Atades se suma al Archipiélago de Bosques y planta 2.000 encinas en Ascara

Atades se suma al Archipiélago de Bosques y planta 2.000 encinas en Ascara (FOTO: Rebeca Ruiz)
Atades se suma al Archipiélago de Bosques y planta 2.000 encinas en Ascara (FOTO: Rebeca Ruiz)

Los montes de Ascara se convertían este miércoles en el escenario de la plantación de la primera tanda de las 2.000 encinas micorrizadas -que favorecerán la implantación y producción del cultivo de trufa- con las que Cielos de Ascara se sumará al Archipiélago de Bosques promovido por la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes). Un entrañable gesto por el medio ambiente que pone de manifiesto al mismo tiempo los valores y el compromiso social de la organización, cuyos usuarios se han convertido en los grandes protagonistas de la jornada.

2.000 encinas micorrizadas

Cielos de Ascara se suma al Archipiélago de Bosques de la Comunidad por el Clima mediante la plantación de 2.000 encinas micorrizadas. Amplía así su proyecto eco social y renueva su compromiso con la Agenda 2030 y el cumplimiento de sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El Archipiélago de Bosques #PorElClima cuenta ya con 12.155.598 árboles. Ello se traduce en una absorción de CO2 estimada de 364.668 toneladas en 20 años. El reto lanzado por Ecodes es la plantación de tres millones de árboles en España. El objetivo: crear un Archipiélago de Bosques formado por árboles plantados de manera colaborativa y deslocalizada en diferentes lugares del territorio.

Las 2.000 encinas se incorporan a los ejemplares ya plantados hace cuatro años

Este miércoles, los montes de Ascara acogían una entrañable acción en la que se han plantado la mitad de los árboles previstos. El resto, se sembrará la próxima primavera. Los 2.000 ejemplares se sumarán a las primeras encinas truferas que se plantaron hace cuatro años en el marco del proyecto del Centro Especial de Empleo Gardeniers, cuya evolución es ya visible. En una década, aproximadamente, los árboles ya estarán completamente desarrollados.

El objetivo último de la plantación de encinas en Ascara pasa por potenciar la vida vegetal en el extraordinario territorio del Pirineo Aragonés, así como lanzar un mensaje verde y sostenible a la sociedad. Todo ello vinculado, con la raíz de Atades, a la necesaria inclusión de la discapacidad mediante fórmulas que favorezcan la sensibilización, la formación y la consecución de empleo para personas en riesgo de inclusión.

El presidente de EcodesJesús Ángel Rupérez, y el comisionado del Gobierno de Aragón para la Agenda 2030, Fermín Serrano, no han querido perderse la plantación. Y, azada en mano, han plantado sus ejemplares. Tampoco faltaban a la cita el vicepresidente de AtadesAntonio Rodríguez Cosme, y los alcaldes de Ascara –Fran Aísa– y Jaca –Juan Manuel Ramón-.

Junto a usuarios y trabajadores de los centros de Atades y algunos periodistas, han ido sembrando las carrascas en el terreno que Cielos de Ascara había preparado previamente. En una jornada muy agradable, y con más o menos destreza, se han distribuido por la parcela decenas de encinas. Las demás, en esta primera fase, se terminarán de plantar mañana.

Las plantas de encina, minutos antes del reparto entre los asistentes. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Las plantas de encina, minutos antes del reparto entre los asistentes. (FOTO: Rebeca Ruiz)

«Queremos hacer grande nuestro proyecto ecosocial, y queremos también dejar nuestra huella, social y medio ambiental, en positivo, en un momento donde la sociedad trabaja para evitar, entre otros aspectos, la huella de carbono»

«Queremos hacer grande nuestro proyecto ecosocial. Y queremos también dejar nuestra huella, social y medioambiental, en positivo, en un momento donde la sociedad trabaja para evitar la huella de carbono, como estamos viendo en la Cumbre del Clima de Glasgow.

Ese compromiso, que ya pudimos hacerlo patente con la participación expresa de Gardeniers en la Cumbre del Clima de Madrid, se traduce hoy en una plantación de encinas que formará parte de dos maravillosos proyectos: De un lado, Cielos de Ascara: ecológico, social, inclusivo, justo para las personas con diversidad funcional o en riesgo de exclusión. De otro lado, en paralelo, el Archipiélago de Bosques de la Comunidad por el Clima, de la que Gardeniers y Cielos de Ascara forman parte de la mano de la Fundación Ecología y Desarrollo», explicaba Rodríguez Cosme, que abría el turno de intervenciones.

Hay que recordar que Cielos de Ascara se comprometió con la Agenda 2030 y el cumplimiento de sus Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2019.

De izda. a dcha., Aísa, Rupérez, Rodríguez, Serrano y Ramón. (FOTO: Rebeca Ruiz)
De izda. a dcha., Aísa, Rupérez, Rodríguez, Serrano y Ramón. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Por su parte, Serrano ponía en valor la herencia que está en el punto de partida del proyecto Cielos de Ascara. Además, aludía al especial significado de la encina, representada en el escudo de Aragón. «La sostenibilidad tiene tres vertientes: La ambiental, la social y la económica. Y aquí se han aunado todos estos aspectos», añadía.

Del mismo modo, tanto Rupérez como los alcaldes de Jaca y Ascara mostraban su agradecimiento a Atades. Y, más concretamente, a Cielos de Ascara. Y su respaldo a la iniciativa y a la labor social que realiza la organización.

Fermín Serrano, durante su intervención. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Foto de familia de usuarios, trabajadores y autoridades. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Cielos de Ascara, proyecto de alto impacto social

Cielos de Ascara es el proyecto de alto impacto social dedicado a la recuperación del patrimonio natural, agroecológico y humano en el Pirineo aragonés mediante el cultivo y recuperación de variedades locales y la inclusión laboral de personas en riesgo de exclusión. Se trata de un proyecto nacido gracias a la herencia que Atades-Asociación Tutelar Aragonesa de Discapacidad Intelectual recibió en su día en Ascara (comarca de La Jacetania, Pirineo aragonés), integrado en el Centro Especial de Empleo Gardeniers, de Atades.

Durante la evolución de Cielos de Ascara, Gardeniers ha impulsado en ese territorio el cultivo de legumbres autóctonas, cereales, hortalizas, fruta de montaña y trufas, así como la apicultura de trashumancia. Todo ello, encuadrado en ecológico, siguiendo el compromiso explícito de Atades con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Agenda 2030) y la propia vocación como proyecto ecosocial.

Así, además de la recuperación de variedades autóctonas, en Cielos de Ascara se promueve el cultivo de productos de alta calidad, que luego se comercializan bajo las marcas Legado de Ascara y Gardeniers, en fresco y en conservas realizadas en el Obrador de conservas ecológicas que el Centro Especial de Empleo propio opera en Mercazaragoza. Todo ello, y de acuerdo con el compromiso y la vocación inclusiva de Atades, con equipos formados mayoritariamente por personas con discapacidad intelectual o en riesgo de exclusión.

Por Rebeca Ruiz (texto y fotos)

ÚLTIMAS NOTICIAS: