Belén Luque recibe la Vara Jaquesa de la Asociación Sancho Ramírez

Belén Luque recibirá la Vara Jaquesa de la Asociación Sancho Ramírez. (FOTO: Rebeca Ruiz)

La Asociación Sancho Ramírez entregará a Belén Luque, directora del Museo Diocesano de Arte Románico de Jaca, la Vara Jaquesa, en reconocimiento a su labor por la protección y la preservación del patrimonio. Sancho Ramírez también hará entrega de esta distinción a la Asociación Amigos de Serrablo en un acto que, en principio, estaba previsto para este fin de semana, pero que ha tenido que ser aplazado.

La trayectoria de Belén Luque, que comenzó a desarrollarse en La Jacetania en 2005, ya le hizo merecedora de la Medalla al Mérito Civil -que le fue entregada por el Rey Felipe VI en 2019- y el Bordón de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca en 2018. La directora del MDJ, que ha recibido con mucha ilusión, pero también «con una gran responsablidad» el premio, considera que «debemos creernos el patrimonio» y que es labor de toda la sociedad conservarlo y difundirlo.

La Vara Jaquesa, un reconocimiento y una responsabilidad

Belén Luque se muestra «muy contenta, porque la Vara Jaquesa al final es un reconocimiento al trabajo». Pero, al mismo tiempo, le supone todo un reto.«Este premio que han recibido antes que yo personas a las que quiero tanto supone mucha responsabilidad», reconoce la directora del MDJ.

«Ángel Mesado, Mariano Marcén, Beatriz de Majones… David Simon y Sonia Simon, o las personas con las que comparto este año la distinción -la Asociación de Amigos de Serrablo en su 50 aniversario- son personas a las que yo admiro mucho y que sé que han trabajado tanto, tanto, por el patrimonio… Eso lo hace aún más especial», explica la historiadora. Además, destaca el hecho y la ilusión que le hace que el reconocimiento llegue de la Asociación Sancho Ramírez, con la que le une una estrecha relación desde hace casi dos décadas.

Trabajando por el patrimonio de La Jacetania desde 2005

«Cuando yo empecé a desarrollar mi trabajo por esta zona, la Comarca de la Jacetania me concedió una beca para realizar el inventario de iglesias y ermitas de La Jacetania. Recuerdo que las primeras personas a las que les presentamos ese trabajo fue a miembros de la Asociación Sancho Ramírez. Aquello, a mí, me imponía muchísimo… Claro, personas que habían trabajado tanto por el patrimonio, que habían recorrido todo, que lo habían restaurado, incluso, con sus propias manos…» suponía un reto importante, recuerda, con cariño. Era el año 2005. A partir de entonces, surgió una relación de amistad y colaboración mutua que se ha ido fortaleciendo y que hace que hoy el reconocimiento a la labor de Belén Luque adquiera un significado especial también en el plano personal.

En aquel momento, la actual directora del espacio más importante de Arte Románico de Europa y un referente a nivel mundial acababa de terminar la carrera y estaba preparando las oposiciones a conservador de museos. «Me apetecía conocer también el patrimonio de mi tierra, porque yo entonces estaba en Madrid. Aquella beca me abrió los ojos primero, a recorrer realmente La Jacetania, a conocer sus pueblos y sus iglesias. Y a conocer a sus gentes. Porque al final, el territorio y el patrimonio, sin las personas, no es nada», asegura, recordando lo fue para ella «una experiencia maravillosa».

A raíz de aquel trabajo y de la propuesta de conservación del edificio que contemplaba el informe, la Comarca de la Jacetania restauró la Ermita de Santa Isabel de Espuéndolas. Para Belén Luque, fue «emocionante» ver como todo su esfuerzo se materializó en la reforma de aquel templo. Fueron los primeros pasos de una impecable trayectoria en favor del patrimonio que continúa en la actualidad.

12 años al frente del Museo Diocesano de Jaca

Belén Luque acaba de cumplir 12 años al frente del Museo Diocesano de Arte Románico de Jaca. El próximo 9 de febrero, el MDJ cumplirá 12 años de la reapertura, y ella se incorporó apenas unos meses antes. Cuenta en su haber con la Medalla al Mérito Civil, que recogió de manos del mismo Rey de España, y con el Bordón de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca.

«La Medalla al Mérito Civil de Su Majestad el Rey fue muy importante, y sobre todo fue un reconocimiento al museo. Para mí fue emocionante el momento en el que en el Palacio Real se citó al Museo Diocesano de Jaca. Pero tanto el Bordón como la Vara Jaquesa son muy especiales porque son de aquí. Y los reconocimientos de la gente de tu tierra te llegan mucho más», señala.

Belén Luque, con el Bordón del Camino de Santiago. (FOTO: Miguel Ramón)

La Vara Jaquesa, un reconocimiento al trabajo de muchas personas

Para Luque, «estos premios tienen que llevar un nombre, pero, en el fondo, son el reconocimiento al trabajo de mucha gente». «El museo, en el siglo XXI, es lo que es gracias a lo que hicieron, primero, los que nos precedieron y al gran esfuerzo que hizo el Obispado de Jaca y los sacerdotes de aquellos momentos para poder formar la colección. Y después, a los que a partir de 2010 tomamos el relevo. Somos muchas las personas que hemos trabajado en este museo e, incluso, hay muchos voluntarios que nos ayudan a sacar muchos proyectos adelante. Así que, en el fondo, yo lo tomo, y creo que así debe ser, como un reconocimiento a muchas personas que están detrás de este museo».

Belén Luque: «Tenemos que creernos el patrimonio»

«Al final, tenemos que creernos el patrimonio. A veces lo hablo con mis compañeros: Nos falta creernos la importancia y el valor que tiene nuestro patrimonio. Tuvimos la suerte de que la Comarca de la Jacetania o que la Diócesis de Jaca, en su caso, eran pobres. No fueron ricas. Y gracias a eso, nuestro Románico se mantuvo. Somos una zona privilegiada en Arte Románico, con edificios emblemáticos como la Catedral de Jaca, pero también con edificios más humildes en pueblos, ermitas coquetas, iglesias pequeñas por todo el territorio que, al final, es lo que da encanto a nuestra zona», explica Belén Luque.

Belén Luque. (FOTO: Rebeca Ruiz)
Belén Luque. (FOTO: Rebeca Ruiz)

«Evidentemente -continúa-, la Comarca de la Jacetania es muy importante por el entorno natural, pero también lo es por esos pequeños edificios de sus pueblos, y tenemos que ser conscientes de su valor. Y, después, de su puesta en valor. Es decir, entre todos tenemos que hacer un esfuerzo para conservar y difundir el patrimonio. Y muy especialmente el Románico, que es un arte que atrae a muchas personas que están dispuestas a recorrer miles de kilómetros para llegar a una pequeña localidad buscando concretamente un capitel o una obra de arte».

Por eso, a juicio de la directora del MDJ, «todos tenemos que colaborar para conservarlo y difundirlo. Y si además podemos unir el románico con el maravilloso Camino de Santiago o, más recientemente, con el Camino del Santo Grial, que atraen a muchos peregrinos, y que pasan por aquí, y somos conscientes de su importancia y nos lo creemos, podremos valorarlo y difundirlo».

«Y creo que eso tiene que ser trabajo de todos: administraciones, políticos, asociaciones,… Todos tenemos que trabajar en la misma línea para potenciarlo», concluye Belén Luque, Vara Jaquesa de la Asociación Sancho Ramírez 2022, haciendo un llamamiento a la necesidad de reconocer, conservar y valorar toda la riqueza que esconde La Jacetania.

Por Rebeca Ruiz

ÚLTIMAS NOTICIAS: