Una gran grieta de 50 metros de longitud en Monrepós obliga a cortar un carril en la N 330

IMG-20180413-WA0010

(Noticia actualizada 11.27 horas)

ÚLTIMA HORA!!!! MONREPÓS, CORTE TOTAL A LA CIRCULACIÓN DE VEHÍCULOS.

La Guardia Civil acaba de confirmar el CORTE TOTAL del Puerto de Monrepós. Circulación alternativa, por la A 132 (Santa Bárbara).

por Rebeca Ruiz

Un deslizamiento de la ladera, como consecuencia, probablemente, de la humedad y el agua acumulada en la montaña durante las últimas horas, ha provocado una gran grieta en la carretera N-330, a la altura del Puerto de Monrepós (cerca de la coronación, entre los puntos kilométricos 602 y 603, informan fuentes de la Subdelegación de Gobierno de Huesca).

La grieta, de unos 50 metros de longitud, hace impracticable la calzada, y ha obligado a cortar el tráfico a vehículos pesados, autobuses y caminones, mientras se mantiene, de momento, la circulación, con paso alternativo, de vehículos ligeros. Al mismo tiempo, Fomento está evaluando, en estos instantes, cómo resolver esta situación, informan las mismas fuentes.

IMG-20180413-WA0011IMG-20180413-WA0009IMG-20180413-WA0008

Son las últimas informaciones, que se irán actualizando en función de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos en las próximas horas y conforme a la evaluación que realicen los técnicos de Fomento, que no descarta otros cortes de tráfico conforme avance la jornada.

Precisamente, el Puerto de Santa Bárbara, la A-132, la otra carretera que une las comarcas del Alto Gállego y la Jacetania con Huesca, también debía ser cortada al tráfico este jueves tras unos desprendimientos a la altura de Murillo de Gállego. Durante la jornda de hoy se mantiene, en este punto, el paso alternativo de vehículos.

No son las únicas vías afectadas por deslizamientos en el Alto Aragón. También la A-1604 (De Lanave a Boltaña por la Guarguera) presenta en estos momentos circulación alterna por corte de un carril por esta causa, en el punto kilométrico  44,800.

El último gran desprendimiento en la zona tuvo lugar en marzo de 2016. En aquella ocasión, el deslizamiento de 300 toneladas de roca y tierra sobre la A-23, a la altura de Nueno, alcanzó a a dos vehículos que circulaban por la zona, con un herido leve, en plena Semana Santa. Después de aquellos hechos, la carretera estuvo cortada durante meses hasta que se construyó una visera para evitar nuevos incidentes.