El Aeroclub Nimbus lidera la primera jornada del Campeonato de España de Vuelo a Vela en dos categorías

fred crespo cerd
Frederic Crespo.

El Aeroclub Nimbus lidera el Campeonato de España de Vuelo a Vela en dos categorías, una vez finalizada la primera jornada de la competición, que se celebrará a lo largo de toda la semana en la Cerdanya. En concreto, el Aeródromo de Santa Cilia, representado finalmente por 7 pilotos en las pruebas, ha logrado imponerse en las clases Open y Club.

La primera etapa del Campeonato de España en Categoría Open ha sido larga: consistía en despegar desde el Aeródromo de la Cerdanya; dirigirse hacia el oeste, hasta el Aneto; y, de nuevo, al este, hasta un punto  próximo a Mont Louis, en la Cerdanya francesa. En la categoría Club la prueba se ha realizado por los valles de la Cerdanya, Font Romeu y Andorra.

Serge Leclercq, piloto habitual del Pirineo, socio del Aeroclub Nimbus y actual director de operaciones del Aeródromo de Santa Cilia, ha sido el primero en categoría Open. Ha realizado la prueba a una velocidad media de más de 100km/h, completando la mayor parte del recorrido por la vertiente norte del Pirineo, Andorra y valle de Arán, para darse la vuelta en los Llanos del Hospital de Benasque. El biplaza pilotado por David Mairal y Luis Ferreira, y Gorka Elduaien han finalizado también la tarea, quedando en los puestos quinto y octavo, respectivamente. Miguel Cruchaga ha terminado en novena posición.

En cuanto a la categoría Club, Frederic Crespo, piloto discapacitado formado por la Escuela del Aeroclub Nimbus y que vuela junto a su instructor Pedro Toquero, en uno de los dos planeadores adaptados del Aeródromo de Santa Cilia, lidera, en estos momentos, la clasificación general, con seis días de competición por delante.

 

CLASIFICACIÓN JORNADA 1

Categoría Club

1.  Frederic Crespo Nomen

2. Joan Fresno Gil.

3. Jaume Prats

Categoría 15 metros

1. Aldo Rodríguez

2. Aldo Cernezzi

3. HC Silverio Della Rosa

Categoría Open

1. Serge Leclercq

2. Robert Prat

3. Ignasi Cabani

3. Marcel Soler Palau

jesse williams
Jessy Williams.

El norteamericano Jesse Williams se prepara para la prestigiosa X-Pyr en el Aeródromo de Santa Cilia

Jesse Williams, un conocido piloto de parapente de Seattle que participa, a partir de este domingo, en la prestigiosa  X-Pyr (una pueba extrema de carácter internacional que discurre entre la playa de Hondarribia y el Mediterráneo), ha estado preparándose para la competición y conociendo el Pirineo a través de vuelos en velero desde el Aeródromo de Santa Cilia. Durante su estancia, las condiciones meteorológicas fueron favorables y se le pudo mostrar toda la zona incluida desde el valle de Roncal hasta el de la Cerdanya, aproximadamente la mitad del recorrido al que deberá enfrentarse la próxima semana.

Ésta es la cuarta edición de X-Pyr, que se celebra con carácter bianual, y en la que los participantes deberán recorrer 567 kilómetros en “una de las carreras más duras del mundo”, según la organización. Durante el recorrido, los deportistas sólo pueden volar en parapente y andar. Están localizados continuamente a través de GPS y, entre las 22.00 y las 7.00 horas, no pueden moverse del punto que han alcanzado durante la jornada. No hay etapas: los equipos (formados por piloto y asistente) pueden desplazarse durante 17 horas al día para completar, en un máximo de 9 días, el recorrido impuesto por la organización. En la X-Pyr se san cita los mejores pilotos del mundo, entre ellos, Williams.

La X-Pyr está inspirada en la Red Bull X Alps (Salzburgo-Mónaco) Existe una prueba similar en los Alpes (Salzburgo-Monaco),  que hoy por hoy es la reina en este tipo de carreras. En la edición de este año, 40 pilotos intentarán cruzar el Pirineo superando  balizas que la organización coloca en las montañas más altas o en los valles más profundos, con el mínimo equipo posible: parapente, arnés, paracaídas de seguridad, casco, teléfono móvil y equipo de localización vía satélite.

El Aeródromo de Santa Cilia, por su situación privilegiada, es el lugar idóneo para la preparación ante este tipo de pruebas. Además,  permite conocer el Pirineo desde un velero (con las mismas técnicas pero distinta escala), lo que ayuda en gran medida a los pilotos a plantear sus recorridos y analizar sus posibilidades de la manera más aproximada posible a lo que se van a encontrar en la X-Pyr.