Las mil y una caras de la luna de Yhabril Moro

La luna, en las redes sociales, tiene un nombre propio. Yhabril Moro volvía a hipnotizar a la audiencia con las mil y una caras de su luna,… O de sus lunas, porque a través del objetivo de Yhabril siempre se encuentra una nueva razón para descubrir el cielo, en el sentido más amplio de la palabra.

El pasado 18 de febrero era el gran día: Yhabril tiró de Iker Larrarte, Lorentxo, Chaparro, Zigor, Txokito, Rubio, Alejan, Álex y Miguel y, con la adrenalina a flor de piel, comenzaron a fraguar un encuentro cuyo resultado se convertiría en viral apenas 48 horas después. En la mochila, muchas ganas de marcar la diferencia y, como atrezzo, la última luna de nieve y las montañas jacetanas.

Pero buscar la luna perfecta, el salto perfecto, la sombra perfecta, el momento perfecto, la imagen perfecta… puede resultar la tarea más difícil del mundo. “No nos cuadró”, explica el fotógrafo. Así que decidieron volver a intentarlo al día siguiente. Y entonces fue posible el milagro. Las imágenes que han conquistado las redes sociales durante los últimos días se tomaron el martes, 19 de febrero, entre las 18.30 horas y las 19.15 horas.

El pasado 19 de febrero se pudo disfrutar de la luna más brillante de los próximos siete años. Esta ‘superluna’, conocida por ‘luna de nieve’ por coincidir con la época de grandes nevadas en el hemisferio norte, comenzaba a apreciarse en todo su esplendor un par de días antes, cuando el astro alcanzaba el punto más cercano a la tierra (perigeo). Este año, ya se pudo disfrutar de un fenómeno similar el pasado mes de enero (con la confluencia de una luna llena, además azul -como se conoce a la segunda luna llena en el mismo mes-, de sangre y un eclipse lunar total, algo que no se producía desde hace 150 años). En apenas tres semanas, está previsto que, desde Europa, se pueda contemplar la próxima gran ‘supermoon’ de 2019. A diferencia de la luna normal, la ‘superluna’ debería verse desde la tierra hasta un 30% más brillante y un 14% más grande, aunque estas variaciones no siempre pueden percibirse a simple vista.

En esta ocasión, las fotografías se realizaron con una Nikon Z6 cedida por Finicon y Nikonistas. ¿El secreto? Mucho alma, mucha pasión y mucho corazón. ¿El resultado? Las mil y una caras de la luna de Yhabril que, aunque parezca imposible, ya está pensando en su próxima luna… Y nosotros, también.

Por Rebeca Ruiz

Algunos de los mejores momentos:

Información relacionada: