La Torraza de Biescas, testigo de nuestra historia

La situación geográfica de Biescas, tan próxima a la frontera con Francia, y cruce de caminos entre el Valle de Tena y el Sobrarbe, ha propiciado que a lo largo de la historia se haya visto envuelta en cada conflicto bélico que tuviera ocasión en nuestro territorio.

Fruto de alguno de estos conflictos, algunos ciudadanos que se distinguían en sus servicios al rey de turno, accedían a la nobleza por méritos militares, siendo nombrados infanzones.

BIESCAS. La Torraza. (FOTO:  http://www.turismobiescas.com/ )
BIESCAS. La Torraza. (FOTO: http://www.turismobiescas.com/ )

Dentro de la nobleza aragonesa, los infanzones constituían lo que podemos llamar el estamento menor. Para hacer ostentación de su posición económica y social, solían hacerse construir grandes viviendas, muchas de ellas con un cierto aire de fortaleza militar, como la que nos ocupa hoy.

La casa de los Acín

Situada en una pequeña plaza del barrio de San Pedro, nos encontramos lo que queda de la casa de los Acín, un magnífico ejemplar de vivienda fortificada del siglo XVI. Construida en 1580 por un vecino de Biescas, el infanzón Juan de Acín, sólo queda el cuerpo principal de una edificación rectangular de cuatro plantas con tejado a dos aguas.

En la sobria fachada, partida en dos por una imposta que la atraviesa en dos a la altura del dintel de la ventana del primer piso, destacan la portada con arco de medio punto, (en la actualidad mutilada), el tímpano triangular de la ventana antes citada, y en la planta noble una hermosa ventana geminada de corte francés, decorada con sogueados.

BIESCAS. La Torraza. (FOTO:  http://www.turismobiescas.com/ )
BIESCAS. La Torraza. (FOTO: http://www.turismobiescas.com/ )

En el último piso podemos distinguir varios vanos y aspilleras. En cada piso hay una sala rectangular no muy grande. Las plantas superiores se cubren con bóvedas formadas por segmentos circulares.

Una gran chimenea de estilo francés y asientos festejadores

En la sala de la primera planta nos encontramos una gran chimenea de estilo francés y en el lado oeste se abren ventanas con asientos festejadores.

Las aspilleras de la última planta y las angostas escaleras nos recuerdan que estas construcciones también tenían funciones defensivas.

Durante la Guerra Civil, hubo en este edificio unas dependencias militares y también se usó como cárcel.

El Museo de la Torraza, una mirada al pasado

En la actualidad este edificio alberga el Museo de La Torraza, que a través de maquetas, carteles y demás materiales, nos lleva al siglo XVI y nos ayuda a conocer el contexto geográfico e histórico de tan interesante periodo histórico en nuestro territorio.

Por Rafael Martín. Técnico responsable de la Oficina de Turismo de Biescas

ÚLTIMAS NOTICIAS: