Cuando pase el huracán. Ideas para vivir la Tierra de Biescas cuando salgamos del encierro

Lo hemos visto en infinidad de películas; un futuro distópico con calles desiertas, las personas confinadas en refugios, el miedo instalado en nuestras vidas…

Ahora somos los protagonistas inesperados de esta realidad, que entre todos pararemos.

Como reflexión, y como no hay mal que por bien no venga, la naturaleza está disfrutando de una pausa magnífica, que va a contribuir, como ninguna medida gubernamental, a atenuar en algún modo el deterioro a que le estamos sometiendo.

Saldremos de ésta y tardaremos un mes o dos. Así que tenemos tiempo de empezar a pensar en las cosas que queremos hacer cuando acabe todo esto. Y cuando podamos salir a disfrutar de nuestro entorno, la primavera estará en su máximo esplendor y todo bullirá de vida y color. Así que vamos a preparar un buen plan.

¡que corran los niños! Ideas para los más pequeños de la casa

Sin duda los más pequeños de la casa son los que van a sufrir más estos días de encierro. Así que os propongo un buen plan para que corran libres cuando acabe esto. ¡Hacer un picnic al aire libre! Buscaremos una pradera en una zona amplia y cubierta de hierba y flores, y comeremos sentados en el suelo, disfrutando del sol y el aire del que hemos estado privados durante el encierro.

Y os doy un par de ideas: el puerto de Biescas, con su refugio y sus privilegiados vistas a la Sierra de la Partacua; o un poco más cerca, la pradera de Santa Elena.

IDEAS. Pradera de Santa Elena.
IDEAS. Pradera de Santa Elena.

Más ideas: Un chapuzón en aguas cristalinas

Igual es un poco pronto cuando salgamos de esta cuarentena, pero a lo mejor ya hace calor y apetece darse un chapuzón; o al menos, disfrutar del frescor del entorno de las gargantas que tenemos en nuestra comarca.

Un par de opciones para disfrutar de las cristalinas aguas de montaña: Las pozas de Oliván o la cascada de Orós Bajo, en el final del Barranco d’os Lucars.

IDEAS. Cascada al final del Barranco d'os Lucars.
IDEAS. Cascada al final del Barranco d’os Lucars.

Un paseo por cualquiera de nuestros pueblos

Por último, os propongo algo sencillo. Disfrutar de nuestras localidades, de la compañía de familiares y amigos de los que hemos estado separados durante tanto tiempo. Charlar sin prisa y reírnos con las anécdotas, que a buen seguro nos han ocurrido a todos. Hacer la compra en las tiendas de nuestros pueblos y tomar algo en nuestros bares y restaurantes favoritos.

Que los niños vuelvan a jugar juntos en los parques, que vuelvan a gritar de alegría al marcar un gol y se abracen sin miedo. Como lo han hecho siempre.

Estoy seguro de que saldremos fortalecidos de esta experiencia y espero que hayamos aprendido valiosas lecciones.

¡Hasta dentro de dos semanas! Y hoy más que nunca, ¡sed felices!

Por Rafa Martín. Técnico responsable de la Oficina de Turismo de Biescas

ÚLTIMAS NOTICIAS: