Jaca se convierte en la capital del Día Internacional de la Lengua Materna en Aragón

DSC09086
Las autoridades, junto a los maestros homenajeados. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

El Palacio de Congresos de Jaca se convertía este miércoles en la capital del Día Internacional de la Lengua Materna en Aragón, una jornada instituida por la Conferencia General de la UNESCO en 1999, que busca promover el multilingüismo y la diversidad cultural, y que se celebra en todo el mundo cada 21 de febrero. Jaca se convertía en protagonista de la programación del Gobierno de Aragón para la conmemoración de esta jornada, a través de un acto institucional en el que se ha realizado un reconocimiento para dos maestros que han dedicado 20 años a la enseñanza del aragonés y que siguen en activo: Carmen Castán y Manuel Ramón Campo. En el acto, han participado numerosos escolares procedentes de centros en los que se imparte el aragonés.

José Ignacio López Susín, director general de Política Lingüística del Gobierno de Aragón, presidía el acto, acompañado de la directora provincial de Educación, Olga Alastruey, y de otras autoridades y representantes políticos del ámbito regional, provincial, comarcal y local. Para López Susín, el acto de Jaca servía para “sumarnos a todos los pueblos del mundo que, a través de este día, ponen en valor sus patrimonios lingüísticos”.

El director general de Política Lingüística recordaba que “en este curso hemos llegado ya a 55 centros en los que se imparte aragonés y más de 30 en los que se imparte catalán”. Así, en la Jacetania, se enseña ansotano, cheso y aragonés; mientras que en el Valle de Tena se imparte aragonés y en Panticosa (panticuto), por lo que hay que destacar que en cada comarca se enseña “su variedad dialectal”. Además, a través de la Universidad de Zaragoza, se está trabajando para introducir el aragonés como lengua vehicular en siete colegios.

López Susín: “La salud del aragonés es delicada en la Jacetania”

López Susín reconoce que “la salud del aragonés es delicada” en la Jacetania. Recientemente, se presentaba un estudio sobre este tema y se detectaba “una quiebra de la transmisión generacional, lo que significa que, si no se ponen medios y si no se convence de alguna manera a los hablantes de que se los transmitan a sus hijos, estaremos en un momento complicado para la pervivencia de la lengua”, explicaba López Susín, recordando que “es tarea de todos el entender que es un patrimonio cultural y un tesoro único, es nuestro, y no podemos dejar perderlo”. El aragonés es la única lengua de España que se habla en Aragón (el resto de las lenguas de España se hablan en otros lugares además del originario).

Actualmente, el aragonés se imparte en centros de Infantil y Primaria y se está comenzando a implantar en Secundaria, como en el caso de Sabiñánigo. En el curso 2015-16 había 620 alumnos y a día de hoy se ha duplicado la cifra, sobre todo por el hecho que hay padres de escolares que han solicitado la introducción de esta disciplina en los centros educativos de Aragón.

DSC09082
Carmen Castán y Manuel Campo, homenajeados en el Día de la Lengua Materna. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Carmen Castán: “Lo más gratificante es ver que la lengua no se está perdiendo”

“El mayor reconocimiento ha sido ir viendo cómo las cosas han ido prosperando a lo largo de los años; ver que la lengua no se está perdiendo: eso es lo más gratificante”, concluía Castán, que agradecía “de corazón” el homenaje que se le ofrecía en Jaca.

Carmen Castán recordaba que, cuando comenzó a enseñar el aragonés, hace 20 años, se hizo “de una manera mucho más rudimentaria; comenzamos a media jornada con pocos niños, con muy pocas prestaciones,… El cambio ha sido brutal”. “La gente del Valle de Benasque siempre ha tenido un amor especial a nuestra lengua, al patués; resultaba chocante que se enseñara en la escuela, porque el patués siempre ha sido una lengua de tradición oral, transmitida de padres a hijos”, explicaba Castán, a lo que añadía que el reto, hoy por hoy, pasa porque “entre la escuela en todos los aspectos y que se pudieran enseñar muchas asignaturas en nuestra lengua”.

Manuel Campo: “Los inicios fueron duros… Tuvimos que ir buscando el camino poco a poco”

Por su parte, Manuel Campo Novillas se mostraba emocionado con el reconocimiento: “Son 20 años trabajando por una causa, que es la defensa de la lengua aragonesa, y un reconocimiento a todos esos años trabajados siempre te llena de alegría”.

Campo recordaba que “los inicios fueron duros; al principio, fue un intento político de que el aragonés entrase en la escuela, a través de pequeñas cosas… tuvimos que ir buscando el camino poco a poco”. Hoy, incluso, tiene el orgullo de que una de sus alumnas está trabajando sobre el aragonés y está desarrollando su tesina sobre este tema y asegura que le gusta mucho cuando, a veces, se encuentra con sus alumnos y le saludan en aragonés o intentan hablarle en esta lengua.

Campo imparte aragonés en Infantil y Primaria en el Colegio Monte Oroel de Jaca: unos 50 alumnos siguen sus clases (más del 25% del alumnado del colegio).

En este encuentro se podía ver también el spot creado por la Dirección General de Política Lingüística para conmemorar el Día de la Lengua Materna. Este anuncio ha sido grabado en el Palacio de Congresos de Jaca y han participado alumnos del CEIP San Juan de la Peña de la localidad.

anuncio acomseja

El programa conmemorativo del Día de la Lengua Materna en Aragón comprende unas 120 actividades, un 30% más que el año pasado, distribuidas por toda la comunidad. En concreto, la iniciativa llegará a 62 localidades, que desarrollarán acciones hasta finales de abril. Teatro infantil, conferencias, mesas redondas, talleres, presentación de libros, tertulias, cómics, cuentacuentos, conciertos, concursos de fotografía, sesiones de cine, guías de lectura, jornadas de poesía y documentales web son algunas de las propuestas planteadas este 2018.

La UNESCO destaca la importancia de las lenguas maternas y locales como medios para salvaguardar y compartir las culturas y las sabidurías que encierran. Finalmente, la UNESCO persigue poner de relieve que el uso de las lenguas maternas en un marco plurilingüe es un componente esencial de la educación de calidad, que es la base para empoderar a las mujeres y a los hombres y a sus sociedades y para construir un futuro más justo y sostenible para todos.