Miguel Gracia apuesta por la protección de los espacios naturales, «pero también de sus vecinos»

El presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, se desplazaba hoy hasta la Jacetania, donde ha visitado la zona para conocer de primera mano algunas de las actuaciones realizadas gracias a la financiación de la institución provincial.

En concreto, ha paseado por las calles de Arbués y Bailo, acompañado por su alcalde, Joaquín Giménez; la presidenta de la Comarca de la Jacetania, Montse Castán; el presidente de Adelpa, Pablo Castán, y el presidente de Adecuara, Luis Gutiérrez, entre otros.

Un momento de la visita a Arbués. (FOTO: Rebeca Ruiz)

En la visita de hoy han participado también el alcalde pedáneo de Arbués, Pedro Vinacua, miembros de la corporación municipal de Bailo y vecinos de ambas localidades. Además de conocer Arbués, también se ha visitado el Centro de Interpretación del Parque Cultural de San Juan de la Peña en Bailo, donde se sumaban la diputada provincial Elisa Sancho y la diputada en Cortes Olvido Moratinos.

En Arbués, Gracia apostaba por las normativas y medidas de protección ambiental que se están impulsando desde el Gobierno de Aragón, pero rompía una lanza en favor de la lucha contra la despoblación y pedía que se tenga en cuenta a los ayuntamientos y a los vecinos de estos enclaves que son, ha dicho, «quienes mejor conocen las necesidades para garantizar el presente y futuro de un medio rural que necesita estar habitado”.
En este sentido, ha respaldado la demanda de estos municipios, que instan a las administraciones competentes a “mirar y escuchar a sus gentes y no solo a los elementos protegidos”. Bailo y Arbués pertenecen al Paisaje Protegido de San Juan de la Peña. «Muchas veces protegemos espacios, protegemos fauna, protegemos especies,… Y, en cambio, nos descuidamos en la protección del hombre, que siempre ha mantenido estos territorios». Desde este punto de vista, a la Diputación Provincial le corresponde «apoyar a estos municipios».

Pueblos afectados por la despoblación

Joaquín Giménez, que agradecía la visita del presidente provincial, lamentaba la despoblación que ha sufrido la zona: «Hace unos años vivían aquí más de 30 personas y en estos momentos sólo hay 8». En Larués, Bailo y Alastuey también se ha dejado sentir la despoblación, explicaba el alcalde que apuntaba, como punto optimista, el aumento de vecinos en Arrés, con cinco niños de menos de 10 años. Obras como las realizadas en estos pueblos gracias a la Diputación Provincial abren una ventana a la esperanza de mejorar la calidad de vida en estos pueblos, para que lleguen nuevos vecinos y, entre todos, «mantener los pueblos vivos», explicaba Giménez.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan estos pueblos es la «excesiva burocratización a la que tienen que hacer frente para solicitar y tramitar cualquier tipo de ayuda, subvención u otra acción relacionada con la administración». Es una peculiaridad que comparten con otros pequeños núcleos habitados de la provincia, y que muchas veces se suple con la labor de sus representantes municipales. «Muchas veces con una gran dedicación, sacrificando el tiempo personal y familiar, con la única contraprestación de ver cómo ese esfuerzo concluye en pequeños logros», ha valorado Gracia.
«La transformación de estos pueblos tan pequeños, ha sido notable en estos 40 años. Entonces personas anónimas quisieron voluntariamente implicarse en la labor política para trabajar por el progreso del pueblo y dar respuesta a temas tan básicos como la traída de aguas, de luz eléctrica o la pavimentación de las calles; hoy el reto es hacer frente a la despoblación y para ello se siguen necesitando de personas que, como estos alcaldes y concejales, apuesten por defender el día a día del medio rural», señalaba Miguel Gracia.

Inversiones en servicios y equipamientos

Desde la Diputación Provincial de Huesca, en colaboración con el Ayuntamiento de Bailo, se han realizado en los últimos años inversiones de mejora de servicios y equipamientos, entre ellos loas más de 57.000 euros invertidos en 2018 en la pavimentación de las calles, la mejora en los accesos tanto de este núcleo como de Bailo y en los próximos meses de Arrés, o la inversión de más de 124.000 euros en actuaciones del ciclo integral del agua, financiadas integramente por la DPH, en los cinco núcleos de este término municipal (Bailo, Larués, Arbués, Alastuey y Arrés).

(FOTO: Rebeca Ruiz)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
(FOTO: Rebeca Ruiz)