Una casa queda calcinada en Guasillo tras un impresionante incendio en el que no ha habido que lamentar daños personales

Una vivienda ha quedado calcinada en Guasillo tras un aparatoso e impresionante incendio que se producía de madrugada. A pesar de la rápida intervención de los Bomberos, cuando llegaban al lugar de los hechos, ya no podían hacer nada más que apagar las llamas, que ya habían provocado que se derrumbara el tejado y colapsara la estructura.

Los hechos se producían sobre las 06.15 horas de este viernes en una vivienda en Guasillo

Los hechos se producían sobre las 06.15 horas de este viernes, cuando el único ocupante de la vivienda descubría que se había iniciado un incendio en la chimenea y que ya había alcanzado los conductos y el tejado. Inmediatamente se daba aviso a los Servicios de Emergencias de Jaca, que llegaban a la casa sólo unos minutos más tarde. Para entonces, las llamas eran impresionantes y ya se habían derrumbado el tejado, informa el jefe de equipo de los Bomberos de Jaca, Javier Moreno.

Madera y pladur

El hecho de que todo el interior de la vivienda fuera de madera y pladur hizo que las llamas se extendieran rápidamente. Además, las ventanas y puertas abiertas también aceleraron la combustión, quedando la casa reducida a escombros en unas pocas horas.

En las tareas de extinción participaban cinco bomberos de Jaca más un conductor de la Comarca de la Jacetania, que han contado con el apoyo de la Guardia Civil y de los vecinos de Guasillo. Una bomba urbana ligera de 5.000 litros, una bomba forestal y un vehículo nodriza de 12.000 litros de la Comarca de la Jacetania han participado en los trabajos, muy dificultosos en estos pueblos cuyas calles son muy estrechas y con una arquitectura que dificulta en gran medida las tareas a los Servicios de Emergencias.

Los daños materiales han sido cuantiosos, aunque no ha habido que lamentar, afortunadamente, daños personales.

Por Rebeca Ruiz