipos de reproducción, altitudes en que se encuentra la planta y presencia en otros continentes, cadenas montañosas de Europa y regiones administrativas de nuestra cordillera, del casi millar de plantas estudiadas…».

Volviendo a tan singular acto, cabe destacar la presencia de diversas autoridades, como Elena Villagrasa, directora del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido; Modesto Pascau, presidente del Patronato del Espacio Natural Protegido; y Horacio Palacio, alcalde de Fanlo, término municipal en el que está situado el escenario elegido para la presentación. Además, naturalmente, de la presencia de varios de sus autores, que aprovechaban la ocasión para complementar una jornada de alta montaña con las particularidades de una ruta botánica, razón por la cual se veía muy ampliado el tiempo invertido en la misma.

'Plantas de las cumbres del Pirineo', una presentación de altura
(FOTO: Chema Tapia)

Ascensión al Monte Perdido

La comitiva, que había acudido la víspera al refugio de Góriz, salía con las primeras luces del alba tomando la ruta normal de ascensión al Monte Perdido, primeramente superando las rampas que se ofrecen para entrar en el amplio circo que constituye este macizo y el del Cilindro de Marboré, interrumpidas por un corto paso en el que hay que echar las manos.

Tras un amplio escalón en el que también hay que ayudarse de las manos, se entra en un mundo de caos pétreo que hay que ir atravesando, para salir a una amplia plataforma con un gran nevero que hay que sortear para cruzar otro delicado tramo, con la ayuda de una cadena. En lugares cómodos, la comitiva se iba deteniendo con frecuencia, para atender a las explicaciones que varios de los autores iban dando con respecto a las especies que iban apareciendo junto al camino, y que además de su identificación, se daba buena cuenta de las estrategias que la especie en cuestión pone en funcionamiento para su supervivencia.

'Plantas de las cumbres del Pirineo', una presentación de altura
(FOTO: Chema Tapia)

A 3.000 metros de altura

Finalmente se alcanzaban los casi tres mil metros de altitud de la cuenca entre el Cilindro de Marboré y Monte Perdido, donde reposa el Lago Helado del mismo nombre, y donde, en previsión de que no todos los componentes subieran a la cumbre, se realizaba una puesta en escena de la presentación.

El turno de intervenciones daba comienzo con la de Daniel Gómez que, como responsable del Herbario Jaca, ha liderado el equipo encargado del tratado botánico a lo largo de los más de cuatro años que ha durado su recopilación y realización. Hacía un breve resumen de la estructura del libro, resaltando la importancia del estudio de la flora alpina como testigo de la evolución climática, haciendo referencia a alguna especie, como la «Ramonda Micony», verdadera superviviente del Terciario, y que ya habitaba en las cumbres que quedaron por encima de los hielos de las glaciaciones del Cuaternario. Lo hacía en representación del resto de autores, y que son: José Vicente Ferrández, Manuel Bernal, Antonio Campo, José Ramón López y Víctor Ezquerra, la mayoría presentes, como también lo hacía Ernesto Gómez, encargado del diseño y maquetación de la obra.

(FOTO: Chema Tapia)

Intervenciones durante el acto

Horacio Palacio, alcalde de Fanlo, daba la enhorabuena por el libro, y agradecía la presencia a los asistentes tanto al acto, como al extraordinario escenario elegido, agradeciendo también a Daniel Gómez la labor del instituto con respecto a la investigación y divulgación que realiza en el ámbito de los pastos de montaña, que tanta importancia tiene en su término municipal.

Seguidamente tomaba la palabra Modesto Pascau, presidente del Patronato del ENP, quien participaba también de los parabienes acerca de la publicación, y deseaba una gran jornada montañera a todos. Para finalizar, era Elena Villagrasa, directora del parque, la que también daba las gracias a los asistentes por el esfuerzo que supone atender a esta singular convocatoria, resaltando el extraordinario escenario en el que se encontraban, a orillas del ibón y a los pies del Cilindro de Marboré y del propio Monte Perdido. Se felicitaba por tener tan cerca el único centro del país dedicado a la ecología de montaña, destacando el orgullo que supone poder colaborar tan estrechamente con la institución.

(FOTO: Chema Tapia)
(FOTO: Chema Tapia)

Las últimas rampas a la cumbre más alta del Parque Nacional

A continuación, era la mayoría de la veintena de asistentes quienes acometían las últimas rampas para acceder a la cumbre más alta del Parque Nacional, y tercera de toda la cordillera, no sin antes deleitarse con las extraordinarias vistas sobre el glaciar del Perdido, en claro retroceso, desde la plataforma de la ante cima.

Una vez arriba, se reeditaba la foto de familia, y tras dedicar un tiempo para aprovechar tan magna ocasión y saborear las mieles del esfuerzo, se daba comienzo al descenso, que se hacía por el mismo itinerario hasta la pista de las Cutas, desde donde había comenzado la ruta la jornada previa, dando así por finalizada esta singular jornada de alta montaña, presentando una publicación de alto valor científico y divulgativo.

Por Chema Tapia. Sección de Montaña del Club Pirineísta Mayencos (texto y fotos)

ÚLTIMAS NOTICIAS: