Ruta arquitectónica por los secretos mejor guardados de la Tierra de Biescas

Biescas posee un amplio legado cultural materializado en las tradiciones, la historia y ese museo de la arquitectura que recorre sus calles y  que con un gran esfuerzo se ha conservado hasta nuestros días.

Muchos de nosotros pasamos por delante de sin darnos cuenta. Día tras día, casas, yerberos, portaladas, ventanas, escudos de armas, balcones, chimeneas, tejados y muros pasan desapercibidos ante nuestros ojos cuando recorremos las calles de la localidad.

Todos los puntos que aparecen en la ruta arquitectónica que hoy presentamos son de gran valor artístico y patrimonial. Y lo que es más importante: forman parte de la historia y de la cultura de nuestro territorio.

Ruta arquitectónica por Biescas

En la historia y el desarrollo de Biescas y el Alto Gállego, destacamos algunos elementos de dos etapas constructivas, con estilos bien diferenciadas, asociados a dos épocas de auge y desarrollo distintas: Una durante el siglo XVI y principios del XVII; y otra, la que se desarrolló entre los siglos XVIII y XIX.

De la primera etapa destacamos dos de las casas fuertes de Biescas. La primera, Casa Pepe Estaún, es una hermosa vivienda palaciega con una preciosa fachada cuyos ventanales, uno de estilo gótico y otro clasicista, son una auténtica joya y únicos en todo el Valle de Tena.

Casa Pepe Estaún.

El otro edificio, datado en 1583 es la Torraza de los Acín, mejor conservada que la anterior, con una impresionante fachada. En el interior, conserva los techos abovedados en todas las plantas, una escalera de caracol, suelos de cantos rodados formando mosaicos, ventanas festejadoras y dos chimeneas de estilo francés. Se trata del edificio más emblemático de Biescas y actualmente alberga un museo etnológico.

Portadas de estilo francés muy bien conservadas

De la segunda etapa constructiva, destacamos algunas portadas de estilo francés que se conservan en la villa. A pesar de ser bastante comunes en el Valle de Tena, su fantástico estado de conservación nos trasladará por un instante a aquella época de Biescas en el siglo XIX. Estas portadas se pedían por encargo a Francia.

Casa Sebastián.

Eran traídas a piezas y se montaban en el destino añadiendo algunos toques, como el nombre o el escudo de las familias. Buenos ejemplos de estas construcciones son Casa Lalaguna (1880), en el barrio de San Pedro; o Casa Sebastián (1857), en el Barrio bajo.

Portada Casa Lalaguna.

Panel informativo con la ruta arquitectónica por Biescas

Y esto es sólo una pequeña parte del conjunto histórico de la villa. Junto a la Oficina de Turismo se encuentra el panel informativo que guiará vuestros pasos por las construcciones más antiguas y destacadas de la localidad Pelaire.

Queda pendiente para un futuro artículo hablaros sobre la ruta arquitectónica de los pueblos que componen el municipio. Por ahora, os animamos a recorrer las calles de Biescas y a descubrir este museo vivo en constante evolución.

Por Marta Luis Blasco, Técnica responsable de la Oficina de Turismo de Biescas

ÚLTIMAS NOTICIAS: