El Balneario de Panticosa rescata sus tradiciones centenarias y recupera sus emblemáticas fuentes

El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)

La Virgen del Carmen volvía a recuperar el protagonismo que tuvo años atrás en el Balneario de Panticosa, y los actos que se organizaban en su honor este viernes se convertían en un guiño a la historia de este emblemático enclave. Como en los años de máximo esplendor de los Baños, la talla original de la Virgen, tradicionalmente relacionada con la protección de las aguas, presidía la fiesta en la Catedral del Pirineo. La recuperación de las tradiciones se enmarca en los grandes e ilusionantes retos que afronta el Balneario de Panticosa, entre los que destaca la recuperación de sus cinco míticas fuentes y la puesta en valor de espacios como la Casa del Reloj. Ayer abría sus puertas el Gran Hotel, en el inicio oficial de la temporada de verano.

La tradición de la Virgen del Carmen en el Balneario de Panticosa

La Virgen del Carmen captaba este viernes todas las miradas en el Balneario de Panticosa. Con unos sencillos, pero entrañables actos religiosos, se recuperaba una tradición centenaria que se remonta al siglo XIX, con la construcción de los principales edificios del nuevo balneario y en su época de máximo esplendor. Unos actos que tradicionalmente eran muy seguidos por los usuarios de los Baños y que se perdieron a principios de los años 2000, coincidiendo con los cambios que comenzó a experimentar el balneario panticuto por aquella época.

Hace dos años, en 2019, se decidió por parte de la dirección del Balneario de Panticosa recuperar esta tradición. Pero llegó la pandemia. Y, de nuevo, en 2020, la Virgen del Carmen tendría que esperar a mejores circunstancias. Por fin este año se retomaba la celebración. Y, esta vez sí, se espera que sea de forma definitiva.

Sonaron las campanas

Este viernes, la iglesia de Nuestra Señora del Carmen del Balneario de Panticosa acogía misa, rosario y concierto de música eucarística, a cargo de Magareth Henry, Katty Herrero e Itzel Palacio. También se celebraba una pequeña procesión por el interior del templo. No se ha podido sacar al exterior la imagen para bendecir las aguas del lago, en cumplimiento de los protocolos COVID, que se respetaron en todo momento. Pero las campanas han repicado y se ha mostrado la imagen desde la entrada.

La imagen que presidía los actos es la talla original que existía en la iglesia del Balneario de Panticosa antes de su remodelación. Después de recuperarse el año pasado las tallas que se guardaban en un trastero de un pueblo desde entonces, por primera vez desde hace dos décadas se ha podido ver juntos en la Catedral del Pirineo -como se conoce a esta iglesia- la Cruz, la Virgen María y San Juan.

Recuperar la esencia del Balneario de Panticosa

«Intentamos recuperar la esencia de lo que era el balnerario: recuperar las bondades de las aguas mineromedicinales, los programas de termalismo, las curas con las aguas… es decir, la cultura de lo que es el propio balneario como tal», explica su director, Jesús González.

Se trata, señala el responsable del Balneario de Panticosa, de sumar al «contenido lúdico» la faceta medicinal y de salud, rescatando el espíritu original de los Baños. Dos contenidos complementarios, el enfocado al ocio y el referente a cuestiones médicas, que ahora más que nunca van a ir de la mano en los ilusionantes retos que a corto plazo se desarrollarán en el Balneario de Panticosa. Y en esta apuesta por la vuelta a los orígenes, al balneario más auténtico y a su carácter original, tiene cabida la recuperación de las tradiciones y las costumbres más arraigadas, como la celebración de la festividad de la Virgen del Carmen.

A nadie se escapa el reconocimiento internacional y el prestigio que lleva consigo la marca Balneario de Panticosa. Y es, en este sentido, donde ya se está trabajando para impulsar el espacio y todo su potencial, poniendo en valor las cualidades de sus aguas. Tratando de diversificar la oferta, enriqueciendo la experiencia del visitante que elige el Valle de Tena como destino turístico; pero al mismo tiempo, mirando al territorio y de la mano de otros motores de desarrollo del mismo, como la Comarca Alto Gállego, los ayuntamientos y numerosas empresas de la zona.

Celebración de los actos de la Virgen del Carmen en la iglesia del Balneario de Panticosa, conocida  como la Catedral del Pirineo. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Celebración de los actos de la Virgen del Carmen en la iglesia del Balneario de Panticosa, conocida como la Catedral del Pirineo. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Apertura del Gran Hotel

Coincidiendo con la festividad de la Virgen del Camen, este viernes abría sus puertas el Gran Hotel. «Con mucha ilusión -asegura González-, porque es un edificio emblemático del balneario, construido en el siglo XIX y remodelado completamente en 2004 por Moneo».

El Gran Hotel cuenta con 42 habitaciones. Junto a su restaurante -que busca un toque diferencial y que presenta un nuevo concepto de restauración pensado para potenciar la gastronomía del Valle de Tena-, estrena temporada con una oferta dirigida al perfil de cliente senior -adultos-, «con un concepto un poco distinto a lo que puede ser el Hotel Continental» -más destinado al cliente familiar-. Poco a poco, se buscará la diferencia entre los edificios que forman el Balneario de Panticosa, dándoles distinta orientación, y ampliando el abanico de posibilidades para los clientes que se decantan este destino.

Las expectativas de ocupación, para este verano, no pueden ser mejores. De hecho, durante los últimos meses, prácticamente se ha rozado el lleno en las habitaciones disponibles, señala el director del Balneario de Panticosa, que espera que la tónica continúe durante julio y agosto -en la medida que la evolución sanitaria lo permita-, porque «la aceptación está siendo muy buena».

Jesús González (izda.), director del Balneario de Panticosa, y Antonio Hernández (dcha.), director médico del Balneario de Panticosa. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Jesús González (izda.), director del Balneario de Panticosa, y Antonio Hernández (dcha.), director médico del Balneario de Panticosa. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Peloterapia, un tratamiento revolucionario para recuperar la esencia del balneario como espacio dedicado a la salud

Antonio Hernández Torres, presidente de la Fundación para la Investigación e Innovación en Hidrología Médica y Balneoterapia Bílbilis, es el director médico del Balneario de Panticosa. Experto en Hidrología e investigador en este área, recuerda que, tras la remodelación de 2003, «todo el Valle de Tena estaba esperando que esto resurgiera de nuevo».

Llegó para poner en marcha, en 2019, el Balneario del Quiñón, con un equipo nuevo formado por médicos, fisioterapeutas y quiromasajistas, entre otros especialistas, que se encarga desde entonces de dirigir, al mismo tiempo, las Termas de Tiberio y el Spa Termal del Gran Hotel.

En ese momento, por primera vez, y ya certificado como centro médico, el Balneario de Panticosa entraba en los programas de termalismo social del Imserso, a los que actualmente se suman los programas de termalismo del Gobierno de Aragón (por una parte, los que se organizan en los balnearios aragoneses; y, por otra, los programas senior -dirigidos a personas mayores-).

Esta circunstancia ha cambiado el perfil de los usuarios y el tipo de tratamientos que se ofrecían hasta ahora. En este contexto, se ha introducido la peloterapia (técnica basada en las propiedades medicinales de los peloides -barros- desarrollada y certificada por la Fundación Bílbilis, formada por entidades, científicos e investigadores de reconocido prestigio).

Hoy, el Balneario de Panticosa es uno de los pioneros en este tratamiento, galardonado con el Premio Internacional de Investigación en Hidrología Médica de la Sociedad Internacional de Técnicas Hidrotermales. Es uno de los pocos balnearios donde se ofrece y el único que lo incluye dentro de los programas del Imserso.

El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Recuperación de cinco fuentes míticas del Balneario de Panticosa

Por otra parte, y dentro de los nuevos proyectos que se están desarrollando en el Balneario de Panticosa, se encuentra la recuperación de sus cinco fuentes más prestigiosas: Junto a la Fuente de Tiberio y la Fuente de San Agustín -agua mineral natural-, ahora le toca el turno a la Fuente del Carmen, la Fuente de la Laguna y la Fuente de la Belleza, explica el doctor.

De esta manera, ya se han podido recuperar casi 60.000 litros diarios de la Fuente del Carmen. «De acuerdo con la inspección médica en Aragón, en El Quiñón solamente aplicamos agua mineromedicinal sin tratar: ni cloro, ni bromo,…», explica Hernández.

Para ello, es necesario cambiar todos los días el agua en todas las piscinas. El agua de la Fuente del Carmen se genera a 1.500 metros de profundidad, emergiendo a una temperatura de 52ºC, y es la base de numerosos tratamientos de resultados «eficaces, efectivos y eficientes» (como la peloterapia). Unos servicios, en estos momentos, lamentablemente, limitados por los protocolos frente a la pandemia, señala el director médico.

la Casa del Reloj del Balneario de Panticosa

Dentro de los próximos proyectos de recuperación se contempla la rehabilitación de la Casa del Reloj, donde antiguamente se daban los tratamientos respiratorios. Ya se está en conversaciones con el Ayuntamiento de Panticosa para ofrecer todos los tratamientos respiratorios, junto con el agua de la Fuente de la Belleza, en la parte inferior de este espacio. La intención es destinar la parte superior del edificio a un centro de interpretación.

La Casa del Reloj, a la izquierda de la imagen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
La Casa del Reloj, a la izquierda de la imagen. (FOTO: Rebeca Ruiz)

En dirección a las cascadas se encuentra la Fuente de la Laguna, que también se contempla en el proyecto. El agua sale de allí a 32 grados. Su destino será el de los tratamientos digestivos (riñón, hígado o vesícula biliar).

También se está recuperando la citada Fuente del Carmen, que está situada detrás de la iglesia. Como curiosidad, hay que destacar que, tradicionalmente, se construían las iglesias de los balnearios allí donde salía la primera fuente. «Ya hemos hecho todos los análisis microbiológicos y bioquímicos, y mantiene todos los elementos de las aguas», señala Antonio Hernández. Es la destinada a El Quiñón. La Fuente de San Agustín -250.000 litros para beber- y el Manantial de Tiberio, que da nombre a las termas, completan la relación.

«Posiblemente, estas fuentes no se utilizan desde mediados de los años 70 -recuerda Hernández Torres, con el último balneario médico que hubo aquí, con el doctor zaragozano Pablo Sanz Peiró«.

Ahora, el Balneario de Panticosa se reinventa volviendo a sus orígenes, recuperando su historia y rescatando del olvido su esencia y todo aquello que lo dio a conocer en toda Europa gracias a las propiedades únicas de sus aguas y al entorno natural privilegiado en el que se encuentra.

Por Rebeca Ruiz (texto y fotos)

El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)
El Balneario de Panticosa vuelve a su esencia desde la tradición y recuperando sus fuentes. Este viernes, durante la celebración de los actos en honor a la Virgen del Carmen. (FOTO: Rebeca Ruiz)

ÚLTIMAS NOTICIAS: