Artieda celebra con avistamiento de aves y otras actividades la Fiesta de las grullas del Pirineo

El pasado sábado 20 de marzo, coincidiendo con la llegada de la primavera, y a un año de que comenzara la pandemia, tenía lugar en Artieda -Viello Aragón- la Fiesta de las grullas del Pirineo, en una segunda edición marcada por la especial situación sanitaria.

Avistamiento de aves. (FOTO: Organización de la II Fiesta de las grullas del Pirineo)
Avistamiento de aves. (FOTO: Organización de la II Fiesta de las grullas del Pirineo)

«En este peculiar momento que vivimos, la Asociación Río Aragón y el Concello de Artieda han extremado las precauciones para volver a celebrar este evento especial en un ambiente familiar para el que no hemos querido hacer difusión para evitar aglomeraciones, pese a que todas las actividades tuvieron lugar al aire libre y en la naturaleza», explican los organizadores.

«Es por esto que la asistencia, aunque escasa, ha servido para poner en valor el patrimonio natural de la rivera del Río Aragón, que además de ser el hogar de muchas otras aves, es el lugar donde las grullas, venidas de otros emblemáticos enclaves aragoneses, como Gallocanta o La Sotonera, gustan de parar a descansar y reponer fuerzas antes de abandonar nuestra tierra y cruzar los Pirineos para retomar su viaje hacia el norte», añaden.

Taller infantil. (FOTO: Organización de la II Fiesta de las grullas del Pirineo)
Taller infantil. (FOTO: Organización de la II Fiesta de las grullas del Pirineo)

Las actividades de la Fiesta de las grullas del Pirineo incluyeron avistamiento, taller de comederos para aves y vermú

Las actividades principales estuvieron dinamizadas por el educador ambiental local, Chavi López Ripalda, que comenzaron con un paseo hasta el río donde tuvo lugar un avistamiento, siguiendo con un taller de comederos para aves dedicado a los más pequeños, y terminando con un soleado vermú en la terraza del albergue municipal, con una presentación de rastros de fauna pirenaica, exposición de fotografía de naturaleza y la degustación de una tapa grullera.

Asimismo,«la fiesta también ha servido para reivindicar una vez más la protección de este patrimonio natural que es la rivera del Río Aragón, amenazado por el recrecimiento del embalse de Yesa, todavía en construcción pese a los constantes problemas y retrasos que acumula”, recuerda la Asociación Río Aragón, que lleva más de 20 años a la vanguardia de su defensa.

ÚLTIMAS NOTICIAS: