Indurain vuelve a la Quebrantahuesos por quinto año consecutivo

Indurain.JPG
Indurain, durante una edición anterior de la QH. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Marcha Cicloturista Quebrantahuesos

La organización de la Quebrantahuesos se complace en anunciar que Miguel Indurain participará en la Quebrantahuesos Gran Fondo 2018. Considerado el mejor ciclista español de todos los tiempos, Indurain vuelve por quinto año consecutivo a nuestra prueba para recorrer de nuevo un territorio que le trae muy buenos recuerdos.

A poco más de un mes de tu quinta QH. ¿Cómo te encuentras para
afrontar esta nueva participación?
La fecha de la QH es una buena fecha para mí porque en invierno es muy
complicado entrenar. Ahora ya llevo semanas rodando bastante, por lo
que creo que llegaré bien. Son casi 200 kilómetros y es importante
participar con suficientes kilómetros en las piernas. Ojalá el tiempo nos
acompañe para que salga todo bien.

En cada participación se conoce un poco mejor la prueba. Después
de cuatro años, ¿qué es lo que más te atrae de la QH?
Me gusta muchísimo el ambiente que se vive. Es difícil de explicar si no lo
vives. Los puertos que forman parte del recorrido también me gustan
mucho, creo que es una buena selección. Son puertos exigentes, pero no
son excesivamente duros. La mayoría de tramos tienen porcentajes
medios y creo que, si has hecho un buen entrenamiento, son accesibles.

¿Cuál es el tramo que más te gusta?
Me encanta el tercer puerto, el Portalet, porque empieza en Francia y
vuelves a España. Es un puerto muy del Tour de Francia porque es
largo, pero no se hace excesivamente duro. El Portalet te ayuda a
aprender muchísimo sobre ti mismo porque te exige dosificar
correctamente. Además, la zona es muy bonita, me gusta especialmente
la parte final del puerto.

Y si existe… ¿Hay algún tramo más duro para Miguel Indurain?
Siempre hay momentos más complicados. Depende del ritmo que lleves y
cómo te lo tomes. Ahora parecerá contradictorio, pero creo que lo más
complicado es la salida porque, aunque estás fresco, hay muchos nervios,
todavía vamos muy juntos y todos quieren ir delante. Hasta que llegas a
Jaca hay que llevar cuidado. Luego cada uno coge su ritmo y se lleva de
otra manera.

Para un pentacampeón del Tour, el recorrido de la QH debe traerte
muchos recuerdos. ¿Qué recuerdas de tu paso por aquí como
profesional?
Sí, me trae muchísimos recuerdos. Por estos puertos hemos pasado con el
Tour, incluso hubo un año que llegamos cerca de Jaca. Son puertos
clásicos, el Marie Blanque me trae muy buenos recuerdos. Para mí la
Quebrantahuesos es como revivir una etapa del Tour de Francia.
Comentabas que te gusta especialmente el ambiente que se vive.

¿Qué tiene de especial ese ambiente QH?
Yo no siempre llego a tiempo el viernes, pero cuando puedo, merece la
pena entretenerse en la recogida de dorsales y la feria. Es una buena
oportunidad para ver cómo evoluciona el mercado en cuanto a material,
ropa, alimentación y estar en contacto con gente del sector. Es un
ambiente muy especial.

En tu etapa de profesional los aficionados te animaban desde la
cuneta de la carretera. Hoy pedalean a tu lado. ¿Cómo vives este
nuevo papel?
El ciclismo es un deporte que te deja estar cerca del aficionado. ¡Puede
que sea el deporte que te permite estar más cerca! Casi puedes tocar a
los ciclistas cuando pasan. Ha sido un placer dar el siguiente paso y
compartir el esfuerzo y las sensaciones con todos aquellos que te han
seguido. A mí me gusta y me gusta todavía más ver como a mí alrededor
todo el mundo se lo pasa bien con este deporte.

En la edición de la QH 2015 te escapaste solo con un compañero
casi hasta el descenso del Marie Blanque y cada edición nos
demuestras que sigues plena forma. ¿Qué rutinas de
entrenamiento sigues en estos momentos?
La verdad es que no tengo una rutina: salgo cuando tengo tiempo. En
invierno, por ejemplo, no salgo demasiado y lo concentro más cuando
hace calor. No hago series ni tampoco estas cosas que están de moda. Me
gusta simplemente salir con la bici y hacer puertos. Según en la forma en
la que esté, hago un recorrido u otro. Salgo mucho por la zona de
Pamplona y también suelo ir hacia Francia desde aquí. De hecho, son
recorridos muy parecidos a los de Quebrantahuesos con puertos largos y
no excesivamente duros. Esa es mi forma de prepararme. Normalmente
salgo solo porque voy cuando tengo tiempo y no lo tengo muy planificado
para ir en grupo. A veces voy con mi hermano o me encuentro gente por
el camino. No tengo un horario ni día de salida.

Para terminar, un consejo para los que se estrenan.
La QH es un reto bonito, pero duro y exigente. Lo que más hay que hacer
es dosificar. Es importante no emocionarse al principio porque lo normal
es salir con muchas ganas porque llevamos mucho tiempo preparándola,
pero eso nos puede llevar a sobrepasaros en la salida y hacer kilómetros a
una velocidad por encima de lo que habíamos preparado. No hay que
olvidar que es una prueba exigente, por lo que recomiendo mantener el
ritmo y parar en los avituallamientos para comer y reponer fuerzas.