El legado completo de Martín Nicolás se incorpora al Museo de Miniaturas Militares

Diego Fernández, Juan Manuel Ramón y Joaquín Ruiz, junto a los hijos y el nieto de Martín Nicolás. (FOTO: Rebeca Ruiz)

El legado completo de Martín Nicolás, formado por 3.554 figuras realizadas en corcho y papel, se puede contemplar desde hoy en el Museo de Miniaturas Militares de la Ciudadela de Jaca. Los responsables del Castillo de San Pedro presentaban este martes la nueva sala del espacio museístico, donde se muestra esta colección.  Parte de las figuras ya fueron cedidas por el autor en 2012 y, posteriormente, expuestas. Ahora, con esta segunda cesión, se completa el legado y se incorpora en una sala propia al Museo de Miniaturas. Las figuras que ahora se presentan en esta nueva sala corresponden a reproducciones de ejércitos españoles y de algunos países europeos, desde la Edad Media hasta la actualidad.

MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (14)
Detalle de una de las figuras. (FOTO: Rebeca Ruiz)

El coronel Joaquín Ruiz, director del Consorcio del Castillo de San Pedro; Diego Fernandez, director del Museo de Miniaturas; y Juan Manuel Ramón, alcalde de Jaca, han estado presentes en la inauguración de la sala Martín Nicolás. Asimismo, también se ha contado con la presencia de los familiares y allegados del autor y con el equipo de personas que han ayudado a adecuar las miniaturas para que ahora puedan mostrarse al público.

La primera cesión de Martín Nicolás comprendió 2.687 piezas

Diego Fernández recordaba que en la primera cesión llegaron a la Ciudadela 2.687 piezas, que se expusieron en una sala acondicionada al efecto. Posteriormente, Nicolás, hoy desaparecido, hizo otra cesión, hasta completar toda la colección de la que se puede disfrutar desde hoy. La colección estaba en muy buen estado de conservación, pero ha habido que realizar un importante trabajo para poderla exponer en las mejores condiciones: organizar las figuras, colocar las peanas, clasificarlas y realizar un inventario. Por su parte, Joaquín Ruiz destacaba la importancia de este legado que, además, viene a sumar nuevos fondos a los más de 30.000 del Museo de Miniaturas Militares.

MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (12)
Miembros del equipo que ha participado en la adecuación de las miniaturas para que pudieran ser expuestas en el nuevo espacio. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Ana Nicolás, hija de Martín Nicolás, recordaba que su padre era “multidisciplinar” y, además, aficionado al coleccionismo. Su hermano Martín explicaba que la afición le vino de niño, ya que, junto con sus primos, se fabricaba sus propios soldaditos para poder jugar “a guerras y batallas”. Posteriormente, desarrollaría esta afición durante toda su vida. Los hijos de Martín Nicolás agradecían el esfuerzo para dar a conocer la obra de su padre y se mostraban “muy contentos” por el cuidado con el que se había tratado la colección.

Una de las colecciones más originales y exclusivas de Europa

La colección recoge una de las más originales y exclusivas muestras de miniaturismo que se ofrecen en toda Europa. Hasta el momento, no existe nada parecido que haya sido realizado con materiales completamente cotidianos. Se trata de un trabajo meticuloso y artesanal que su autor desarrolló a lo largo de más de dos décadas.

“Martín Nicolás, veterinario de profesión pero amante de la ciencia, el arte y la historia, fue un hombre multidisciplinar y perfeccionista, que entregaba lo mejor de si mismo en cada proyecto que iniciaba”, explicaba Diego Fernández, director del Museo de Miniaturas Miliatares de la Ciudadela de Jaca. Para que el público pueda ser consciente del meticuloso y extraordinario trabajo que lleva confeccionar cada figura, se ha colocado una mesa-vitrina en la que se muestran los materiales, las herramientas y el proceso de confección de las piezas. Papel, cartón, corcho, alambre, alfileres, pegamento, palillos tintas y pinturas: materiales perfectamente combinados en las manos de su creador, se convierten en verdaderas obras de arte que, a pesar de su aire puramente naif, guardan un alto grado de detalle y fidelidad con los uniformes y ejércitos que representan.

Por Rebeca Ruiz

MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (1)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (11)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (10)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (15)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (8)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (4)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (9)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (6)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (7)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (5)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (3)
(FOTO: Rebeca Ruiz)
MUSEO DE MINIATURAS MILITARES DE JACA. SALA MARTÍN NICOLÁS (2)
(FOTO: Rebeca Ruiz)