Rutas en coche para descubrir Sabiñánigo y no dejarte (casi) nada en el tintero (parte I)

Rutas en coche para descubrir Sabiñánigo y no dejarte (casi) nada en el tintero (parte I). Acumuer.
Rutas en coche para descubrir Sabiñánigo y no dejarte (casi) nada en el tintero (parte I). Acumuer.

Con uno de los términos municipales más extensos de España, Sabiñánigo disfruta de una gran diversidad de paisajes, desde las sierras interiores del Pirineo hasta las exteriores, pasando por la depresión media, que se pueden recorrer a través de innumerables rutas. Sus carreteras os llevarán a descubrir paisajes de ensueño por valles muy distintos entre sí, conociendo variedad de ecosistemas  y una rica arquitectura popular y religiosa. Os llevamos a recorrer las principales carreteras para que, en vuestra visita, no os dejéis nada en el tintero.

La ruta por los paisajes del gigante helado

Esta ruta nos lleva por los paisajes del desaparecido glaciar del Gállego. Dejamos Sabiñánigo por la salida este, nos incorporamos a la E-7 y en la rotonda seguimos dirección Lárrede por la carretera que discurre por la margen izquierda del Gállego atravesando bellos pueblos.

Latas. Además del núcleo y su iglesia, no os podéis perder las grandiosas vistas que ofrece sobre la entrada al tramo superior del Gállego, un ancho valle, marcado por la erosión glaciar y con un frondoso soto.

Satué. Aquí encontramos la bonita iglesia medieval de San Andrés y un magnífico lavadero.

Lárrede. Aquí se levanta la iglesia de San Pedro, ejemplar tipo de las Iglesias de Serrablo y el Centro de Interpretación sobre el conjunto. La Torraza se abre como un amplio mirador sobre el valle glaciar.

Seguimos hasta el cruce de Oliván, atravesamos el puente y tomamos la N-260 dirección Sabiñánigo.

Senegüé. Pueblo levantado sobre la morrena frontal originada por el glaciar. Encontrareis paneles informativos sobre el glaciarismo en varios puntos del pueblo.

Rutas en coche para descubrir Sabiñánigo y no dejarte (casi) nada en el tintero (parte I). Senegüé.
Rutas en coche para descubrir Sabiñánigo y no dejarte (casi) nada en el tintero (parte I). Senegüé.

El valle desconocido

El valle del Aurín es uno de los más desconocidos y auténticos del Pirineo Aragonés. Aunque Aurín procede de aurum, oro en latín, nunca se ha encontrado este material. Lo que sí encontraron fue un yacimiento de gas importantísimo para la comarca.

Larrés. Aquí podéis visitar el Museo de Dibujo Julio Gavín-Castillo de Larrés, referencia del dibujo contemporáneo español. Desde Larrés tomar la carretera dirección Acumuer junto al río Aurín.

Isín. Pueblo abandonado en los sesenta, ha sido rehabilitado respetando la arquitectura tradicional y haciéndolo accesible a personas con cualquier tipo de diversidad funcional. Volvemos a la carretera y seguimos dirección Acumuer.

Acumuer. Precioso pueblo pirenaico, situado a los pies de la Sierra Partacua. ¡Date un paseo por sus calles, disfruta de su iglesia románica y de sus espectaculares vistas!

Ruta a los pies de Santa Orosia

La mole de Oturia, donde se levanta el Santuario de Santa Orosia, es una importante referencia geográfica y cultural, especialmente para los pueblos del Valle del río Basa. Recorremos algunos de estos tradicionales pueblos.

Salir de Sabiñánigo y tomar la N-260 dirección Fiscal-Aínsa.

Osán. La arquitectura popular abunda, no os perdáis la Torre Villacampa ni Casa Capablo. El paseo del cementerio ofrece bellas vistas a Santa Orosia. Seguir por la carretera y tomar el primer desvío a la derecha.

Allué. Coqueto pueblo con aspecto medieval y una bella iglesia románica. Su posición elevada ofrece amplias vistas de Oturia y el Pirineo.

Regresar dirección Sabiñánigo, en la primera rotonda tomar la primera salida, en la segunda, seguir dirección Sardas.

Sardas. Un bello crucero y lavadero le dan el “10” a esta bonita localidad. Cruzar el pueblo hacía Isún.

Isún. Parada obligada por la iglesia de Santa María, enmarcada en el conjunto medieval de las Iglesias de Serrablo. Seguir por la carretera.

San Román. Diminuto pueblo al fin de camino, rodeado de un entorno natural encantador.

¡Buen viaje! ¡No os perdáis la segunda parte!

Por Anna Artiza, técnica responable de la Oficina de Turismo de Sabiñánigo (texto y fotos)

ÚLTIMAS NOTICIAS: