Joserra Lebron despide la temporada con podios en la Vercors Quest y en el Campeonato de España y con muy buen sabor de boca

etapa4
En Vercors, una prueba de gran dureza.

por Rebeca Ruiz

El musher Joserra Lebrón regresa a lo más alto y despide la temporada con el buen sabor de boca que le han dejado sus recientes buenas marcas en la prestigiosa Vercors Quest -que terminaba en segunda posición- y en el Campeonato de España de Baqueira Beret, donde conseguía hacer podio con un gran tercer puesto, a pesar de competir en una modalidad distinta a la que entrena habitualmente con sus perros. Dos grandes logros que ponen el broche de oro a una brillante temporada y que se suman a la trayectoria de Lebrón, que cuenta en su palmarés con títulos como el de subcampeón del mundo de Mushing, entre otros numerosos reconocimientos.
En esta ocasión, entre el 1 y el 5 de febrero, Lebrón y sus perros Ishka, Lua, Axl y Bruce acudían al macizo de Vercors (en Francia, a unos 100 kilómetros de Grenoble), donde el equipo disputaba, con  muy buenos resultados, uno de los retos de la temporada, la prestigiosa Vercors Quest. La Vercors Quest es una de las carreras de razas nórdicas más conocidas de Europa y un referente internacional en la que priman los valores de respeto, aventura e innovación, y que se desarrolla en unas condiciones de gran dureza en el escenario de los Alpes franceses.

1
Un momento de la carrera de Vercors.

Con alguna duda inicial, tal y como reconoce Joserra Lebrón, finalmente, la categoría elegida era la de cuatro perros, por una simple cuestión estratégica: “Atendiendo al número de perros, podíamos optar a la categoría de 5 a 8 perros o a la de 4. En la primera, al empezar con el número mínimo exigido (este año había cinco perros en activo en el equipo), si hubiéramos tenido que retirar un perro por cualquier motivo, directamente hubiéramos tenido que abandonar”, explica el musher.
La carrera, que a priori ya reflejaba una gran dureza, lo fue mucho más. “Frío, nieve y mucho viento nos acompañaban cada etapa, haciendo más duro aún el progreso”, recuerda el deportista. La media de las etapas rondaba los 40 kilómetros y los 1.200 metros de desnivel positivo, en condiciones extremas. Si a ello se suma el peso del material obligatorio, la prueba se transformaba en un duro reto, más si cabe aún yendo sólo con cuatro perros.

Cobarcho.banner 1

En el transcurso se las pruebas hubo momentos complicados. “El primer día, un exceso de prudencia (nunca está de más) y una mala elección de ropa transforman la etapa en un suplicio; cuando en cada subida hay que empujar, correr o patear para ayudar a los perros, cada detalle cuenta. Ese error hace que la etapa se haga muy larga, terminando en una (mejorable) tercera posición. De los errores se aprende y las etapas posteriores ya fui más minucioso con los detalles, mejorando tiempos y rendimiento cada día”, explica Lebrón.

3
El vivac de las jornadas más duras de la carrera.

El segundo día, el equipo conseguía superarse y remontar un puesto, que mantendría ya hasta finalizar la competición. “El plato fuerte de la carrera venía con la tercera y cuarta etapa, unidas con un vivac; tuvimos la suerte de que mejorara el tiempo: nieve y viento cesaron”, lo que resultó una buena noticia, aunque las temperaturas no superaron los 15 grados bajo cero durante la noche. El vivac exigía un aporte extra de material obligatorio, así como ración doble de comida para los perros, poniendo el peso del trineo en unos 20 kilogramos. A pesar de todo, Joserra Lebrón lo tiene claro: “Las sensaciones y el ambiente de la carrera no pueden ser mejores, tanto con organización como con el resto de mushers. Esto, unido a las condiciones de ‘Gran Norte’ hacen que, desde ahora, fijemos ésta carrera en el calendario”, concluye el deportista.

Campeonato de España
Por otra parte, una vez descartado el empeño en acudir al campeonato del Mundo en Suecia, Joserra Lebrón y sus perros terminaron participando en el Campeonato de España. Las pruebas se disputaban en Pla de Beret, y en ellas estaban inscritos 150 deportistas entre las distintas disciplinas.

2
Podio en Baqueira.

El entrenamiento del equipo, orientado a las etapas de 46 kilómetros del Mundial, difiere mucho de los 8 kilómetros a los que debían enfrentarse en una carrera de sprint. Consciente de ello, el musher tenía un objetivo: disfrutar de las buenas condiciones que Baqueira Beret ofrece para el mushing. Con los mismos cuatro perros (Ishka, Lua, Axl y Bruce) que en Vercors, “cambiamos el chip a la modalidad de sprint, dispuestos a disfrutar apurando curvas y frenadas”, relata. El resultado no podía ser mejor. “Un tercer puesto, con grandísimos rivales especializados en sprint me hacen sentir (más aún) muy orgulloso de mis perros”, asegura Lebron.

La temporada de carreras ya ha terminado. Ahora, como avanza Joserra Lebrón, “es tiempo de disfrutar con entrenamientos sin prisas, del aprendizaje para los jóvenes del equipo y de plantear objetivos para la siguiente temporada”. El reto está servido.