Sallent de Gállego apuesta por mantener la mascarilla y pide flexibilidad con la hostelería

Sallent de Gállego apuesta por mantener la mascarilla y pide flexibilidad con la hostelería. (FOTO: Jesús Gericó)
Sallent de Gállego apuesta por mantener la mascarilla y pide flexibilidad con la hostelería. (FOTO: Jesús Gericó)

El alcalde de Sallent de Gállego, Jesús Gericó, ha planteado al Gobierno de Aragón, a través del Servicio Provincial de Sanidad de Huesca y del Servicio Aragonés de Salud, la posibilidad de que la localidad pueda flexibilizar el horario de hostelería. Actualmente, Aragón se encuentra en nivel de alerta sanitaria 2 modulado, lo que conlleva el cierre del sector a las 23.00 horas. Una medida ante la que el alcalde de Sallent pide que se permita una hora más de actividad. Al mismo tiempo, propone que el uso de la mascarilla sea obligatorio en sus calles hasta final de verano.

Autorizar la ampliación de horarios en la hostelería de Sallent de Gállego

Jesús Gericó, alcalde de Sallent de Gállego, se ha dirigido a las autoridades sanitarias para plantear si desde la Administración local es posible «autorizar un cierre de establecimientos hosteleros diferente al que marca el Ejecutivo Aragonés». «Somos un pueblo castigado especialmente  por la no apertura  de la estación  de esquí», recuerda el edil, haciendo alusión a las graves consecuencias económicas y sociales que, en las comarcas pirenaicas, ya tuvieron las restricciones de movilidad impuestas desde el Gobierno de Aragón y el Gobierno de España para frenar la pandemia.

«Entendemos que cumpliendo todas las medidas sanitarias aconsejadas por parte de los establecimientos, se puede garantizar de alguna forma la conciliación de la sanidad  y la economía», justifica el alcalde de Sallent, que añade que su intención «sería, si fuera el caso, autorizar la apertura de bares y restaurantes hasta las doce de la noche»

Gericó considera que «es más segura, sin duda, la hostelería que las fiestas que se organizan después de que los establecimientos cierren, y que no podemos controlar en los pueblos porque no tenemos medios para ello».

La conveniencia de continuar llevando mascarilla

Del mismo modo, el alcalde de Sallent pide a las autoridades sanitarias que «valoren la conveniencia  o no de quitar la obligación de llevar mascarilla». En estos pueblos -explica Gericó-, «no se puede garantizar  la distancia de seguridad  en nuestras calles. Por lo tanto, rogaríamos que siguiera siendo de uso obligado la mascarilla  hasta el final del verano».

La petición del edil se basa en el hecho de que, a su entender, «resulta mucho más positivo» y eficaz frente a la pandemia contemplar la obligación en el uso de la mascarilla. Gericó cree, y así lo expone, que «no es tan peligroso el hecho de que los hosteleros puedan mantener abiertos sus establecimientos, con todas las medidas de seguridad y los protocolos COVID pertinentes», como la flexibilidad en el uso voluntario de la mascarilla cuando no se puede garantizar la distancia de seguridad. Algo, esto último, que supone un riesgo de contagio importante, sobre todo en unas fechas en la que miles de visitantes procedentes de distintos lugares de España están llegando ya a la montaña para disfrutar de sus días de descanso.

Por Rebeca Ruiz

ÚLTIMAS NOTICIAS: