Jaca se viste de azul en el Día Mundial de la Diabetes para dar a conocer a sus superhéroes sin capa

Jaca se viste de azul en el Día Mundial de la Diabetes para dar a conocer a sus superhéroes sin capa. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Anayet, Martín, Jorge, Lucía, Sire y Víctor viven en Jaca y son diabéticos. Tienen entre dos y 11 años y, como cualquier otro niño de su edad, son alegres, curiosos, cariñosos y juguetones. Vitalidad en estado puro. Sin embargo, sus risas esconden su lucha diaria contra la que se conoce como la enfermedad silenciosa. Les llaman superhéroes sin capa porque, detrás de su sonrisa, su vida transcurre entre pinchazos y controles estrictos que condicionan su día a día, pero también el de sus familias. Ellos forman parte de los 500 millones de personas que padecen la enfermedad en todo el mundo. En el Día Mundial de la Diabetes han salido a la calle junto a los que más les quieren para dar visibilidad a su situación. Hoy Jaca se ha vestido de azul, por primera vez, por ellos.

14 de noviembre, al Día Mundial de la Diabetes

Jaca se ha sumado este lunes, 14 de noviembre, al Día Mundial de la Diabetes iluminando de azul el elevador que une las avenidas Perimetral y Oroel. Hasta allí han querido acercarse un grupo de familias que conviven día a día con esta enfermedad. Aunque posiblemente, advierten, haya más pequeños afectados en la ciudad. Son hermanos, padres, abuelos, amigos… de Anayet, Martín, Jorge, Lucía, Sire y Víctor.

Se conocen entre ellos y se apoyan en los momentos difíciles. Mientras los niños comparten juegos, las familias comparten miedos, experiencia y emociones. Y también alegrías, porque aseguran que aprenden cada día de sus hijos. De cómo se sobreponen a la enfermedad y de cómo han logrado que la diabetes no les borre la sonrisa.

Su historia es similar. Un día detectan que sus hijos beben demasiado agua y van más de lo normal al baño… O ven que sus pequeños están muy cansados… Y una prueba de glucosa, que es un simple pinchazo, les confirma lo que ninguna madre quiere escuchar. Es diabetes. Una enfermedad crónica que no tiene cura, pero que se puede tratar.

Llega entonces el ingreso hospitalario para estabilizar al niño o la niña -a veces, solo un bebé- y para formar a los padres, que a partir de ese momento tienen que ser capaces de enfrentar la enfermedad de su hijo y todo lo que va a suponer para ellos en adelante.

«Existen unos superhéroes que no llevan capa. Solo llevan agujas, lancetas, pinchadores, insulina, glucómetros… Pasan el día calculando raciones de hidratos de carbono, de grasa-proteina, calculando las unidades necesarias de insulina para estar en normoglucemia. Se pinchan una y mil veces su cuerpo sin perder esa maravillosa y dulce sonrisa. Y esto lo hacen cada día sin quejarse. Tal vez tú, ahora, cerca de ti tengas un superhéroe de los que te estoy hablando. Son especiales, son empáticos y especialmente fuertes. Pero muchas veces ni ellos mismos son conscientes de lo admirables que son (…)»

14 de noviembre. Día Mundial de la Diabetes

«Ellos son unos campeones»

«Ellos son unos campeones», explica Yolanda Ascaso, madre de Víctor. Ella, como los otros padres, ha tenido que aprender a vivir con la enfermedad del pequeño. «Mientras estás en el hospital te van diciendo, te van enseñando a calcular,…»

Pero lo duro llega después, cuando vuelven a casa y se quedan a solas con la diabetes. Es una enfermedad muy desconocida y a menudo la sociedad no sabe qué significa, ni lo que supone para los enfermos, ni que hay distintos tipos.

Es precisamente la soledad uno de los mayores retos a los que se enfrentan estas familias. Por eso mantienen el contacto continuo y no dudan en asegurar que «el apoyo emocional es importantísimo». Y por eso es tan importante para ellas dar visibilidad a su situación y que la sociedad se sensibilice con la necesidad de investigación.

Día Mundial de la Diabetes en Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Día Mundial de la Diabetes en Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Para hacerlo, esta noche se han vestido de azul y se han acercado hasta el elevador, que también lucía de ese color. Este año, ciudades de 104 países de todo el mundo -entre ellas, Jaca- han programado 573 acciones de sensibilización con los enfermos de diabetes en el #worlddiabetesday

El Día Mundial de la Diabetes (DMD) fue instituido en 1991 por la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de la Diabetes, como respuesta al aumento de la preocupación por la creciente amenaza para la salud que representa esta enfermedad. Se celebra cada año el 14 de noviembre, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Sir Frederick Banting, quien descubrió la insulina junto a Charles Best en 1922.

Dar visibilidad a la diabetes

Dar visibilidad a esta enfermedad y concienciar de la necesidad de invertir en investigación y recursos era el reto de la campaña de este año.

La Asociación Diabetes Zaragoza, a la que pertenecen estas familias, pidió al Ayuntamiento jaqués que se adhiriera a la iniciativa, a través de la cual distintas ciudades de países de todo el mundo se han solidarizado con los afectados por esta enfermedad con los lemas #DiaMundialDeLaDiabetes y #EducarParaProteger. En España, se estima que la diabetes afecta a más de seis millones de personas (o lo que es lo mismo, a una de cada diez), aunque casi la mitad de ellas no lo saben. En el mundo, más de 500 millones de personas viven actualmente con esta patología.

Día Mundial de la Diabetes en Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Día Mundial de la Diabetes en Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)

La diabetes, recuerda la asociación a la que pertenecen las familias jacetanas, es «una enfermedad crónica en la que los niveles de azúcar (o glucosa) en la sangre están elevados. En personas con diabetes Tipo 1 se desarrolla porque el páncreas pierde la capacidad de fabricar insulina. En personas con diabetes Tipo 2 mantiene parte de esa capacidad, pero es el resto del cuerpo el que se vuelve resistente a su acción». Los seis niños jaqueses padecen diabetes de Tipo 1.

Anayet, Martín, Jorge, Lucía, Sire y Víctor vuelven a casa con sus familias. Mañana hay colegio y los superhéroes también tienen que descansar. Seguirán con sus pinchazos, midiendo sus raciones de hidratos de carbono y calculando unidades de insulina. Pero sobre todo, seguirán siendo niños, jugando, riendo y disfrutando con sus amigos, ganando cada día la batalla a la diabetes.

Por Rebeca Ruiz

ÚLTIMAS NOTICIAS: