Atención al uso inadecuado de los disfraces en Carnaval

Carnaval es sinónimo de disfraces y complementos, pero también de peligro por un uso inadecuado de estos productos. Para evitar riesgos, la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios del Gobierno de Aragón se sumó a la campaña de inspección nacional de disfraces de menores de 1 a 14 años de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición.

En total se comprobaron 45 disfraces, prestando especial atención a los datos que deben incluirse en el etiquetado, y a la identificación de elementos que puedan suponer un riesgo de estrangulamiento, como cordones o lazos.

El resultado de esta campaña refleja que el 92.83% de los casos se cumplen con todos los requisitos. Y en el 95% de los disfraces inspeccionados no existen elementos potenciales de riesgo de estrangulamiento.

Durante 2018 se notificaron en la Red de Alerta a nivel nacional y europeo un total de 67 productos relacionados con Carnaval (disfraces, caretas, máscaras, pelucas, diademas u otros accesorios).

En este mismo periodo, el número de actuaciones relacionadas con este tipo de productos por parte de la Inspección de Consumo del Gobierno de Aragón ascendió a 2.288, de las que localizó únicamente 8 referencias de las señaladas e intervino un total de 456 unidades.

Consejos y recomendaciones

Ros Cihuelo, directora general de Protección de Consumidores y Usuarios, recuerda que es fundamental tener en cuenta el etiquetado, el marcado CE o si el disfraz está concebido para personas mayores o menores de 14 años.

Tanto disfraces como complementos deben mantenerse alejados de cualquier fuego, llama o producto incandescente, para evitar un posible riesgo de inflamabilidad.

Cihuelo recomienda prestar especial atención a los lazos, cuerdas y otros filamentos que adornen la parte superior del disfraz y que puedan causar estrangulamiento. Y a los botones y otros complementos de menor tamaño que puedan ser fácilmente extraídos o arrancados por los más pequeños y ser ingeridos o inhalados.

Consumo recuerda que las lentillas decorativas tienen que ser adquiridas en establecimientos con personal debidamente cualificado y en el caso de utilizar maquillaje se debe descartar posibles alergias.

Otros productos como arcos, flechas o pistolas, no deben tener elementos punzantes, cortantes, ni piezas pequeñas que se puedan desprender.

Ante una posible reclamación, se debe conservar el recibo o justificante de compra. En primer lugar, el comprador debe dirigirse al Servicio de Atención al Cliente de la empresa que estará obligada a dar respuesta en un plazo máximo de un mes. En el caso de no recibir respuesta, se puede elevar la queja ante los Servicios Provinciales de Ciudadanía y Derechos Sociales o ante las Oficinas Municipales y Comarcales de Información al Consumidor.

También está a disposición de los consumidores el correo electrónico consumo.doc@aragon.es o el teléfono 900 12 13 14.

ÚLTIMAS NOTICIAS: