La Ciudadela de Jaca regresa a los orígenes del Pirineo y muestra sorprendentes fósiles de 800 especies

De izquierda a derecha, Diego Fernández, Ricardo García, Guillermo Gómez y el coronel Francisco Rubio.

La Ciudadela de Jaca vuelve la vista atrás y regresa a los orígenes del Pirineo con una exposición que reúne sorprendentes fósiles de cientos de especies que, un día, hace millones de años, habitaron esta zona. Hasta el 20 de enero se puede visitar esta exposición. Su entrada se incluye en la habitual de los museos del Castillo de San Pedro y a ella están invitados los centros educativos de la Jacetania y el Alto Gállego.

Especies: toda la historia del Pirineo a través de sus fósiles, ubicada en el Salón Panadería, era presentada este jueves por el director del Castillo de San Pedro, el coronel Francisco Rubio; el gestor cultural de la Ciudadela, Diego Fernández; Ricardo García, científico titular del Instituto Pirenaico de Ecología, y Guillermo Gómez, coleccionista y experto en fósiles y propietario de gran parte de las piezas que se exponen en la muestra.

El coronel Rubio agradecía su colaboración a Guillermo Gómez, al Instituto Pirenaico de Ecología y al Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza, y recordaba que la muestra es “algo más” que una exposición de fósiles, ya que “presenta la historia geológica de lo que hoy es el Pirineo”.

Fósiles sorprendentes de cientos de especies

La exposición recoge fósiles sorprendentes, como la vértebra de una ballena (encontrada en la cuenca de Jaca), piezas de un oso de las cavernas o una cabeza de bucardo. También muestra la que puede ser la mayor colección de corales del Terciario de España. O especies coralinas  de caracoles descubiertas e identificadas en la Cuenca de Jaca. Además, hay vegetales, cangrejos y mamíferos. Tortugas, peces, erizos e, incluso, piezas de un rinoceronte se exponen en la Ciudadela.

CIUDADELA EXPO FÓSILES (2)
(FOTO: Rebeca Ruiz)

Tal y como explica Gómez, se pueden contemplar sólo los fósiles y ver su procedencia o utilizar la muestra para acercarse a la composición geológica del Pirineo, que actualmente “es un misterio y no se puede llegar a conocer totalmente”. Se trata de “entender” el Pirineo a partir de elementos básicos y “ver cómo algunos materiales que lo forman han llegado desde el Círculo Polar Antártico hasta el Paralelo 42”.

Cambios en el clima reflejados en los fósiles

Además, la exposición pretende explicar “cómo ha ido cambiando el clima desde las épocas arcaicas en las que no había oxígeno; cómo, durante el carbonífero, se produce una glaciación”: episodios destacados que se ilustran mediante paneles para que se puedan entender mejor las piezas que se muestran en las vitrinas. Por ejemplo, la exposición ayuda a entender la existencia de determinadas especies en la zona debido a hechos como que el mar estaba 135 metros más elevado que en la actualidad. O como consecuencia de que hace miles de años el clima  era tropical, con un media de 12 grados más que en la actualidad.

La prospección paleontológica es muy escasa en el lado español de los Pirineos

Por su parte, Ricardo García ponía el acento en dos mensajes: en primer lugar, destacaba que en la parte española de los Pirineos “la prospección paleontológica es muy escasa”. El experto asegura que “tenemos un potencial enorme” y desconocido. “Nos queda muchísimo por estudiar”, matizaba García, a lo que añade que “el problema es la falta de medios y recursos materiales y humanos”. Una labor que se suple, en gran medida, por aficionados que ponen sus conocimientos al servicio de la investigación.

Por otra parte, el científico del IPE recordaba que la legislación marca que cualquiera que se encuentre un fósil debe ponerlo al servicio de la ciencia:  “Un fósil descontextualizado, en casa, no hace nada. Sin estar reconocido científicamente no tiene ningún valor”. En cambio, ese mismo fósil, depositado en una institución o en manos de un experto, puede ser muy valioso.

La muestra es la puesta al día de especies paleontológicas recogidas a lo ancho de la transversal del Pirineo, donde afloran los estratos de las eras geológicas Primaria, Secundaria y Terciaria. El Pelozoico, el Mesozoico, el Cenozoico y las actuales investigaciones sobre el Cuaternario y la evolución de la fauna y la flora, al compás de las glaciaciones y deglaciaciones, están representados en esta exposición, que recoge desde los más remotos orígenes de la cordillera hasta la actualidad, explican sus organizadores.

Por Rebeca Ruiz

CIUDADELA EXPO FÓSILES (1)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
CIUDADELA EXPO FÓSILES (6)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
CIUDADELA EXPO FÓSILES (3)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
CIUDADELA EXPO FÓSILES (8)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
CIUDADELA EXPO FÓSILES (7)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
CIUDADELA EXPO FÓSILES (9)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
CIUDADELA EXPO FÓSILES (10)
(FOTO: Rebeca Ruiz)