La impresionante crecida del Esca pone en alerta a Sigüés y Salvatierra

En las últimas horas se ha registrado una impresionante crecida del río Esca, que ha puesto en alerta a las localidades de Sigüés y Salvatierra. Ambos pueblos han activado sus servicios de emergencia ante la posibilidad de que el caudal siga aumentando, ya que continúa lloviendo intensamente en la zona.

ESCA. Imagen del río, ya desbordado, a su paso por Sigüés.
ESCA. Imagen del río, ya desbordado, a su paso por Sigüés.

La crecida del Esca obliga a cortar carreteras

En estos momentos, la crecida del río ya ha dejado alguna carretera cortada -es imposible acceder al Valle del Roncal ni por Sigüés ni por la parte navarra, más afectada, río arriba, porque las carreteras están anegadas-. De hecho, la A-137 está cortada al tráfico desde las 7.30 horas y no se prevé, de momento, su apertura, tal y como confirmaba el alcalde de Sigués, Eduardo Abadía. «Esta mañana nos avisó el 112 de que llegaba una avenida extraordinaria», explica el primer edil, muy pendiente de la meteorología y de lo que pueda pasar en las próximas horas.

Ahora mismo continúa lloviendo. Durante toda la mañana se han registrado precipitaciones, de forma más o menos intensa, pero sin parar, en la zona. Sigüés está a punto de quedarse aislado por los accesos habituales (habría que utilizar otros accesos, como algún camino por la parte navarra, explican los vecinos). A estas horas, el río sigue creciendo, y la intranquilidad y la preocupación es obvia entre la población, aunque no temen que llegue al casco urbano porque está a mucha altitud, apartado del cauce. Sin embargo, la imponente fuerza y bravura del río, y sobre todo, el estruendo que provoca la cantidad de agua que lleva, deja escenas impresionantes y su ruido es imponente y estremecedor.

 ESCA. Uno de los puentes, donde se aprecia la altura que lleva el caudal.
ESCA. Uno de los puentes, donde se aprecia la altura que lleva el caudal.

Según explican los afectados, se trata de una riada poco habitual, porque en la zona sí que están acostumbrados a riadas o crecidas en el tiempo de deshielo, en primavera, pero no en esta época del año. De momento, se han visto afectadas tierras e invernaderos, y el agua, en el llano que hay al lado del pueblo, ha alcanzado las tierras, superando el metro de altura en algunos puntos. También se han visto afectadas las obras de un muro de contención que forma parte del proyecto de recrecimiento de la presa de Yesa, así como la maquinaria que se está utilizando en los trabajos.

 ESCA. Imagen del río, ya desbordado, y de los terrenos anegados.
ESCA. Imagen del río, ya desbordado, y de los terrenos anegados.

La nieve caída en el valle durante la jornada de ayer y las lluvias posteriores durante toda la noche han sido las causantes de esta avenida, explica el alcalde, que confía en que el nivel del río baje en las próximas horas y no haya que lamentar más daños materiales ni de ninguna otra índole. Hacía mucho tiempo que los vecinos de Sigüés y Salvatierra no veían el Esca tan alto (a punto de tapar los puentes). «Hace un año hubo otra avenida, pero ésta es mucho mayor», señala Abadía, que confirma que es prácticamente imposible que el agua pueda llegar a las casas, «aunque sí hay daños materiales y en las tierras». Habrá que esperar a que baje el caudal para conocer el alcance de esta riada que, de momento, mantiene en alerta a los vecinos de Sigüés y Salvatierra.

Por Rebeca Ruiz

ÚLTIMAS NOTICIAS: