Frodo y Sam vuelven a la Ciudadela de Jaca para pasar el verano

Frodo y Sam vuelven a la Ciudadela de Jaca para pasar el verano
Frodo y Sam vuelven a la Ciudadela de Jaca para pasar el verano.

Los ponis Frodo y Sam regresan, una vez más y como se viene haciendo desde 2020, a la Ciudadela de Jaca. Lo hacen en el marco del programa de sostenibilidad del Castillo de San Pedro y, de nuevo, su función consistirá, durante las próximas semanas, en ayudar a controlar la vegetación. Frodo y Sam son dos ejemplares de raza Sthendland que pastarán libremente y se alimentarán de hierba fresca todo el verano al mismo tiempo que su presencia permite mantener en las mejores condiciones amplias zonas verdes del recinto a través de un método tradicional y totalmente respetuoso con la naturaleza.

En la Ciudadela ya se utilizaban, hace décadas, rebaños de ovejas para este fin. Pero no existe constancia de que alguna vez, hasta ahora, se hubieran llevado ponis para realizar esta tarea. Hay que recordar que, antiguamente, en el Pirineo, era habitual utilizar animales como cabras u ovejas para controlar la vegetación de los campos y limpiar los montes. Una práctica que se ha ido perdiendo, sobre todo con el abandono progresivo del mundo rural.

Sin embargo, últimamente, hay una tendencia a rescatar del olvido este tipo de prácticas. Prueba de ello es Biescas, con sus cabras pirenaicas; o el proyecto Gestión Sostenible y Plena de los Monte del Alto Valle del Aragón, que contempla la utilización de ganado autóctono para limpiar bosques y monte frente a los riesgos de incendio forestal.

Frodo y Sam son dos ponis de raza Sthenland y desde 2020 pasan el verano en la Ciudadela de Jaca.
Frodo y Sam son dos ponis de raza Sthenland y desde 2020 pasan el verano en la Ciudadela de Jaca.

Las iniciativas ecológicas de la Ciudadela de Jaca

La llegada de Frodo y Sam coincide con el inicio de verano y se enmarca en la apuesta que, desde hace años, desarrolla la Ciudadela de Jaca en favor de iniciativas ecológicas -como Ecociudadela, una actividad pionera de educación ambiental para concienciar sobre el respeto a los ciervos- y del respeto al medio natural. Aunque no se trata de un atractivo más de la Ciudadela, sino de una práctica sostenible de mantener el recinto, ya han pasado a formar parte de la familia del Castillo de San Pedro, llamando la atención, sobre todo, de los más pequeños.

Frodo y Sam, que en principio no están en zonas accesibles al público, hacen su trabajo al mismo tiempo que se desarrollan las visitas guiadas. No hay que olvidar que gran parte de la oferta cultural y lúdica de la Ciudadela está dirigida y adaptada al público familiar. Así que no resulta difícil ver a los ponis por los rincones de la fortaleza.

De hecho, hubo que instalar una verja porque, en cuanto cogieron confianza, los ponis se escapaban de la zona habitual y podían aparecer en el patio de armas o en cualquier otro rincón del castillo, para sorpresa de los visitantes que se los encontraban.

Frodo y Sam, los icónicos personajes de Tolkien

Los ponis se llaman Frodo y Sam en un guiño a los míticos personajes de El Señor de los Anillos de Tolkien. Proceden de la granja de la asociación Asceal, que actualmente se encarga de los ciervos de la Ciudadela y dirige Ecociudadela. Asceal cuenta con una amplia trayectoria en el ámbito de la educación ambiental y de las terapias asistidas con animales.

La idea de llevar ponis a la Ciudadela de Jaca surgió con la pandemia. Desde la dirección del Castillo de San Pedro, se apostó por la posibilidad de utilizar algún método para natural para controlar la vegetación.

Las zonas visitables de la Ciudadela de Jaca y los fosos -sobre todo la parte frontal- requieren un cuidado continuo. Ello exige que, de manera ininterrumpida, se esté cortando la hierba y realizando trabajos de jardinería para que la fortaleza luzca su mejor imagen.

Frodo y Sam y el respeto al medio ambiente

Sin embargo, además de lo que se ve, la superficie verde que se esconde tras los muros del Castillo de San Pedro es mucho mayor. En este sentido, analizando la situación con Roberto Banzo, responsable de Asceal, y buscando nuevas fórmulas, rentables y eficaces, pero, a la vez, respetuosas con el medio ambiente, surgió la posibilidad de llevar ponis a la Ciudadela, tal y como explicaba en su momento el director de la Ciudadela, el coronel Francisco Rubio. Todo son ventajas con la nueva fórmula: ahorra tiempo, recursos y no contamina.

Además, los ponis son équidos no rumiantes. Tienen un sistema digestivo muy delicado y un estómago reducido, por lo que deben comer y vaciarlo de manera continua, a demanda.

Aprovechar la hierba de la zona no visitable, lo que evita, a su vez, cortarla con medios mecánicos -y el consiguiente ahorro económico y en emisiones contaminantes-; repartir semillas por la zonas menos verdes del recinto; y el enriquecimiento ecológico del terreno por el reparto de estiércoles son los beneficios de la presencia de estos inquilinos de temporada en la Ciudadela de Jaca.

El amplio espacio de la Ciudadela de Jaca, con hierba fresca asegurada durante semanas, resulta el escenario idóneo para Sam y Frodo, que rápidamente se adaptaron perfectamente a su nueva casa. Desde entonces, regresan cada verano al castillo.

Por Rebeca Ruiz

ÚLTIMAS NOTICIAS: