Por las joyas medievales del Valle de Caldearenas

Al sur de Sabiñánigo se encuentra el Valle de Caldearenas, donde las aguas del río Gállego discurren tranquilas junto al trazado del Canfranero. El valle está compuesto por varios núcleos pertenecientes a los municipios de Caldearenas y Sabiñánigo. Muchos de estos conservan ejemplos de arte medieval de gran interés. Para conocer este bello enclave os proponemos la siguiente ruta:

Comenzamos en Lasieso, donde se alza la iglesia de San Pedro de Lasieso, compuesta por dos iglesias yuxtapuestas. Ambas de nave única y ábside semicircular. La más antigua es del s. X y la segunda del s. XI. No os perdáis el friso de baquetones en su ábside semicircular ni la torre-campanario con ventanas ajimezadas.

Regresamos a Hostal de Ipiés para tomar otra carretera hasta Arto. En lo alto del pueblo se encuentra su parroquial, San Martín, ejemplar construido en el s. XI (reformada en los s. XVI y XVII) del cual destaca su maciza torre. El muro sur conserva elementos de la iglesia primitiva y su ábside semicircular muestra la típica decoración de arquillos ciegos propia de Serrablo.

Seguimos hasta Orna de Gállego. Nos recibe la imponente iglesia dedicada a San Miguel obra del s. XI, único ejemplar bien conservado de influencia jaquesa existente en Serrablo. Esta también luce decoraciones propias de estilo lombardo. Así pues arcuaciones ciegas y ajedrezado jaqués conviven en esta bonita iglesia.

Nuestro próximo destino es Latre, al margen de la carretera encontramos su parroquial, consagrada a San Miguel. El templo, construido en el XII, conserva el ábside de tambor con canetes decorados. Si sois observadores, semi-oculto en la portada, encontraréis un bello crismón trinitario de tipo oscense decorado con flores.

Nuestro último destino es Javierrelatre, donde se levanta la magnífica iglesia de los Santos Reyes (s. XII). Pese a las reformas del XVIII, conserva uno de los ábsides románicos más bonitos de estilo jaqués de la zona. Su decoración en canetes, capiteles y molduras no os dejará indiferente. No olvidéis visitar el museo sacro que alberga en su interior.

Por Anna Artiza. Técnica responsable de la Oficina de Turismo de Sabiñánigo

ÚLTIMAS NOTICIAS: