La Guardia Civil rescata a dos esquiadores de travesía en Panticosa y Plan tras una caída y un alud

Guardia Civil
La Guardia Civil realizó ayer dos rescates en Panticosa y Plan. (FOTO: Guardia Civil)

La Guardia Civil realizaba rescataba este sábado a dos esquiadores de travesía tras sufrir sendas caídas en las zonas de Panticosa y Plan, respectivamente, en el segundo caso, como consecuencia de un alud.

Sobre las 13.30 horas de este sábado se recibía un aviso en la central 062 de la Guardia Civil de Huesca, informando que en el barranco Tablato, en termino municipal de Panticosa, un esquiador de travesía que descendía de los Ibones de Brazatos hacia el Balneario de Panticosa había sufrido una caída a mismo nivel y se había lesionado un tobillo, no pudiendo continuar la marcha, explica la Guardia Civil en un comunicado.

Se dirigen al lugar personal del EREIM de Panticosa, Unidad Aérea de Huesca y médico de 061, en la zona había fuertes rachas de viento que imposibilitó que se pudiera dejar a los especialistas donde se encontraba el accidentado, dejándolos lo más próximos posible y remontando a pie por la nieve con la camilla los especialistas hasta el lugar, introduciéndolo en la camilla y con ayuda de un grupo de esquiadores que se encontraban por el lugar comienzan el descenso por una fuerte pendiente nevada cargando la camilla, hasta el Balneario de Panticosa, ya que no era seguro hacer la evacuación con el helicóptero y se encontraban unos 400 metros de desnivel del balneario. El accidentado en este caso era un varón vecino de Huesca de 31 años, que fue trasladado por unos familiares en vehículo particular hasta un centro médico.

anuncio patricia

El segundo aviso se recibió en torno a las 15.15 horas, mediante llamada a la central 062 de la Guardia Civil de Huesca informando que un esquiador de travesía había sido arrastrado por un alud de nieve, por una ladera durante unos 100 metros, sin haber sido enterrado, pero sufriendo varias lesiones, en la zona de Plan, en las Agujas de Lavasar.
Se desplazan al lugar helicóptero de la Guardia Civil de Huesca, junto con médico de 061 y personal del GREIM de Boltaña, y una vez se localiza el lugar donde se encuentra el accidentado y sus acompañantes, una ladera con gran pendiente, los pilotos tienen que realizar una difícil maniobra para conseguir dejar a los especialistas que, con ayuda de los acompañantes, consiguen introducir rápidamente al accidentado en la aeronave, ya que era necesario actuar con celeridad para evacuar del lugar al herido, debido a que el viento reinante podía impedir su evacuación por medios aéreos, lo que retrasaría el rescate, siendo trasladado hasta el hospital San Jorge de Huesca.

En este caso, el rescatado era un vecino de Zaragoza de 48 años, que sufría una lesión de tobillo, así como una herida en la ceja y un fuerte golpe en las costillas, explica la Guardia Civil.