La ocupación hotelera para Semana Santa roza el 85% en Jaca, algo menor en el Valle del Aragón

La ocupación hotelera para Semana Santa roza el 85% en Jaca, algo menor en el Valle del Aragón. En la imagen, de archivo, Candanchú. (FOTO: Rebeca Ruiz)
La ocupación hotelera para Semana Santa roza el 85% en Jaca, algo menor en el Valle del Aragón. En la imagen, de archivo, Candanchú. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Las previsiones que maneja la Asociación Turística del Valle del Aragón, tras las consultas realizadas a los establecimientos del sector alojamientos de su ámbito de actuación, indican que los registros de ocupación marcan una clara tendencia hacia la senda de la recuperación de las tasas de afluencia y pernoctaciones del año 2019. E, incluso, en algunos casos se mejoran.

Buenos datos de ocupación para Semana Santa en todo el Valle del Aragón

«A escasos días de inicio de la Semana Santa 2022, son muchas ya  las reservas en los establecimientos  de todo el Valle del Aragón», asegura la ATVA. «A pie de pistas es destacable el importante nivel de ocupación registrado durante esta temporada, avanzado el mes de abril y con esta Semana Santa algo tardía, la ocupación oscila entre un 50% y un 60%. Hay ganas de esquiar y  gracias a las últimas nevadas y a las bajas temperaturas,  el dominio 100K ofrece a los amantes del deporte blanco un total de casi 40 km esquiables», explica su gerente, Ángel Bandrés.

A nivel territorial, los datos de ocupación media que maneja la ATVA, a día de hoy, arrojan unas cifras que oscilan entre el 50 y el 60% a pie de pistas y entre el 55 y el 73% en el Valle del Aragón. En Jaca, el porcentaje sube hasta el 85% de media.

A nivel sectorial, los hoteles de cuatro estrellas están al 85% de ocupación; los de tres, entre el 70 y el 85%, según la zona. Los de dos, al 65%. Los albergues y refugios alcanzan el 60% de ocupación y el turismo rural, el 70%.

Esfuerzo de los empresarios ante la coyuntura económica

«Los empresarios del sector han sido muy rigurosos en la aplicación de las normas de seguridad e igualmente han llevado a cabo la  actualización de sus establecimientos de cara a plantar cara al COVID, realizando inversiones importantes para el cumplimiento exhaustivo de las normas y seguridad de los clientes, pues todavía hay que tener cautela y utilizar la mascarilla en interiores. Muchos de ellos han contenido precios, incluso con el elevado coste actual de la energía y de otros gastos fijos», recuerda Bandrés.

Unos datos de ocupación que hacen pensar en la recuperación del sector

Desde la Asociación Turística Valle del Aragón se valora «positivamente la progresiva  recuperación del sector».

«El incremento de la demanda de turismo nacional hacia destinos de interior y, por tanto, de montaña, supone una ventaja (los españoles en esta fecha, todavía no quieren viajar al extranjero, debido  a las restricciones en algunos países; puede que lo hagan a partir de verano). Y no olvidemos que la segunda residencia  en el Valle del Aragón, que también contribuirá a que tengamos una Semana Santa bien entretenida y que ayudará a incrementar el gasto en el comercio y restauración. Es, a partir de este momento, cuando se espera que  se produzca la verdadera recuperación del sector», recuerda el gerente de la ATVA.

Datos datos coyunturales de las perspectivas de recuperación del turismo en Aragón y en el Pirineo

La demanda doméstica y los viajes de proximidad de superarse los temores y restricciones por ómicron, seguirán impulsando la gradual reactivación del sector, con buenas expectativas de desempeño a partir de la Semana Santa en abril. Se estima mantener ese dinamismo en los meses de verano, aunque con menor intensidad que la registrada en 2021, por la vuelta paulatina de viajes de los españoles al extranjero y la menor redistribución de gasto hacia destinos españoles que ello conlleva.

Para 2022 los empresarios anticipan un año de tránsito hacia una buena recuperación de la facturación del sector turístico español que se anticipa será desigual e incompleta, con un inicio complicado aunque se atisba poder retomar la senda de la recuperación a partir de Semana Santa.

En un contexto todavía de incertidumbres por el impacto final sobre los márgenes empresariales de la crisis energética y de suministros, aunque esperanzados en cuánto a la evolución positiva esperada de la situación pandémica, los empresarios turísticos estiman que el volumen de ventas en 2022 estará todavía un -18,3 % por debajo de los niveles de 2019, lo que supondría recuperar 28,6 puntos de la caída del -46,9% registrada en 2021.

Las expectativas empresariales que recoge la Encuesta de Confianza de Exceltur a más de 2.000 unidades de negocio turístico de toda España, cerrada el 4 de enero de 2022, revelan un tono de cautela por la incertidumbre de la evolución de los condicionantes expuestos y en promedio anticipan una recuperación todavía parcial y desigual de los niveles de resultados empresariales prepandemia, aunque dentro de un año 2022 mucho mejor que 2021. Los empresarios del conjunto de la cadena de valor turística descuentan que el año 2022 cerrará con caídas del -18,3% en sus ventas respecto a 2019. El 36,2% prevé la recuperación plena pre – pandemia en 2022, el 63,8% estima que se producirá a partir de 2023.

ÚLTIMAS NOTICIAS: