Pirineos Sur entra en su recta final con el concierto de Kusturica ante 2.000 personas

Pirineos Sur encara ya su recta final, pero arrancaba con un artista marca de la casa, de esos que son un valor seguro en directo y encandilan al público casi desde el comienzo del show. Porque Emir Kusturica &The No Smoking Orchestra regresaron al Anfiteatro de Lanuza con todo el propósito de firmar una noche memorable, sin hacer prisioneros desde el minuto uno. Su única actuación en España este verano será recordada como una de las más trepidantes y más bailables de esta edición del Festival de las Culturas.

Ataviados con sus trajes al estilo militar, los músicos capitaneados por un Kusturica pletórico y muy comunicativo (con intermedios acompañados por la eterna banda sonora de “La pantera rosa”) realizaron un repaso a su último disco, “Corps Diplomatique” (Tarantella”, “Fuck MTV”, “Comandante” y “Cerveza”), pero no dejaron de lado, por supuesto, las bandas sonoras por las que el director serbio llegó a la fama (“Gato Negro, Gato Blanco”. “La vida es un Milagro” o “Underground”).

Un concierto de casi dos horas abre la recta final de Pirineos Sur

Sin tregua y sin apenas descansos, ofrecieron un concierto de casi dos horas en el que no se escatimó de toda la fuerza propia de la música balcánica: guitarras, acordeón, bajo, violín, tuba, tambores… Todo valía para el único objetivo, conquistar a las más de 2.000 almas que colmaban el borde del pantano de Lanuza. Y si se han de coger sus instrumentos y tocar recorriendo todo el graderío para clamor popular, pues se hace. Emir Kusturica no engaña, su música es una celebración de la vida sin olvidar el espíritu combativo, y eso fue lo que se vivió anoche en Pirineos Sur, una noche para bailar, cantar y, sobre todo, brindar. De hecho, finalizaron el show con un bis en el que repitieron su canción “Cerveza”.

El embrujo del rock vudú de la haitiana Moonlight Benjamin atrapa a la audiencia de los Mercados del Mundo

Siguiendo esa línea de conexión con las diversas músicas negras que ha dominado durante toda la semana la programación del escenario Mercados del Mundo de Sallent de Gállego, en la tarde-noche del jueves la haitiana Moonlight Benjamin cautivó a un público siempre receptivo, que se entrega a fondo aunque las propuestas musicales del festival durante estos días resultaban prácticamente desconocidas para la inmensa mayoría de los asistentes.

De Haití, el país más pobre de América y el primero que alcanzó la independencia -en 1804- a través de una rebelión de los esclavos negros, es originaria la cantante MoonlightBenjamin, actualmente residente en Francia. Su música conjuga la herencia créole haitiana y los ecos de trance vudú con el rock y el blues, combinando lo ancestral con las guitarras eléctricas; pero sobre todo se impone ella, Moonlight Benjamin, dotada de una poderosa voz de tonos graves y profundos, además de una magnética presencia escénica.

Circo con acento aragonés

Los aragoneses Alodeya lleva más de cinco años sobre los escenarios y ayer actuaron por segunda en vez en Pirineos Sur ante más de 900 personas. Lo hicieron con el espectáculo Awareen el que combinan acrobacias, malabares y música en directo. Un proyecto que surgió en el marco del programa transfronterizo de Mar a Mar y que este año les llevará a recorrer decenas de festivales y certámenes.

Pirineos Sur es por excelencia el festival de las culturas del mundo, un escaparate en el que tienen cabida los sonidos más exóticos del planeta. Prueba de ello es la diversidad que muestra la programación del último fin de semana, que con tres días monográficos (Balcanes, reggae y folclore español renovado) y el broche final: Mon Laferte.

Viernes 26, noche de reggae

Por otro lado, el viernes 26 el reggae y el buen rollo serán los protagonistas absolutos de la jornada. Lagata Reggae Festival en colaboración con Pirineos Sur ha preparado un noche llena de música jamaicana, en la que actuarán Green Valley, Lee “Scratch” Perry, The Third World y Revolutionary Brothers, que se pondrán a los platos.

Green Valley, que saldrá al escenario flotante de Lanuza a las 00.15 h, es una de las bandas de música reggae y dancehall con más reconocimiento y éxito en estos momentos en nuestro país. Compuesta por músicos vascos y catalanes, sus letras normalmente hablan de la injusticia social y tratan de dar un mensaje positivo con el fin de despertar conciencias. Nacieron en 2004, pero su primer trabajo de estudio no llegó hasta el año 2010, cuando publicaron “En tus manos”, un disco cargado de sonidos jamaicanos. Dos años más tarde llegó “La voz del pueblo” y en 2013 “Mírame a los ojos”. En 2016 publicaron el disco “Ahora”, en el que colaboran con otras grandes referencias del género como Morodo, Fyahbwoy o Rapsusklei.

La noche la abrirá (21 h.) una figura fundamental del género: Lee “Scratch” Perry. Desde sus inicios en la década de 1960 como cantante y productor de trabajos de los Wailers, el estilo innovador de este artista jamaicano lo ha convertido en uno de los tesoros más preciados del reggae. Perry ha trabajado con casi todos, desde TheHeptones a los Skatalites y TheClash. Pero una de sus contribuciones más notables fue la unión de Bob Marley, Peter Tosh y BunnyWailer, lo que dio lugar a la formación de Bob Marley and TheWailers.

Third World (a las 22 h.) es una banda jamaicana de reggae formada en 1973. De esa época sólo quedan Richard Daley y Stephen «Cat» Coore como miembros originales, aunque el cantante William «BunnyRugs» Clarke ha estado en el grupo desde su segundo disco. Comenzaron tocando roots reggae y muy pronto su estilo fue deslizándose hacia un reggae pop más comercial. La versión de TheO’Jays «Nowthatwe’vefoundlove» y «Try JahLove» son sus éxitos más reconocidos.

Revolutionary Brothers es uno de los grupos más importantes de reggae del País Vasco. Los hermanos Unai e Iker Martínez llevan con este proyecto más de 15 años y vendrán a Pirineos Sur con sus platos para realizar una exquisita y festiva sesión de sonidos jamaicanos.

Sábado 27, el folclore español más renovado

Aunque, sin duda, una de las grandes noches de Pirineos 2019 será la del sábado 27 de julio, cuando al escenario de flotante de Lanuza se suban Martirio y Chano Domínguez, y Silvia Pérez Cruz con Toquinho y Javier Colina. Serán dos conciertos muy especiales en los que estos artistas mezclarán sus propios universos.

Tras casi 15 años sin grabar nuevo material, Martirio y el pianista gaditano Chano Domínguez se han juntado para recordar al gran pianista e intérprete cubano Ignacio Villa “Bola de Nieve”. Icono en los países de habla hispana y uno de los músicos más geniales que ha dado la Isla de Cuba. Hace ya 20 años que Martirio y Chano deslumbraron con su reinterpretación de las coplas clásicas con arreglos de jazz, en el imprescindible “Coplas de Madrugá”, abriendo un camino de fusión que luego siguieron otros muchos artistas y que ha dado lugar a un renacer de la copla. Unos años más tarde le dieron una vuelta más de tuerca en “Acoplados”, con arreglos para orquesta sinfónica y Big Band.

Toquinho, Silvia Pérez Cruz y Javier Colina se conocieron en 2018 en un evento llamado “Brasil AbraçaEspanha”. Con tan solo un intercambio de ideas, los tres músicos pusieron en pie un concierto que parecía rodado con asiduidad. Hubo espacio para clásicos de ambos artistas (“Aquarela”, “Si te cantara”) y también de la canción brasileña como “Chega de Saudade”, “Corcovado”, “o “Garota de Ipanema”, entre otras. Tres músicos, tres generaciones, tres referentes indudables, tres pesos pesados de la canción en un sentido amplio, bello, creativo y sugerente como pocos ofrecerán un concierto irrepetible en Lanuza.

Mon Laferte, de Coachella a Pirineos Sur Territorio

Le avalan una voz capaz de pasar en instante de los registros más graves a los más agudos y una férrea voluntad que la llevó a servirse de la música para salir de la pobreza de su barrio en Viña del Mar (Chile) y la dictadura de Pinochet. Y, por supuesto, cinco nominaciones a los Grammy de 2017- incluidas mejor canción del año y mejor álbum- y una reciente actuación en el Festival Coachella que la encumbró a lo más alto del firmamento musical latino.

Mon Laferte es probablemente la artista con más potencia del continente latinoamericano y desplegarásu enorme magnetismo en el escenario de los Mercados del Mundo para poner el broche final a Pirineos Sur el próximo domingo, 28 de julio (22:30 h). Lo hará con su último disco ‘Norma’ tan tremendamente personal que hace referencia a uno de sus nombres propios (MonLaferte se llama Norma Montserrat Bustamante Laferte). Su sexto trabajo se grabó en una sola sesión en CapitolStudios y a lo largo de sus 10 temas narra una parte de la historia de una relación de pareja.

Su trayectoria y su compromiso con la diversidad la han convertido en una referencia para los creadores de América Latina y la han hecho merecedora del Premio Pirineos Sur, que recogerá el lunes 29 de julio en la sede de la Diputación Provincial de Huesca.