Ludópatas cada vez más jóvenes. Artículo de opinión de Juan José Mairal Herreros

Hay voz de alarma. El problema de la ludopatía de menores en nuestra geografía, y de un tiempo a esta parte,  se está convirtiendo en un problema de difícil solución  de una constante progresión imparable en cuanto a su aumento. Los juegos de azar, las máquinas tragaperras y las apuestas deportivas  no están suficientemente controladas y vigiladas, por lo que parece que esto va a seguir aumentando de aquí al futuro.

El ludópata de antes era una persona adulta, con problemas muchas veces con el alcohol, que metía moneda tras moneda en las tan atrayentes tragaperras. Hoy en día, gente más joven, adolescentes, se convierten en ludópatas con las apuestas modernas del fútbol o de cualquier deporte dentro de esos salones de juego que florecen día tras día en nuestras ciudades y pueblos; o bien en la red de internet sin control ni nada, lo que lo hace más peligroso,  personalizado e indetectable.

La ludopatía es una patología que debemos combatir lo antes posible, ya que cuenta,  en la sociedad actual, con mucha permisividad social, a pesar de las voces que últimamente se levantan en su contra y que buscan una repulsión y un control mucho mayor. Todo esto, muchas veces, condicionado por ese esconder el problema de inicio, el ayudarse de personas adultos para apostar y así no ver el problema real.

La crisis económica y el poder ganar más dinero al instante y fácil son también aspectos a tener en cuenta en esto de la ludopatía juvenil. Los jóvenes se ceban en las apuestas y no ven esa rueda donde la mayoría de las veces está la adicción: y las apuestas le controlan a uno y no al revés.

El dinero fácil no existe. El final del camino no es otro que la multiplicación y el engorde de los problemas económicos y las deudas y eso influye a nivel familiar y a nivel social.

La regulación de todo este tema, sobremanera en la red de internet, aparte de los locales de juegos y apuestas, debería ser más dura y estricta, con más inspecciones, con concienciación a las familias del problema que se le viene encima una vez detectado, que estén pendientes de sus hijos y sus aficiones, que promuevan un uso adecuado de móviles y tabletas, que en los centros educativos hay charlas o talleres sobre el tema y sobre su prevención o su posible adicción en nuevas tecnologías, en juegos de azar, en línea o de apuestas.

Las cifras de gente ludópata, de una u otra clase, sigue en aumento en nuestro país y si no nos lo tomamos en serio y las autoridades lo hacen, seremos pronto parte de eso que se dice hagan juego, señores. Igualmente, no es de cajón que cerca de un centro educativo haya un negocio de apuestas deportivas y de juego, ni de que se deje entrar a menores en los locales, ni de que personajes famosos inciten al juego en medios de comunicación. Hagan juego señores, pero para prevenir y cortar esta problemática. No hay otra.

Juan José Mairal Herreros

JACETANIA EXPRESS SE RESERVA EL DERECHO A PUBLICAR CUALQUIER COMENTARIO O ARTÍCULO DE OPINIÓN QUE CONSIDERE OPORTUNO POR APORTAR ALGÚN ELEMENTO QUE ENRIQUEZCA LA INFORMACIÓN Y EL CONOCIMIENTO SOBRE NUESTRA COMARCA, PERO NO TIENE POR QUÉ COMPARTIR EN ABSOLUTO LAS OPINIONES QUE EN ESTOS ARTÍCULOS SE VIERTAN. LA OPINIÓN EDITORIAL DE ESTE DIARIO SÓLO SE EXPRESARÁ MEDIANTE LOS ARTÍCULOS FIRMADOS EXPLÍCITAMENTE POR JACETANIA EXPRESS

ÚLTIMAS NOTICIAS: