La Escuela Nueva de Jaca celebra el centenario de su fundación

La Escuela Nueva de Jaca celebra el centenario de su fundación
La Escuela Nueva de Jaca celebra el centenario de su fundación.

El próximo sábado, 18 de junio, se celebrará en Jaca el centenario de la Escuela Nueva, un colegio que la iglesia protestante creó en 1922 y que tuvo gran importancia para la ciudad. En los años 30, llegó a ser la escuela con más estudiantes de Jaca y, a la vez, muchos de los alumnos que pasaron por allí llegaron a ocupar, posteriormente, cargos de responsabilidad en la ciudad. La Escuela Nueva está ubicada en Casa Mamré, sede también de la Iglesia Evangélica Española y albergue de peregrinos.

La Escuela Nueva de Jaca cumple un siglo de historia y, para conmemorar esta efemérides, sus responsables han organizado una jornada para recordar la importancia que tuvo esta iniciativa, pionera y revolucionaria en 1922, en la ciudad. Es un acto abierto, al que está invitado todo el que esté interesado en conocer su tradición y lo que significó para la sociedad jaquesa. Será este sábado, 18 de junio, a las 18.00 horas.

Casa Mamré, la iglesia protestante y la Escuela Nueva

Gloria Pérez, directora de Casa Mamré, es maestra de Infantil y esposa de Mariano Arellano, pastor de la Iglesia Evangélica Española en las ciudades de Jaca y Santander.

«Casa Mamré es una casa de la iglesia que tiene más de cien años. La visión educativa y pedagógica siempre ha sido muy importante para la Misión protestante. Por eso, cada vez que se abría una pequeña iglesia, se abría también una escuela y una casa de acogida», explica su responsable.

La Escuela Nueva de Jaca celebra el centenario de su fundación. Gloria Pérez Viedma, directora de Casa Mamré. (FOTO: Rebeca Ruiz)
La Escuela Nueva de Jaca celebra el centenario de su fundación. Gloria Pérez Viedma, directora de Casa Mamré. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Posteriormente, el concepto fue evolucionando, y Casa Mamré continuó acogiendo campamentos de jóvenes, retiros espirituales o peregrinos, una función que continúa cumpliendo en la actualidad.

Unas veinte personas en la iglesia protestante de Jaca

Gloria Pérez y Mariano Arellano llegaron a Jaca hace casi dos años para ocuparse de Casa Mamré y también para cubrir las necesidades de la iglesia protestante en la zona, que hasta ese momento dependía del pastor de Zaragoza. En la iglesia de Jaca -que abarca también los pueblos del entorno- se congrega en torno a una veintena de personas.

«Los mayores, que habían mantenido la iglesia abierta todos estos años, ya han ido muriendo. Ahora, hay un grupo de mediana edad y otro de jóvenes. En los últimos meses, están llegando familias ucranianas de tradición cristiana a Jaca que vienen a reunirse también con nosotros», explica Pérez Viedma.

El evento del próximo sábado «no es un acto religioso, sino un acto conmemorativo. Por un lado, la intención es que la población de Jaca conozca la historia de la Escuela Nueva a nivel pedagógico. Y al mismo tiempo, es una invitación a que todo el que quiera descubra qué es una Iglesia Protestante y sepa que existe una en su ciudad, porque hay mucho desconocimiento» en un momento en el que, señala la responsable de Casa Mamré, «hay una excelente relación con la Iglesia Católica a través de un movimiento ecuménico de mucho respeto y trabajo conjunto». Salvando la diferencias entre ambas, «no hay que olvidar que es la misma fe; las dos vienen de raíces cristianas, tenemos el mismo dios y creemos en él», matiza.

Los actos del centenario

Para los actos del centenario de la Escuela Nueva está prevista la presencia de representantes de la iglesia de Francia, donde se encuentra el origen de la Iglesia Reformada de Jaca.

Habrá una conferencia para recordar los comienzos de la Escuela Nueva en la ciudad, explicando qué aportó la reforma protestante en el ámbito de la educación. Y se repasarán los nombres de grandes pensadores y pedagogos que practicaban esta religión. También se ofrecerá un vino de honor.

Por Rebeca Ruiz

Los orígenes de la Escuela Nueva en Jaca

El próximo 18 de junio, la Iglesia Evangélica Española, situada en el número 9 de la calle Bellido de Jaca, conmemora el centenario de su labor pedagógica en nuestra ciudad.

La “Escuela Nueva” fue fundada por el profesor y pastor protestante Salvador Ramírez, que llegó a Jaca con su familia en 1919, enviado por la misión francesa del Alto Aragón, coordinada en aquel momento por el pastor Albert Cadier.

Salvador Ramírez se instaló originalmente en la Plaza de San Pedro e inició un proyecto de escuela con capacidad para 40 alumnos, pero al verse desbordado por falta de espacio, la Misión compraría el inmueble de la calle Bellido 7, en junio de 1922.

El colegio ofrecía clases para niños y niñas, desde edades bien tempranas, lo que hoy llamaríamos Educación Infantil. También se impartían clases nocturnas para adultos y clases particulares de idiomas.

Alrededor de los años 30, sería la escuela con más asistencia de Jaca. Muchas de las personas que allí se formaron, ocuparían posteriormente puestos de responsabilidad en la ciudad. Lamentablemente, en 1936 la escuela queda clausurada al estallar la Guerra Civil.

¿Qué caracterizaba a la Escuela Nueva?

La escuela ofrecía una educación igualitaria para niños y niñas, independientemente de su condición social y económica.

Sus propuestas pedagógicas eran innovadoras, basadas en el respeto. El  protestantismo rechazaba rotundamente cualquier método violento o constrictivo y consideraba que el aprendizaje no debía basarse en premios o castigos, sino en el interés de la materia en sí, disfrutando con el estudio.

La educación debía ser integral, una enseñanza activa que promovía la observación de la naturaleza a través de la experiencia.

El papel del profesor no era tan solo ayudar al alumno a asimilar una teoría, sino que debía enseñarle para la vida.

Con Lutero y Calvino en el S.XVI aparece el concepto de escuela pública, gratuita y obligatoria. Una escuela laica, pues la religión debía reservarse para la iglesia o el hogar.

A lo largo de nuestra historia, en España ha habido un gran desconocimiento del protestantismo, quizá debido a un silenciamiento intencionado.

Ese ha sido uno de los motivos que nos a llevado a celebrar el centenario, no tan solo para conmemorar y honrar la memoria de los que nos precedieron, sino también para que la población de Jaca pueda conocer una parte de su propia historia, de la que formaron parte  sus antepasados, que tuvieron acceso a la educación gracias a un grupo de personas, llamadas protestantes, que creyeron con todas sus fuerzas que la educación era un aspecto esencial para el desarrollo y la libertad del ser humano y a la vez la herramienta de transformación social más poderosa.

Gloria Pérez Viedma (directora de Casa Mamré) y Mariano Arellano Fernández (pastor de la Iglesia Evangélica Española en las ciudades de Jaca y Santander

ÚLTIMAS NOTICIAS: