El Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo, más vivo que nunca y listo para nuevos retos

Al igual que en tantos otros espacios museísticos y culturales, el Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo de Sabiñánigo tampoco ha podido escapar a las consecuencias de la pandemia. Sin embargo, el centro, único por sus características y uno de los museos etnográficos más importantes de Aragón, se ha adaptado a las circunstancias y su actividad en favor de la conservación y proyección del patrimonio cultural está más viva que nunca.

Begoña Subías, directora del Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Begoña Subías, directora del Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Su directora, Begoña Subías, hace balance de estos complicados momentos y explica los retos del museo para los próximos meses. Y aunque las nuevas tecnologías están sirviendo de gran apoyo, la responsable de Casa Batanero lo tiene claro: «Las visitas virtuales nunca pueden sustituir a la presenciales. Siempre merece la pena ir a un museo».

«Está siendo una etapa complicada para todos los museos y también para éste -reconoce la directora del museo-. Se tuvo que posponer en primavera una interesante programación cultural que teníamos organizada y, desde entonces, no se han vuelto a programar actividades presenciales. Este verano, que es la época del año en la que más visitas recibimos, la cifra ha descendido de forma importante; ahora, en otoño, lo normal era recibir visitas de grupo, que tampoco vamos a tener», explica la directora.

Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo.
Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo.

La actividad no se ha detenido en el Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo

Sin embargo, esto es solo un resumen relacionado con la parte visible de la actividad, ya que el museo ha seguido trabajando en otras funciones asociadas a este tipo de institución: «Se han seguido recibiendo donaciones de piezas, que ha sido inventariadas y catalogadas, y se está preparando una exposición temporal con piezas de la colección permanente», señala Subías, que recuerda que, durante este período, se ha dedicado más tiempo a los contenidos digitales. Y es que la programación cultural del museo se ha adaptado a las nuevas tecnologías, que se están consolidando, cada vez más, como una alternativa al modo tradicional de acercarse a los espacios museísticos y descubrir los tesoros que guardan entre sus paredes.

Begoña Subías es consciente del daño que está causando la pandemia al ambito cultural: «Es un sector muy vulnerable, como se ha demostrado una vez más, pero creo también que es muy necesario, que es un bien de primera necesidad. Me gustó una frase que leí en un artículo que decía, sobre los museos en concreto, que ‘son lugares de esperanza, cuyas colecciones cuentan infinitas historias de superación y supervivencia’; algo que se puede aplicar a la perfección en este museo».

Entrada a Casa Batanero, Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Las actividades de los últimos meses en el Museo de Artes de Serrablo

Tiene claro que es «una época muy complicada, que exige renovarse y ser creativos y saber adaptarse a la situación, en la medida de lo posible». A pesar de todo, la directora del Museo de Artes de Serrablo considera que «no es tiempo perdido». «Desde el museo se han puesto en marcha distintas iniciativas para seguir dando a conocer la extraordinaria colección que atesora por otros medios que los tradicionales, sacando ‘fuera’ del edificio al museo», explica.

Así, en mayo cuando el espacio aún estaba cerrado, se pudo celebrar, como todos los años, el Día Internacional de los Museos con un concierto y con una proyección de fotografías de esculturas de Ángel Orensanz que se encuentran en distintos puntos de Aragón. Además, «con la participación de los más pequeños, montamos ‘el museo en casa’, a partir de imágenes que nos enviaron de piezas que tienen en sus hogares, o en los de sus abuelos, y que también están presentes en nuestra colección». Una actividad muy entrañable que recibió una importante acogida. Asimismo, desde la dirección del museo, se fueron publicando en redes sociales «fotografías que forman parte de nuestro archivo y que hablan de la arquitectura popular de nuestra comarca», recuerda Subías.

Entrada a Casa Batanero, Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Entrada a Casa Batanero, Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Pensando en As Beiladas

La actividad no cesa en el Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo. Este año, sus Beiladas cumplen 30 años. Un momento especial que no puede pasar desapercibido, a pesar de las circunstancias. Por eso, ya se está preparando una edición especial para el singular ciclo de conferencias que se celebra cada invierno entre los muros de Casa Batanero desde hace ya tres décadas.

«Estamos barajando distintas posibilidades para que puedan tener lugar, ya que es una de las actividades más importantes en la programación del museo», avanza la directora. Lo que queda para más adelante, eso sí, por cuestiones obvias, es la colaboración con otros museos, que ya se iniciaba hace algún tiempo y que ha tenido que postergarse hasta que se cierre la crisis del coronavirus.

Entrada a Casa Batanero, Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo. (FOTO: Rebeca Ruiz)

El peso de los contenidos digitales en el Museo de Artes de Serrablo durante la pandemia

No cabe duda de que, durante este periodo, las nuevas tecnologías han jugado un papel muy importante. Gracias a ellas, los contenidos culturales han encontrado una vía de escape a una situación que, de otro modo, les hubiera llevado a un punto muy preocupante.

«Como digo, hay que saber adaptarse, darle la vuelta a la situación y, en relación a esto, los contenidos digitales están teniendo un peso importantísimo. Hemos llevado a cabo varias iniciativas que hemos colgado en la red, como ‘Vuelve al museo’, que ha consistido en escoger, de entre la colección, piezas de distinta temática que han sido comentadas por colaboradores del museo con enfoques muy variados. Acaba de concluir y estamos muy contentos con la aceptación que ha tenido», explica Begoña Subías. Hay que recordar que los 17 comentarios del ciclo se pueden seguir escuchando a través del blog del Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo y su canal de Youtube.

Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo.
Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo.

Subías: «Ha habido que reinventarse y, en el caso de este museo, no podríamos haberlo hecho sin la ayuda de la amplia nómina de amigos que tenemos»

«Aunque el daño ha sido enorme, en el aspecto humano y económico, también hemos podido sacar lecciones y aprender -señala la directora del museo serrablés-. Ha habido que reinventarse y, en el caso de este museo, no podríamos haberlo hecho sin la ayuda de la amplia nómina de amigos que tiene el museo que han colaborado para llevar a cabo, por ejemplo, el concierto que antes mencionaba, la proyección de fotografías con las obras de Orensanz y el ciclo ‘Vuelve al museo’. A todos ellos, agradecerles su ayuda e implicación con esta institución».

Entrada a Casa Batanero, Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Durante la pandemia, además, se creó una red de museos y estrategias digitales (REMED) desde la Universidad Politécnica de Valencia, con la intención de compartir, investigar y documentar los procesos que están experimentando los museos españoles, apunta Subías. «Un proyecto que consideramos muy beneficioso para todos, un lugar de encuentro donde compartir y reflexionar sobre el futuro más cercano, el día a día, de estas instituciones ante la situación que estamos pasando», añade.

«Siempre merece la pena ir a un museo»

Desde que llegó el Covid-19, las visitas a los portales web de los museos se han incrementado considerablemente, recuerda la directora del Museo de Artes de Serrablo. «También en éste, que ha experimentado una fuerte subida en este respecto. Está muy bien que la gente se siga interesando y consultando estos contenidos. Aunque, eso sí, yo creo que las visitas virtuales no sustituyen a las presenciales, a la contemplación ‘en directo’ de un cuadro, a poder observar con detenimiento el dintel de Otal, a recrearse en la decoración de una preciosa cuchara de boj, a sorprenderse con el rico colorido de un monedero del siglo pasado o a recorrer las estancias de Casa Batanero -concluye Begoña Subías-. Siempre merece la pena ir a un museo».

Por Rebeca Ruiz

El Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo se inauguró en 1979 gracias a la labor desarrollada por la asociación Amigos de Serrablo, quienes se dedicaron, desde 1975, a recopilar enseres de la vida cotidiana con la intención de salvaguardar una cultura que estaba agonizando con la llegada de la sociedad industrial. También se pueden contemplar en el museo obras del escultor oscense Ángel Orensanz , miembro del patronato que rige esta institución. El museo, que se encuentra situado en el núcleo de El Puente de Sabiñanigo y está compuesto por  dos edificios de tres plantas unidas por un voladizo, muestra los muebles, enseres y herramientas  de una historia forjada de  esfuerzos de los hombres y mujeres de Serrablo para salir adelante en un medio, en ocasiones, duro y hóstil. (FUENTE: Ayuntamiento de Sabiñánigo)

ÚLTIMAS NOTICIAS: