Emotivo y solemne encuentro de La Soledad y El Nazareno a los pies de la Catedral de Jaca

Emotivo y solemne encuentro de La Soledad y El Nazareno a los pies de la Catedral de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Emotivo y solemne encuentro de La Soledad y El Nazareno a los pies de la Catedral de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Si había ilusión por celebrar una procesión en Jaca esta Semana Santa, era ante la del Encuentro de Nuestra Señora de la Soledad y El Nazareno. La Semana Santa jaquesa volvía a las calles después de tres años, como consecuencia de la pandemia. Pero, en el caso de estas dos cofradías, este momento era aún mucho más esperado, ya que en 2019 la lluvia impidió que se procesionara, para disgusto, decepción y resignación de los cofrades -aquel año la jota se cantó en el interior de la Catedral-. Por fin, esta noche, la voz de Yolanda Ascaso con el Grupo de Jota Uruel ha vuelto a sonar con más fuerza que nunca a los pies de la Catedral.

Cuatro años han tenido que pasar para poder volver a presenciar el Encuentro de La Soledad y El Nazareno

Cuatro años han tenido que pasar para poder volver a presenciar el Encuentro de La Soledad y El Nazareno, con la jota del Grupo Uruel de fondo, a la puerta de la Catedral (la última vez que la procesión recorrió las calles fue en 2018).

El obispo de Jaca, Julián Ruiz, ha presidido los actos religiosos, con una oración que ha girado en torno a la paz en Ucrania. Poco antes, la ilusión, el recuerdo de los que faltan y los abrazos eran las escenas más repetidas entre los cofrades y hermanos que protagonizaban el segundo desfile de este año.

El Encuentro, uno de los desfiles con más sentimiento de la Semana Santa de Jaca

La procesión del Encuentro, en la que salen la Cofradía de Jesús Nazareno y la Hermandad de la Soledad, volvía a convertirse en uno de los desfiles con más sentimiento, recogimiento y solemnidad de la Semana Santa de Jaca. A los pies de la Catedral, la Virgen y Jesús se encontraban en un sobrecogedor momento, en uno de los actos más emotivos de la Pasión jacetana.

Como es tradición, La Soledad y El Nazareno salían puntuales desde las Benitas y Santiago, respectivamente, para avanzar simultáneamente por la Calle Mayor y por la Calle del Carmen, antes de encontrarse en la Plaza de la Catedral. Tras la jota y la oración, el público abarrotaba la Catedral para ver de cerca las imágenes de Jesús y su Madre.

Por Rebeca Ruiz (texto y fotos)

Galería completa de fotos:

ÚLTIMAS NOTICIAS: