El Consejo de la Infancia “diseña” el nuevo parque de Rapitán

dsc02431por Rebeca Ruiz

Los niños y niñas que forman parte del Consejo de la Infancia visitaban este martes, acompañados por el alcalde, Juan Manuel Ramón, y las concejalas Olvido Moratinos, Susana Lacasa y Cristina Muñoz, el Fuerte de Rapitán.

Durante esta visita, los escolares han podido conocer de primera mano el recinto y las posibilidades que ofrece, de forma que, con ello,  podrán cumplir la primera encomienda que el alcalde les hizo en la sesión constituyente del consejo, aportándole ideas sobre lo que puede hacerse en el espacio de Rapitán para aprovecharlo, convirtiéndolo en un lugar de actividades para niños, jóvenes y familias.

Los consejeros, que han llegado a Rapitán en un autobús fletado por el Ayuntamiento, han escuchado las explicaciones del alcalde, quien les ha referido parte de la historia del fuerte y de su valor patrimonial y artístico, para que se pudieran hacer una idea de la relevancia del monumento y de la importancia de su próxima recuperación.

A primeros de julio, el Ministerio de Fomento daba luz verde a las obras de recuperación y puesta en valor del Fuerte de Rapitán de Jaca con la publicación en el Boletín Oficial de la licitación y la partida presupuestaria que se destinará a estos trabajos, y que asciende a más de medio millón de euros.

La cubierta de este edificio, declarado Bien de Interés Cultural como Monumento en el año 2006, es una de las partes más deterioradas de todo el plano, lo que provoca fuertes filtraciones hacia el interior, afectando a muros y bóvedas. Con esta inversión se pretende avanzar en la recuperación de este espacio para el que el Ayuntamiento pondrá en marcha un proyecto que permitirá abrirlo al público y explotar su potencial turístico, entre otros usos.

El Fuerte de Rapitán está situado en el cerro del mismo nombre, a más de 1.100 metros de altura, y se comenzó a construir en 1884 como parte de las fortificaciones de las líneas defensivas de la frontera. Desde 1973 su gestión pertenece al Ayuntamiento de Jaca, aunque sigue siendo propiedad del Ministerio de Economía y Hacienda. En 1978 fue sometido a una importante intervención para convertirlo en residencia y centro de actividades culturales. La última vez que albergó un acontecimiento fue un fin de etapa de la Vuelta Ciclista a España en 2012.