El Ultramarinos vuelve a desafiar a los sentidos y abre las puertas de Jaca al otoño más sugerente

El Ultramarinos vuelve a desafiar a los sentidos y abre las puertas de Jaca al otoño más sugerente. Jimmy Valios y Pablo Luque, durante la velada.
El Ultramarinos vuelve a desafiar a los sentidos y abre las puertas de Jaca al otoño más sugerente. Jimmy Valios y Pablo Luque, durante la velada.

Todo un desafío a los sentidos es lo que propone esta temporada el Ultramarinos que, desde la jacetana Plaza del Zarauz, vuelve a sumergir a Jaca en un sugerente otoño de contrastes. Una estación donde lo gastronómico adquiere otra dimensión y donde la diversión, la calidad y el buen gusto se dan la mano en una propuesta cuando menos sorprendente concebida para marcar la diferencia.

Más Ultramarinos que nunca

Más Ultramarinos que nunca. Así se perfila la nueva temporada del restaurante jacetano. Elegante e irreverente; original, pero sin perder de vista los sabores tradicionales; divertida y casi mágica, la puesta de largo de la propuesta gastronómica del Ultramarinos se convertía, el pasado jueves, en toda una experiencia para los sentidos.

Una cita en forma de cena maridada -en esta ocasión, con Royal Bliss by Jimmy Valios– que ya está derivando en un clásico en la agenda social jacetana. Y donde lo convencional daba un paso atrás para que las sensaciones se acabaran convirtiendo en las grandes protagonistas de una velada muy especial de la mano de Beam Suntory, Coca Cola y Elarte. El éxito estaba garantizado.

El Ultramarinos vuelve a desafiar a los sentidos y abre las puertas de Jaca al otoño más sugerente.

Jimmy Valios hizo soñar en el Ultramarinos

Jimmy Valios hizo soñar. Lo volvió a hacer. Paseó a los comensales por acogedores bosques otoñales. Jugó con su subconsciente para trasladarles a los cines de una infancia que parecía ya olvidada. Y convirtió los cítricos en su mejor aliado para despistar a los sentidos en una partida donde cada mano superaba a la anterior. A cada bocado, a cada trago, la experiencia gastronómica del Ultramarinos ganaba enteros.

El impulsor de la primera escuela privada de cocktelería de Aragón y brand ambassador de Coca Cola, CEO de El Taller Clandestino -donde el concepto de bartender alcanza otro nivel-, es un referente en el sector por desarrollar un concepto único y rompedor. Y se convertía en apuesta segura en la cena de otoño del Ultramarinos.

Cuando la ginebra o el whisky no solo quedan reservados para las copas

Se trataba de romper prejuicios. De explorar un mundo de posibilidades y de acabar con la idea de que los grandes licores quedan reservados al antes o el después. Y sobre todo, de pasarlo bien.

La velada comenzaba con un Spritz versión Valios aupando a la máxima expresión el concepto de aperitivo italiano, desde un equilibrado cóctel con un sutil toque de jengibre y en base a un nombre propio: Berry & Lime by Royal Bliss. Una propuesta concebida para resaltar los matices y la calidad de una original crema de carabineros con sello Ultramarinos.

Ensalada templada de boletus natural y quinoa & Japanesse Lemonade

La experiencia continuaba llevando el mundo del contraste a lo más alto con una Ensalada templada de boletus natural y quinoa & Japanesse Lemonade, tan sorprendente en denominación como en presentación y gusto, con un original toque de pera y polvo de jamón que convertía en plato en una explosión de sabor en cada bocado. Una apuesta por el maridaje más salvaje y un objeto de deseo para los incondicionales del tonic water y de la ginebra premium oriental con sus exclusivos botánicos. Jimmy Valios volvió a hacer magia con un mixer de autor a partir de Roku Gin, cordial de lima, licor de yuzu y Creative Tonic de Royal Bliss.

Salmón con aceite de sésamo y fetuccini de verduras & Maker’s Corn

Llegaba el otoño con toda su intensidad en el tercer plato que se sirvió en el Ultramarinos: Salmón con aceite de sésamo y fetuccini de verduras & Maker’s Corn. Por un momento, el Ultramarinos se perdió a golpe de bourbon en los bosques de Kentucky y entre los grandes campos de maíz americanos, en un trampantojo muy de otoño arropado por las reminiscencias de las palomitas dulces de las tardes de cine cuando los días comienzan a ser más cortos.

Maker’s Mark, cordial de palomitas -sorprendente-, Coca Cola Zero y una espuma de cítricos inspirada en una propuesta de Ferran Adrià tuvieron la culpa, multiplicando todas las excelencias de un salmón exquisito y perfectamente presentado.

Curry de pollo & Ron Fashioned y Sorbete de mango y maracuyá & Zarauz Rosé

Aún quedaría para el final lo más espectacular de la velada: Curry de pollo & Ron Fashioned. Un plato cargado de matices acompañado por Brugal Extraviejo, Chinotto, Ginger Ail y Ahumado de romero y naranja. Una puesta en escena estudiada para conquistar los sentidos hizo el resto. Y como clímax, cerraría la velada un Sorbete de mango y maracuyá & Zarauz Rosé con firma de la casa. O lo que es lo mismo, un postre con base de helado Elarte especialmente creado para el Ultramarinos, acompañado de vodka infusionado en frambuesa, cordial de frambuesa y Berry by Royal Bliss.

Ensalada templada de boletus natural y quinoa & Japanesse Lemonade.
Sorbete de mango y maracuyá & Zarauz Rosé.
Crema de carabineros & Spritz de la casa.

todo UN MUNDO DE SENSACIONES

Un mundo de sensaciones y una velada única que recurría al mundo de los mixers como excusa para presentar la nueva temporada del Ultramarinos, reservada solo a unos pocos y que, como en anteriores ocasiones, no decepcionó.

«Nosotros seguimos apostando por hacer cosas diferentes y divertidas, y queremos que la gente se lo pase bien y disfrute de la experiencia», explicaba Pablo Luque, director del Ultramarinos. Por eso, cada una de estas citas gastronómicas es original y exclusiva.

No obstante, dos de los platos que se presentaron el pasado jueves ya están incluidos en la carta y se podrán disfrutar durante toda la temporada. Se trata de la ensalada templada de boletus y quinoa y el curry de pollo, que puntualmente podrán estar acompañados de alguna otra de las propuestas que se pudieron degustar en la puesta de largo de la temporada. Es la seña de identidad del Ultramarinos: calidad, originalidad y exclusividad, en continua renovación siguiendo las últimas tendencias.

Además, en esta ocasión, toda la gama de mixers de Royal Bliss se desarrollará hasta límites insospechados en el Zarauz, el hermano mayor -con más de 40 años de historia en Jaca- del Ultramarinos. Dos locales emblemáticos que Pablo Luque gestiona junto a su socio, Fernando Dieste Puchi, en una plaza, la del Pilar, que se ha convertido en la extensión del espíritu de estos establecimientos con nombre propio en el panorama hostelero jacetano. Es el espíritu de la Plaza del Zarauz. Y el Ultramarinos tiene buena culpa de ello.

Por Rebeca Ruiz

ÚLTIMAS NOTICIAS: