De Oloron a Jacetania y Alto Gállego en moto con la Guardia Civil de Tráfico y la Gendarmería Francesa

De Oloron a Jacetania y Alto Gállego en moto con la Guardia Civil de Tráfico y la Gendarmería Francesa.
De Oloron a Jacetania y Alto Gállego en moto con la Guardia Civil de Tráfico y la Gendarmería Francesa.

Cuando se habla de seguridad en las carreteras para los motociclistas no existen fronteras, como ponía de manifiesto la iniciativa que, bajo la coordinación de la Guardia Civil de Tráfico y la Gendarmería Francesa, ha reunido en torno a la ruta de la Marcha Ciclista Quebrantahuesos -por el Alto Gállego y La Jacetania– a una treintena de civiles para impartirles una jornada formativa sobre buenos usos de conducción. De Oloron Sainte Marie (Francia) ha partido esta jornada práctica, que ha hecho parada en el camping de Senegüé. Paralelamente, se ha desarrollado otra jornada similar que tenía el punto de partida en Anglet; en este caso, en colaboración con agentes de Tráfico de Navarra.

MOTOCICLISTAS CIVILES

Desde Oloron Sainte Marie, divididos en tres grupos, partían a primera hora los 36 motociclistas de la parte de Aragón acompañados, en cada caso, por dos gendarmes y dos agentes del Subsector de Tráfico de Huesca. En la hoja de ruta, cruzar Portalet -desde el Puerto de Marie Blanque– y regresar por Somport, después de recorrer algunas de las carreteras más emblemáticas de los valles de Tena y del Aragón, a la rueda de la mítica QH. La jornada se desarrollaba a iniciativa de la Gendarmería Francesa.

De Oloron a Jacetania y Alto Gállego en moto con la Guardia Civil de Tráfico y la Gendarmería Francesa.
Agentes participantes en la jornada, junto a la directora provincial de Tráfico.

Ricardo Amoedo, teniente jefe del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Jaca, recuerda que la colaboración con sus compañeros del otro lado del Pirineo es permanente.

En concreto, en materia de formación, se viene cooperando con el país vecino desde hace años, aunque esta es la primera vez que se impulsa un programa de esta magnitud. Tras recibir a los pilotos civiles participantes en Oloron -casi en su totalidad, franceses- y ofrecerles una serie de nociones teóricas, se ponían en carretera en base al itinerario de la Marcha Ciclista Quebrantahuesos. No se puede pasar por alto que es la Guardia Civil Española la que se ocupa, desde hace tres décadas, de velar por la seguridad y el buen desarrollo de la icónica prueba deportiva.

Formación para evitar problemas con la moto en la carretera

Para Amoedo, ofrecer esta formación es muy importante a la hora de mejorar la seguridad de los motociclistas. Reducir la siniestralidad es el objetivo fundamental de este tipo de jornadas, porque se comenten graves errores que siguen costando vidas en las carreteras. «El primero de ellos, comprarse una motocicleta superior a las propias posibilidades en cuanto a experiencia de pilotaje», explica el jefe de Tráfico de Jaca. Lamentablemente, no es el único.

El segundo error sería pecar de confianza y «no comprobar, antes de salir, la motocicleta: que está bien de frenos, de neumáticos,… llevar en regla el seguro y la ITV en vigor». Y, por último, es igual de importante insistir en la concienciación en cuanto a «guardar la distancia de seguridad, respetar las normas, intentar adecuar la velocidad al estado de la vía, saber leer la carretera y adelantarse a los acontecimientos,…». Cuestiones, todas ellas, que aunque parecen obvias, suelen estar entre las causas de la mayor parte de los accidentes. Y que, en el caso del conductor de una moto, pueden tener consecuencias fatales.

La moto, el Pirineo y el buen tiempo

«El uso de la moto cada vez está más extendido. Y cuando llega el buen tiempo, la zona en la que vivimos -el Pirineo Aragonés-, con carreteras y paisajes que resultan muy atractivos al mundo del motociclismo, es la época en la que más accidentes se pueden producir por no adaptarse a las posibilidades de cada uno, por la falta de experiencia o por no conocer el trazado. Hay que disfrutar de la moto y del paisaje, pero siempre con precaución», añade Amoedo.

Por eso, el perfil de los participantes civiles respondía, en su mayoría, a pilotos menos familiarizados con máquinas de gran cilindrada. Casi todos, franceses (que se encuentran, por otra parte, entre los principales usuarios de las carreteras del Pirineo cuando llega el buen tiempo).

De Oloron a Jacetania y Alto Gállego en moto con la Guardia Civil de Tráfico y la Gendarmería Francesa.
Un momento de la presentación por parte de los agentes españoles.

Reducir la siniestralidad de la moto y mejorar la seguridad vial

En Senegüé se instalaba este domingo un puesto básico conjunto de Guardia Civil de Tráfico y Gendarmería Francesa, hasta el que se ha desplazado la directora provincial de Tráfico, Margarita Padial, y donde se ha mostrado el equipamiento y los medios con que cuentan los cuerpos de seguridad.

Entre ellos, destaca un deportivo de 250 caballos de potencia que la Gendarmería Francesa utiliza para perseguir a infractores «en la carretera; sobre todo, a los que circulan a velocidades muy altas», tal y como explica Frédéric Hardouin, responsable del Escadron Départemental de Sécurité Routière des Pyrénées-Atlantiques en Pau (Francia). Un vehículo que, actualmente, solo tres profesionales están autorizados a conducir en los Pirineos Atlánticos, ya que requiere una formación específica muy exigente y difícil de superar.

De Oloron a Jacetania y Alto Gállego en moto con la Guardia Civil de Tráfico y la Gendarmería Francesa.
De izquierda a derecha, Marian Santiago, Frédéric Hardouin y Ricardo Amoedo.
La directora provincial de Tráfico, Margarita Padial, este domingo en Senegüé.

Educar para prevenir un accidente antes de sancionar

Reducir los accidentes y «mejorar la seguridad vial» es el telón de fondo de acciones como la jornada de cooperación internacional desarrollada este domingo, como recuerda Padial. En definitiva, como señala la directora provincial de Tráfico, «se trata de educar y formar a esos motoristas civiles para que sepan cómo trazar las curvas, circular a velocidades reducidas en carreteras como las nuestras,… Todo forma parte de esa educación vial que favorece que no haya siniestralidad y que los conductores sean más conscientes. Y que haya más sensibilidad por parte de todos». Para Padial, resulta fundamental «educar» para prevenir un accidente «antes de llegar a una sanción». Sobre todo porque se está hablando de vidas humanas.

Medios de la Guardia Civil de Tráfico

También participaba en la jornada, entre otros, la sargento de Jaca Marian Santiago -la primera mujer guardia civil que participó en La Vuelta y la única motorista de todo Aragón-. La agente era la encargada de impartir a los franceses una pequeña charla sobre normativa, medios y consejos para circular por las carreteras españolas.

Tras la jornada de este domingo, la actividad se repetirá, con grupos más reducidos, los próximos días 22 y 29 de mayo en las localidades francesas de Pau, Oloron, Artix y Anglet, con la colaboración, de nuevo, de agentes de la Guardia Civil Española.

Por Rebeca Ruiz (texto y fotos)

ÚLTIMAS NOTICIAS: