Bodegas Bal Minuta: Vino de altura y un proyecto pionero que apuesta por el medio rural

Bodegas Bal minuta: Vino de altura y un proyecto pionero que apuesta por el medio rural.

Pilar Gracia y Ernest Guach son los fundadores de Bodegas Bal Minuta y los impulsores de un vino de altura en el sentido más amplio de la palabra. Desde el corazón del Pirineo, en Barbenuta, apostaron hace más de 12 años por el medio rural, con un proyecto pionero de recuperación de viñedos y producción que hoy ha logrado consolidarse, convirtiéndose en un ejemplo de las posibilidades que ofrece el medio rural frente a la despoblación.

Viñedos a las más 1.200 metros de altitud para producir un vino de altura

«Somos una empresa familiar, que iniciamos nuestra andadura hace 12 años. Nuestro proyecto es un proyecto profesional, ya que somos dos enólogos que hemos venido al
Pirineo a plantar viñedos a más de 1.200 metros de altitud, siendo, en su momento, las viñas más altas y más extremas de nuestro país»
, explican los responsables de Bal Minuta.

Los enólogos tenían claro que, para que su empresa saliera adelante, debían marcar la diferencia. Y, a la vez, su deseo era comenzar su proyecto de vida en el medio rural: «Buscábamos obtener vinos frescos y diferenciales dentro de nuestro sector. Pero, al mismo tiempo, es un proyecto familiar, ya que venir aquí significaba recuperar la casa y los campos de mi familia materna, al mismo tiempo que ver nacer y criar a nuestros hijos en un pueblo que llevaba 50 años sin ser habitado de forma continua», recuerda Pilar Gracia.

El vino de Bal Minuta, en Barcelona o Madrid

Tras unos años, el balance no puede ser más positivo. «Llevamos elaborando y vendiendo nuestros vinos desde 2016 y cada vez estamos más contentos con los resultados y la aceptación de los mismos en el mercado. Nuestras producciones se venden principalmente en nuestro entorno más cercano, aunque también estamos en algún restaurante de Barcelona, Madrid o Gerona, por ejemplo», explican.

No obstante, nunca han perdido de vista el telón de fondo que se oculta tras el proyecto. «Vivir en un pueblo de seis habitantes es muy fácil y permite disfrutar nuestro entorno; pero, al mismo tiempo, reivindica que es posible recuperar zonas que han estado en los últimos años olvidadas».

«Creemos enormemente en el potencial de estos nuestros pueblos, de su agricultura y de su forma de recuperación de una vida más slow y más sostenible»

«Creemos enormemente en el potencial de estos nuestros pueblos, de su agricultura y de su forma de recuperación de una vida más slow y más sostenible. Nuestra forma de pensar, trabajar y amar lo que hacemos y el sitio donde estamos se transmite en nuestros vinos y esperamos que también en las nuevas generaciones que nos siguen», concluyen los responsables de Bodegas Bal Minuta.

El placer de saborear el alma del Pirineo

«Bodegas Bal Minuta es un proyecto que desde hace años mira hacia las estrellas. Ha ido subiendo peldaños año a año desde el nivel del mar hasta viñedos a más de 1.300 metros de altura en Barbenuta (la más alta de la Península Ibérica), municipio de Biescas, bajo la protección de los Pirineos. También en Embún, Valle de Hecho y Rapún, en el Valle de Tena (…)»


Bodegas Bal Minuta

ÚLTIMAS NOTICIAS: