Cinco paisajes para inspirarte cerca de Sabiñánigo

FOTO: @pirineosaltogallegoturismo

El municipio de Sabiñánigo está salpicado de paisajes evocadores y cautivadores de belleza incalculable que nos permiten soñar despiertos… en esta entrada queremos invitarte a viajar por nuestro extenso municipio para que te inspires y dejes volar tu imaginación… ¿Preparado?

Los Capitiellos

La Sierra de Os Capitiellos es una de las señas de identidad de nuestra ciudad. Se trata de una formación geológica formada por dos anchas crestas de areniscas que encierran en su interior y, a lo largo de sus 15 kilómetros, campos de labranza. ¡Un paisaje de lo más atípico!

Valle Glaciar del Gállego, Soto y Morrena glaciar, uno de los paisajes más idílicos

El Valle Glaciar del Gállego es uno de los paisajes más idílicos de la zona, desde el comienzo del valle, a la altura de Senegüé, se divisa la brutal erosión que ocasionó el antiguo glaciar y su magnífica morrena frontal. Un amplio y fértil valle donde predomina el bosque de ribera y las grandes cumbres pirenaicas son la guinda del pastel.

Margas

El paisaje de margas está presente en muchos lugares del municipio, especialmente al este de la ciudad de Sabiñánigo, donde se ubica la urbanización que toma su nombre de esta roca sedimentaria. Esta roca blanda de color gris azulado se erosiona fácilmente creando formas que parecen sacadas de un paisaje lunar.

El Valle de Acumuer y la Sierra de la Partacua, paisajes de carácter montañés

El paisaje que ofrece el Valle de Acumuer o Aurín en su puerta natural, Larrés, deja claro su carácter montañés. La Sierra Partacua se muestra imponente con sus altos y definidos relieves a lo lejos pero, a la vez, muy cerca. El Castillo de Larrés (s. XIV- XVI), un elemento esencial en la composición del paisaje, nos recibe y nos hace viajar en el tiempo.

Rayas de Rapún

Un capricho geológico situado a escasos kilómetros del centro de Sabiñánigo. Estas impresionantes crestas de roca se alzan junto a la localidad de Rapún. La iglesia románica de San Félix forma, junto a ellas, una estampa exquisita que se vuelve mágica cuando las boiras bajas arropan el lugar.

Como alguien dijo, “la inmensidad de un paisaje, como la inmensidad de la pasión de los amantes, no se puede describir con palabras”. Por eso esperamos que vengas pronto a descubrir por ti mismo/a estos paisajes inolvidables que quedarán grabados en tu retina. ¡Hasta pronto!

Por Anna Artiza. Técnica responsable de la Oficina de Turismo de Sabiñánigo

ÚLTIMAS NOTICIAS: