Tocando el cielo con el Club de Escaladores del Pirineo en el Rocódromo de Jaca

La escalada está ganando enteros en Jaca en los últimos años, como lo demuestra el hecho de que cada vez son más los que se apuntan a este deporte que engancha a grandes y pequeños. El Rocódromo de Jaca se revela como el escenario ideal para tocar el cielo con la punta de los dedos -en todos los sentidos- de la mano del Club de Escaladores del Pirineo. Una alternativa ideal para mantenerse en forma en tiempos de pandemia, a través de un deporte donde los límites solo están donde quiera ponerlos quien lo practica.

Patricia Ordóñez es la presidenta del Club de Escaladores del Pirineo, desde que tomara el relevo a Rafael Galán (hoy secretario). Junto con Alfonso Aínsa, encabeza la directiva de este club, en el que todos los socios colaboran en la medida de lo que pueden y se les requiere. Son como una gran familia unida por el amor a la escalada. Se divierten, trabajan y entrenan juntos. La pasión por este deporte, que será incluido por primera vez en los Juegos Olímpicos de Tokio, se les nota en cada palabra, en cada movimiento, en cada mirada. Y su campo de operaciones: el Rocódromo Municipal de Jaca.

Patricia Ordóñez, presidenta del Club de Escaladores del Pirineo. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Patricia Ordóñez, presidenta del Club de Escaladores del Pirineo. (FOTO: Rebeca Ruiz)

el Club de Escaladores del Pirineo y el rocócromo de Jaca

En su Asturias natal, Patricia Ordóñez ya había tenido contacto con la escalada. Pero fue hace casi una década, al llegar a Jaca junto a su marido, policía nacional, cuando se entregó a este deporte. «Nos gusta mucho la montaña y la escalada», explica. Por eso, no fue casual que eligieran este destino, cuando tuvieron la oportunidad, para iniciar en Jaca su proyecto de vida.

Aunque para un escalador lo ideal es combinar las sesiones del rocódromo con las salidas a las montañas, sí que es cierto que, por distintas circunstancias, hay muchos deportistas que solo practican la escalada en las instalaciones municipales. En el Rocódromo Municipal de Jaca se puede entrenar en búlder (una variante de escalada que se caracteriza por su intensidad), vías -que requieren material de protección adicional al realizarse en altura- o travesías, con distintos niveles de dificultad para dar respuesta a todas las necesidades.

Alurte Canfranc

Por eso, el rocódromo es el paraíso para el amante de la escalada. La actividad es apta para todos los públicos: desde el profesional que ha hecho de este deporte su forma de vida hasta el aficionado que comienza con sus primeras paredes. Con el asesoramiento del Club de Escaladores del Pirineo, lo único que hace falta son ganas para despertar el gusanillo de este deporte.

(FOTO: Rebeca Ruiz)
Rocódromo de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Rocódromo de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Rocódromo de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Escaladores desde los cuatro años de edad

«Los cursos que damos empiezan con niños desde cinco años, pero desde los cuatro ya pueden iniciarse en la escalada», explica Patricia Ordóñez, que destaca el hecho de que no hay edad para comenzar a conquistar presas en una pared. Precisamente, desde hace unos días, el Club de Escaladores del Pirineo cuenta con una nueva socia de 71 años. En estos momentos, y a pesar de las dificultades por las limitaciones del COVID, el club cuenta con más de medio centenar de socios, todos federados.

En el caso de los más pequeños, Patricia Ordóñez se muestra satisfecha porque sabe que el relevo está asegurado. De hecho, sus cursos están completos y hay lista de espera para aprender. Son tres monitores los que se ocupan de estas clases: junto a la presidenta, Javi Navarro y Juan de Haro se encargan de descubrir todos los secretos de la escalada a la cantera. Después de recuperar la participación en los Juegos Escolares, el club de Escaladores del Pirineo espera que se puedan retomar cuanto antes las convocatorias tras el paréntesis provocado por la pandemia.

Entrenamientos del Club de Escaladores del Pirineo en el Rocódromo de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Entrenamientos del Club de Escaladores del Pirineo en el Rocódromo de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Una nueva versión del tradicional Encuentro de Escaladores del Pirineo de Jaca

Por otra parte, y debido a que las competiciones oficiales están afectadas por las restricciones frente al COVID, este año no se ha podido celebrar el Encuentro de Escaladores, una cita ya consolidada cada año por estas fechas, y donde se reunían unas 250 personas en cada edición. Por eso, a nivel interno, se acaba de celebrar una competición paralela, con una organización dilatada en el tiempo, pero respetando en todo momento las medidas sanitarias y los aforos permitidos. Y, a pesar de las limitaciones, «ha tenido una gran acogida», explica la presidenta del Club de Escaladores del Pirineo.

Patricia Ordóñez, presidenta del Club de Escaladores del Pirineo de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Patricia Ordóñez, presidenta del Club de Escaladores del Pirineo de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Ahora, Patricia Ordóñez y su equipo trabajan el Open Street Boulder de Jaca, con la esperanza de que la evolución sanitaria permita recuperar esta competición a final del verano o de cara al próximo otoño -el año pasado tuvo que ser suspendida por el COVID-.

El Rocódromo Municipal de Jaca está abierto a todas las personas que estén interesadas en practicar este deporte. Tan solo es necesario ponerse en contacto con el Club de Escaladores del Pirineo, donde se puede recibir información y asesoramiento sobre todo lo necesario para disfrutar de esta disciplina deportiva, cada vez más en auge. Y para comenzar, como explica su presidenta, «no hay que tener nada especial: no tener vértigo ni miedo a las alturas -y aún así, si que se puede hacer bulder o travesías-, que te guste y tener ganas de aprender».

Por Rebeca Ruiz

ÚLTIMAS NOTICIAS: