Una primavera diferente… Una Semana Santa desde el corazón

Ya estamos en primavera. Una primavera diferente, un Domingo de Ramos diferente, un mar de sensaciones completamente diferentes a las de otros años por estas fechas… A muchos nos duele, a todos debería entristecernos… Nunca creí que iba a sentir algo así; nunca hubiera pensado que podría haber algún otro motivo que no fuese la dichosa lluvia de otros años por el que se pudiera suspender una procesión…
Me equivocaba, ha llegado el virus y le ha dado la vuelta a todo.

SANTO ENTIERRO. Procesión de la Semana Santa de Jaca 2019. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Sentimientos encontrados en una Semana Santa diferente

A la vez que escribo esto, se me llena el cuerpo de sentimientos encontrados; de recuerdos, de anécdotas vividas,… Pero, sobre todo, de ganas de volver a comenzar, con más ilusión que nunca, si cabe, una nueva cuenta atrás para la Semana Santa de 2021. Me pongo a pensar y solo me queda imaginarme como habría sido esta semana…

Domingo de Ramos. Despertar con toda la ilusión del mundo. Asomarme a la ventana para comprobar que vamos a tener el día maravilloso que se merece nuestra cofradía, por todo el trabajo realizado durante el año. A continuación, almorzar con los compañeros de la banda de tambores. Bajar al colegio, desenfundar el tambor y el traje y disponerme a salir en procesión.

Lunes Santo. Procesión del Encuentro. Llegar al local de pasos, reencontrarme con gente que no veía desde el año pasado, y sacar más fuerza que nunca para sacar a Nuestra Señora de la Soledad en procesión. Llegar al punto de salida y esperar a la señal de nuestros hermanos nazarenos para comenzar juntos nuestra estación de penitencia. Llega el momento de reunirse en la Catedral. Comienza a sonar la jota de todos los años. Es ahí, justo en ese instante, cuando a todos nos recorre el cuerpo un sentimiento muy difícil de explicar, capaz de emocionarnos, capaz de darnos fuerza para seguir levantando a la Virgen y conseguir, desde el suelo, llegar a rozar el cielo.

Llega el Martes Santo. Hay que comer rápido. A primera hora de la tarde, llega el momento de descolgar de la pared de la Catedral a nuestro Cristo, el Cristo de Biscós, el Cristo que va a recorrer las calles de nuestra ciudad sobre la peana que ya está preparada. Sólo queda colocar las flores y esperar a escuchar el Himno Nacional. Ha llegado el momento de salir. Ya esperan en la calle las imagénes de La Piedad y el Descendimiento para emprender, juntos, el camino de hoy.

MIÉRCOLES SANTO. Procesión de la Semana Santa de Jaca 2019. (FOTO: Javi del Pueyo)

Miércoles Santo. Hoy toca hacer ruido. Primero, separados; y luego, todos juntos. Pero antes, saldremos para iniciar una nueva estación de penitencia junto a la Cofradía del Huerto, con su característica túnica morada; y contemplaremos la increíble imagen de la Última Cena rodeada de capirotes rojos.
Al terminar, la unión se convierte en fuerza, en estruendo de tambores y bombos. Justo a media noche, en una plaza repleta de gente unida por una tradición y guiada por un sentimiento, a través de cientos de baquetas y mazas que tocan al unísono y hacen vibrar los cuerpos de todos los allí presentes, se rompe la hora.

Jueves Santo. Se va acercando el final. Aún quedan muchas cosas por hacer; entre ellas, ir a visitar la exposición de todos los pasos que forman nuestra Semana Santa. Al caer la noche, donde el día anterior había retumbado el sonido de tambores y bombos, hoy toca contemplar un Vía Crucis lleno de emoción para seguir a las imágenes de la Flagelación durante su recorrido por las 14 estaciones.

Llega el Viernes Santo. Llega el Santo Entierro. Con inquietud, volvemos a vestirnos de cofrades, esta vez para acompañar al Señor en su muerte: Volveremos a recordar todo lo vivido anteriormente, desde la entrada triunfal en Jerusalén hasta contemplar, una vez más, las lágrimas de La Soledad. Ahora toca esperar.

Llega el Domingo de Pascua. Al tercer día, Jesús ha resucitado, y así nos lo hace saber la cofradía del mismo nombre, saliendo en procesión con Cristo Resucitado, acompañado de la Virgen de la Alegría.

Ahora sí, esto se ha acabado, todo lo bueno termina. Pero, aún así, con la misma ilusión de siempre, nos ponemos a trabajar para conseguir que la Semana Santa del próximo año, sea, por lo menos, igual de especial que la que acaba de terminar.

«Esta vez, la Semana Santa se ha tenido que quedar en nuestro interior»

Así hubiera sido, un año más, nuestra Semana Santa. Pero esta vez, la Semana Santa se ha tenido que quedar en nuestro interior. En la intimidad de nuestros hogares.
A todos los cofrades nos ha dolido. Durante este año, tendremos una espinita clavada en nuestros corazones, pero estoy seguro de que todos nos juntaremos de nuevo y conseguiremos salir a las calles, junto a nuestras imágenes en menos de doce meses.

No podemos permitir que caiga en el olvido algo tan nuestro y tan especial para muchos de nosotros. No está todo perdido. El año que viene podremos disfrutar de una de las mejores semanas de Pasión de los últimos tiempos. No debemos dejar que la tristeza por no salir a la calle estos días con nuestras túnicas nos invada. Debemos aguantar. Estoy seguro de que muy pronto podremos alcanzar de nuevo ese momento de mirar al cielo, dejar que la emoción y el sentimiento invadan nuestros corazones y volver a salir en procesión.

Por Javi del Pueyo

algunos momentos de la Semana Santa 2019 en jaca

(FOTOS: Rebeca ruiz/Ana López Artillo/antonio Tena/Javi del Pueyo/Macu García-Casamayor)

(Para ver más imágenes de la Semana Santa de Jaca 2019, visita los albumes de fotos de nuestra página de Facebook, con galerías de imágenes de todas las procesiones)

ÚLTIMAS NOTICIAS: