El Balneario de Panticosa, un destino único en un lugar privilegiado

No cabe duda de que el Balneario de Panticosa es un enclave único en el Pirineo por su historia, su naturaleza y su situación en un lugar privilegiado. Ahora que vuelve a abrir sus puertas, llega el momento de descubrir o redescubrir todo lo que ofrecen sus instalaciones. Éstas son solo algunas razones por las que siempre merece la pena visitar el Balneario de Panticosa.

El Balneario de Panticosa, un destino único en un lugar privilegiado
El Balneario de Panticosa, un destino único en un lugar privilegiado.

¿Por qué el Balneario de Panticosa?

Porque está ubicado en un enclave privilegiado. Se sitúa a 1.636 metros de altitud, en el interior de la cubeta glacial del río Caldarés, cuyas paredes graníticas están formadas por picos de más de 3.000 metros de altura que hacen de él un lugar único.

Por su infraestructura. El Balneario de Panticosa dispone de dos hoteles de 4 estrellas, el Gran Hotel y el Hotel Continental, un Palacio Termal, las Termas de Tiberio, con más de 8500 metros cuadrados dedicados al poder del agua, el Balneario El Quiñón, el Centro Sanitario Termo Medicinal y el Espacio Termal Gran Hotel.

Y por su oferta gastronómica, la cual tiene especial relevancia en todo el Balneario, ofertándose en sus distintos restaurantes y cafeterías, donde se combinan las mejores materias primas para dar lugar tanto a las mejores recetas tradicionales como a los platos más sofisticados.

Gran Hotel (cuatro estrellas)

Dispone de 42 habitaciones (14 estándar, 26 superiores y 2 junior suites) totalmente equipadas, con teléfono, TV de plasma vía satélite, calefacción, minibar, caja fuerte digital, secador de pelo y conexión a internet gratuita.

Entre las instalaciones del Gran Hotel, todo un emblema del Balneario de Panticosa, se encuentran salas de reuniones, un bar cafetería, un salón con chimenea, la sala de billar, la sala de TV, el Restaurante del Lago y el Espacio Termal Gran Hotel.

Hotel Continental (cuatro estrellas)

El Hotel Continental dispone de 250 habitaciones distribuidas en dos edificios que están comunicados por una pasarela acristalada.

Las habitaciones, totalmente equipadas, cuentan con teléfono, TV de plasma vía satélite, caja fuerte, secador de pelo y conexión gratuita a internet.

Instalaciones: Restaurante Brasserie, Restaurante Buffet, Bar Lobby con chimenea, miniclub, sala de televisión con proyector, salas de reuniones y el Balneario Termo Medicial El Quiñón.

Las Termas de Tiberio

El edificio de las Termas de Tiberio, diseñado para integrarse con la naturaleza que lo rodea, es un espacio en el que la luz y el agua se funden, creando una atmósfera relajante y reparadora. Además, se puede disfrutar de su excepcional piscina exterior. Y desde allí, observar las montañas de día y las estrellas por la noche, sumergido en agua termal.

En la planta de piscinas, el agua adquiere todo el protagonismo, con instalaciones como la piscina exterior, el igloo, la piscina de hidromasaje, la piscina aromática, la piscina oval con cromoterapia, la sauna finlandesa, el baño turco y el hammam o baño árabe. Además, los clientes de las termas tienen acceso a un completo gimnasio con vistas a las montañas.

Balneario del Quiñón

El histórico Balneario del Quiñón vuelve a estar totalmente dedicado a la recuperación de pacientes y sus dolencias médicas. Entre sus instalaciones destacan el pasillo de marcha para la estimulación podal y fortalecimiento de las articulaciones del tobillo; la sala de peloterapia, donde se tratarn, mediante peloides (barros termales), diferentes afecciones reumatológicas y vasculares o la sala de ducha masaje Vichy.

Además, cuenta con sala para tratamientos de quiropraxia y quiromasajes, zona de tratamientos atmiátricos (respiratorios), vaporarium, zona de chorro aéreo termal descontracturante, piscina termal -como una nueva zona natural de albercas de agua durmiente, que incluye chorros subacuáticos de hidromasaje o piscina exterior con chorros a diferentes alturas, dos cuellos de cisne y un géiser.

Todas estas razones hacen del Balneario de Panticosa es un lugar único y especial. Y un destino de visita obligada en el Alto Gállego. ¿A qué esperas para conocerlo?